Assange, enfermo, no asistió a la vista por su extradición

El ciberactivista está preso, en Londres.

31 May 2019
1

BATALLA LEGAL. Estados Unidos quiere juzgar al fundador de WikiLeaks.

LONDRES, Inglaterra.- El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, estaba demasiado enfermo para presentarse por enlace de video desde una prisión británica a una audiencia sobre el pedido de extradición emitido por Estados Unidos, dijo su abogada.

Estados Unidos busca extraditar a Assange, de 47 años, quien fue sacado a la fuerza de la embajada ecuatoriana en Londres el 11 de abril después de casi siete años de estar asilado en la sede diplomática.

Assange afronta un total de 18 cargos criminales en Estados Unidos y podría recibir una pena de décadas en la cárcel, de ser hallado culpable.

“No se encuentra nada bien”, dijo la abogada de Assange, Gareth Peirce, a la corte de magistrados de Westminster.

WikiLeaks dijo que estaba muy preocupado por la salud de Assange y que el activista había sido trasladado a una zona de atención sanitaria en la prisión británica de Belmarsh. Su salud se ha deteriorado en prisión y ha perdido mucho peso, dijo la organización.

Peirce señaló que la salud del australiano “ya se había deteriorado significativamente después de siete años en la embajada ecuatoriana, en condiciones incompatibles con los derechos humanos básicos. En las siete semanas en Belmarsh su salud ha seguido deteriorándose y ha sufrido una dramática baja de peso”, indicó. “La decisión de las autoridades de la prisión de trasladarlo a otra unidad habla por sí misma”, añadió.

El Ministerio de Justicia de Reino Unido dijo que no emitiría comentarios sobre los reos. Sin embargo, una fuente del Gobierno sostuvo que aunque Assange estaba en la sección de cuidados sanitarios de la prisión, está comiendo normalmente y recibe la misma dieta que otros reclusos.

La próxima audiencia sobre la solicitud de extradición se fijó para el 12 de junio.

En una escueta audiencia de apenas cinco minutos, la magistrada Emma Arbuthnot determinó que la próxima “tal vez podría celebrarse en la prisión de Belmarsh”, donde está detenido Assange, por ser “más conveniente para todo el mundo”.

Assange continúa inmerso en una batalla legal contra su entrega a Washington, que lo acusa de haber conspirado para acceder a ordenadores del Pentágono, y lo reclama para ser juzgado en Estados Unidos. (Reuters-Télam)

Comentarios