Piden más debates, con más propuestas

Estudiantes cuestionaron el tono belicoso. Alumnos del Santa Catalina, del Sagrado Corazón, de la Sarmiento y de la Gabriela Mistral presenciaron en LA GACETA el debate de tres candidatos a gobernador. Festejaron que se den espacios de politización.

30 May 2019 Por Santiago Pérez Cerimele
1

ATENTOS. Martina, Elisa, Tomás, Julián, Luz, Ayelén y Paula se mostraron mayormente críticos con los candidatos, pero rescataron el debate como instrumento. la gaceta / fotos de josé nuno

Ni bien arrancó Panorama Tucumano enseriaron sus rostros, se acomodaron en sus sillas y se prepararon para tomar notas en sus celulares o en sus cuadernos. Hasta el instante previo habían estado conversando distendidos, conociéndose. Martina Wilde y Elisa Flores estudian en el colegio Santa Catalina; Tomás Hirth, en el colegio Sagrado Corazón; Julián Toledo y Luz Argañaraz, en la escuela Gabriela Mistral, y Ayelén Páez y Paula Madrid, en la Escuela Sarmiento. Tienen entre 16 y 17 años, cursan los últimos años del secundario y dentro de 10 días, el domingo 9, votarán por primera vez.

En ese marco, aceptaron la invitación de LA GACETA, para que presencien en el edificio del diario el debate de cuatro candidatos a gobernador. La ausencia del senador José Alperovich convirtió en trío el cuarteto original. Tal faltazo fue criticado por los alumnos, que también señalaron, enfáticamente, que les habría gustado oír a los nueve postulantes a conducir los destinos de la provincia. “Todos deben tener las mismas posibilidades de ser escuchados. Si no, la gente que ve el debate y dice: ‘ellos (cuatro) son; me cierro en ellos’. Pero hay más; y quizás algún otro lo representa mejor”, afirmó Martina. “Si se hubiesen escuchado otros candidatos, ni de chiste pensaría en votarlos a estos, porque no me representan”, indicó Tomás.

Durante todo el debate mantuvieron su tono crítico. Entre otros, a Silvia Elías de Pérez le cuestionaban que aunque por momentos decía qué haría en caso de resultar electa gobernadora, nunca explicaba cómo iba a lograrlo. A Juan Manzur le reprocharon que en lugar de contar lo que había hecho y de desarrollar sus propuestas para el futuro mandaba a los ciudadanos a buscarlas en un sitio web. A Ricardo Bussi le reprobaron que eludió algunas respuestas.

Criticaron, además, que temas que consideran sensibles, como la salud y la educación, hayan estado ausentes, tanto de las preguntas formuladas por LA GACETA, como de las plataformas que los candidatos eligieron dar a conocer durante el debate; en especial, en los momentos sin corsé.

Pero los estudiantes criticaron con mayor énfasis el tono belicoso que sobrevoló todo el debate. Según señalaron, Bussi, Elías y Manzur dejaron pasar una oportunidad para exponer sus planes de gobierno, para explicar cómo solucionarían los problemas de los tucumanos. En lugar de eso, indicaron los alumnos, los candidatos concentraron sus energías en descalificar al otro y en elevar el tono de voz para “taparle” la palabra.

“No se tuvieron respeto; no (mostraron) proyectos concretos, no aprovecharon su momento de exponer”, dijo Ayelén. “No se puede llamar ‘debate’; esto no fue debatir, sino gritar uno sobre otro. Estaría bueno poner ciertas reglas la próxima vez, porque evidentemente no les nace escuchar al otro”, añadió Martina. “Deberían mostrar propuestas, para que podamos saber a quién votar. Pero mostraron muy poca argumentación; fue todo lo contrario: criticar al otro”, afirmó Elisa. “Lo que más se destacó fue la falta de empatía hacia el pueblo. Los tres generaron un clima de tensión y discordia”, lamentó Julián. “Da vergüenza saber que son candidatos. No saben debatir, todo parece prefabricado. Obviamente no nos representa ninguno”, avisó Tomás, y todos estuvieron de acuerdo con él.

Por más debates

Al término de Panorama Tucumano, y aun con sus cuestionamientos, los siete estudiantes secundarios saludaron la iniciativa de LA GACETA, y pidieron más instancias de debate, en distintos ámbitos. “Es un buen espacio. Siempre nos dicen que somos el futuro, así que está bueno que se nos involucre”, dijo Ayelén. “Me encantó esta idea, porque a nosotros, que votamos por primera vez, nos ayuda a formar nuestro propio criterio político. Con el voto estamos eligiendo quiénes nos van a representar, pero también lo que pasará el día de mañana con nosotros, a partir de las políticas que ellos quieren poner en práctica”, precisó Luz. “Me pareció fructífero, para ver la actitud de los candidatos. Pero cambiaría algunas preguntas; siempre se hacen las mismas”, pidió Paula.

Comentarios