En Graneros se presentó una candidata "fantasma", que nadie conoce

María Reinoso se postuló a intendenta pero nadie la conoce. Los vecinos fueron a votar con dos pedidos bajo el brazo: trabajo y seguridad.

10 Jun 2019 Por Rodolfo Casen

En Graneros es difícil encontrar un vecino que no lleve en su árbol genealógico el nombre que identifica al municipio. O que lo haga algún pariente o conocido. Un elevado porcentaje de los habitantes se llaman Graneros. De hecho, la jefa comunal Alejandra Cejas, que hasta ahora resultó reelecta junto al Justicialismo, es viuda del ex intendente Roque Graneros.

“Nuestro apellido dio nombre al pueblo. Y lo llevo con orgullo. Viví mucho tiempo en Buenos Aires y regresé hace siete años. Nuestra cuna tira. Es la segunda vez que voto aquí y lo hago porque quiero que este lugar mejore, que salga adelante”, comentó Juan Bautista Graneros (78 años).

El municipio está plagado de datos que revelan una llamativa realidad socio-política. Por ejemplo, el hecho de que hubo un candidato a concejal por cada 12 vecinos: se inscribieron 432 postulantes a ediles en un universo cercano a los 5.000 habitantes. La intendenta Cejas llevó 22 acoples, mientras que con 10 compitió Rubén Alejandro “Coco” Perez, de Comunidad en Organización. Él apoyó la fórmula de Juan Manzur y Osvaldo Jaldo y llevó como candidato a legislador a Pablo “Tano” Alfaro. También se presentaron Dardo Flores por Vamos Tucumán, Jorge Barrionuevo por Fuerza Republicana y Martín Graneros por Hacemos Tucumán.

CON EL FRESCO DE LA MAÑANA. La escuela Belisario López convocó a buena parte de los vecinos de Graneros. Votaron sin incidentes. la gaceta / fotos de osvaldo ripoll

En la lista de postulantes aparecía una candidata fantasma: María Reinoso. “Coco” Pérez afirma que estaba inscripta en la Junta Electoral apoyando el partido oficial, pero nadie la conoce ni ella asomó en la campaña electoral. Ayer tampoco aparecieron sus votos. “Es un misterio esa mujer. Aquí se la mencionó como candidata a intendenta, pero nadie sabe de ella”, comentó Elsa Rina Robles (79 años).

Lo que viene

Los vecinos acudieron a las urnas preocupados por dos problemas: la inseguridad y la falta de trabajo. Doña Elsa confesó que a pesar de su edad y de las dificultades motrices que padece fue a votar porque aspira a que su pueblo vuelva a ser tranquilo y con trabajo a para todos. “Puede ser que habiendo dónde trabajar haya menos candidatos”, reflexionó con tono irónico.

El arco de opositores de Cejas, entre ellos Pérez, indicó que de los 3.700 sufragantes habilitados, unos 3.500 dependen directa o indirectamente del municipio, ya sea por su condición de empleados o a través del cobro de distintos planes asistenciales.

“La gente quiere trabajar y para eso hay que empezar por dejar en condiciones los caminos. En los tiempos de lluvia uno queda aislado durante meses. Así es difícil y arriesgado cultivar”, planteó José Graneros, de Taco Rodeo. La intendenta Cejas defendió su gestión y destacó que se vio obligada a incrementar la contención social a causa de la grave crisis económica que castiga a Graneros y al país.

Comentarios