Dos respuestas que desvelan a San Martín

La CD “santa” espera por Gómez y Pons.

06 Jun 2019
1

COTIZADO. Pons marcó cuatro goles en 12 partidos en Superliga y quiere hacer valer ese promedio. la gaceta / foto de hector peralta

Al igual que el receso invernal, que se está haciendo eterno para los hinchas (y eso que todavía no llegó a la mitad); el mercado actual promete ser extenso y lleno de dolores de cabeza para los dirigentes “santos”. Mientras en Buenos Aires, Roberto Sagra, Favio Orsi y Sergio Gómez van de reunión en reunión con representantes de posibles refuerzos, el resto de los dirigentes que manejan el tema fútbol en San Martín siguen atentos a las renovaciones con los jugadores que los entrenadores pretenden retener.

Con Gonzalo Rodríguez abrochado y con Maximiliano Martínez por viajar a San Juan para sumarse al “Santo” sanjuanino, en La Ciudadela esperan la contestación de los dos futbolistas que por estas horas no los dejan pegar un ojo: Rodrigo Gómez y Luciano Pons.

Ellos son los únicos que restan definir si volverán a vestir la casaca “santa” o si su paso por Superliga fueron sus únicas aventuras en Bolívar y Pellegrini.

El silencio casi siempre es sinónimo de incomodidad y eso es lo que sienten por estas horas en el “Santo”. Los teléfonos (de los jugadores y de sus representantes) por ahora no dan señal y en La Ciudadela comenzaron a pensar lo peor. “Estamos esperando que contesten al ofrecimiento que les hicimos. El plazo es hasta esta semana”, le confirmó a LG Deportiva un allegado a la directiva.

Para colmo, como si a esta novela le faltaba algo de suspenso, “Droopy” subió una historia a su cuenta de Twitter en la que aparecía junto a su hijo junto a un mensaje que sembró preocupación: “Primer día en el nuevo jardín”, escribió y en La Ciudadela no lo tomaron como una buena señal. La idea del ex Unión era seguir en San Martín, pero una posible oferta para jugar Superliga podría alterar esos planes.

En tanto Pons, que mostró un buen nivel esta temporada, podría hacer valer eso para seguir jugando en la elite. En San Martín esperan esas dos respuestas; a esta altura, casi sin poder dormir.

Comentarios