Se fue Isabel Sarli, un ícono pop

La actriz falleció ayer a los 89 años por una neumonía. Sus películas eróticas, en las que mezclaba voluptuosidad e inocencia, superaron el tiempo y acercaron generaciones. Tres años antes de llegar al cine de la mano de Armando Bo (en 1958, con “El trueno entre las hojas”), la entrerriana había sido elegida Miss Argentina. De “Carne”, una de la treintena de filmes que rodó junto a su pareja, quedó la frase: “¿qué pretende usted de mí?”. Las tres visitas a Tucumán.

 - -

Isabel Sarli visitó públicamente tres veces esta provincia. En septiembre de 1960 la actriz provocó un revuelo en el aeropuerto Benjamín Matienzo, cuando numerosos hombres fueron a esperar su arribo, junto a Armando Bo. En la crónica de LA GACETA de ese día se lee: “un tumultuoso recibimiento”; “fanático asedio de una multitud de 2.000 personas”; “incidentes” y “La sex simbol cayó desmayada ante tanta presión y en vilo fue llevada a una oficina en el interior del aeropuerto”. La pareja había llegado para el estreno de la película “Y el demonio creó a los hombres”, en el extinto cine Capitol.

En 1979, la artista plástica Daniela Jozami inauguró una muestra de pinturas en el foyer del Teatro de la Paz, y contó con la presencia de la actriz (viajó para asistir al estreno de “El último amor en Tierra del Fuego”).

La exposición de Jozami, titulada “La diva”, era esencialmente una exhibición de pinturas de caballete; la autora les había agregado lágrimas de acrílico, lentejuelas y hasta una falsa marquesina con bombillas de luz.

“La obra se completó con la presencia de Sarli en la inauguración de la muestra”, recuerda la artista Carlota Beltrame en el libro “Manual Tucumán de Arte Contemporáneo”. Con una imagen pop, elementos de una estética kitsch y marcadas con claves de humor, Jozami presenta a la mujer como ícono popular, escribió en otro texto Jerónimo Sáenz Landaburu.

Madrina

En 2004 llegó a la ciudad para inaugurar el Festival de Cine Tucumán, del cual fue nombrada madrina. Asistió a algunas funciones, a la apertura del encuentro, visitó la Casa de Gobierno y contó anécdotas, como una cachetada que le propinó a un actor mexicano (Jorge Aleman) por “un beso avasallante”.

Como una verdadera estrella fue recibida por el gobernador José Alperovich. “Nunca hubo escenas de sexo real en ninguna de mis películas. Bo me cuidaba mucho en todo sentido -le dijo a este periodista-. Mis películas pasaron a ser picardías de una monja cuando no está la madre superiora, en relación a los filmes que se hacen ahora”. Hasta se puso seria y amenazó con enojarse cuando se le interrogó si tuvo otro amor aparte de Bo.

A pesar de sus personajes, Sarli se mostró reacia al momento de hablar de sexo y contar sobre su vida. En esa visita estuvo acompañada por su hija, a quien no quiso exponer al periodismo.

“Siempre fui tímida, desde muy pequeña. Los años me han enseñado a ser un poquitito más audaz, y tuve un maestro que era Armando, que hablaba hasta por los codos; como decía mamá, ‘a este si lo dejan hablar no lo llevan preso nunca’”, relató.

- EN UN CUADRO. La tucumana Daniela Jozami pintó a Isabel Sarli en 1979. .- - EN UN CUADRO. La tucumana Daniela Jozami pintó a Isabel Sarli en 1979. .-

Video en el mercado

El artista Fabricio Paredes es el autor del video “100 pulsaciones por minuto”. “El corazón humano funciona a diario y aproximadamente a 80 pulsaciones por minuto. Partiendo de ello utilizo escenas de películas de Sarli que cambian al ritmo del sonido de los latidos del corazón”, explicó.

La famosa frase “qué pretende usted de mí” se insertaba entre las eróticas referencias de distintas realizaciones que exhibió en 2010 en el Mercado del Norte. En esa exposición colectiva el video se pudo ver en un pequeño monitor ubicado en un sala. También en otros festivales y muestras.

Indudablemente, la Sarli representó, además de una sex simbol para el gran público, para su multitud de espectadores, un ícono pop y hasta kitsch para los artistas. Ella misma comparó de algún modo el trabajo de Bo con el de Pedro Almodóvar, lo que sugería esa relación con determinadas estéticas.

Es una estética que reivindicaba a las grandes stars, como lo hizo el pop en Estados Unidos transformando en íconos artísticos a Liz Taylor, a Marylin Monroe o a Elvis Presley. Ayer, a los 89 años, el mito se transformó en leyenda.

> Repercusiones
Homenajes y recuerdos en las redes sociales

“COCA SARLI! Adorada, mito TOTÉMICO, sos lo más”, publicó en Twitter Moria Casán para despedir a Hilda Isabel Gorrindo Sarli, como era el nombre real de la actriz que murió ayer a los 89 años. Las redes sociales fueron el espacio elegido para los recuerdos. “Ahí se va una parte de nuestras vidas”, fue el tuit de Axel Kuschevatzky, mientras que Nito Artaza expresó su dolor por la partida de su compañera de elenco en “Tetanic”.

 La Asociación Argentina de Actores recordó que hace una década, junto con el Senado, le entregaron el Premio Podestá a la Trayectoria Honorable; y el Incaa hizo un repaso de sus principales películas. También hubo repercusiones en Tucumán.

En Facebook, la actriz Elba Naigeboren escribió: “¡Hermosa Isabel! ¡Víctima enamorada de Bo, un maldito machista!”. “Murió la más grande actriz erótica de Latinoamérica, una de las mujeres más hermosas y sensual de su época”, opinó el artista plástico Marcos Figueroa, entre muchos otros.

Comentarios