“Subió con un cuchillo, tirando puntazos para cortarme la cara”

Un desconocido atacó al chofer y robó a ocho pasajeros de un colectivo de la línea 7.

25 Abr 2019 Por Luis Duarte
1

INTEGRIDAD. Ramón Gutiérrez, el chofer de la línea 7 asaltado ayer, siguió trabajando después del ataque. LA GACETA / ANALÍA JARAMILLO

Ramón Gutiérrez había iniciado su turno alrededor de las 5 de ayer. Una hora y 15 minutos más tarde, se convirtió en una nueva víctima de la inseguridad arriba de los colectivos. Un delincuente se subió al ómnibus de la línea 7, blandió un cuchillo con las dimensiones de los que se usan en las los carnicerías y amenazó a los pasajeros. De esa forma, logró apoderarse de las billeteras, las carteras y los teléfonos celulares de ocho personas y huyó.

Luego, personal de la seccional 12ª recibió la descripción del supuesto autor del hecho: vestía una campera con capucha del club Atlético Tucumán (color azul oscuro) y un pantalón corto de color celeste. Tenía un tatuaje en la pantorrilla derecha y era de contextura delgada; su altura era de 1,60 metro, aproximadamente, de acuerdo al reporte oficial.

“Salió de la nada, detrás de un árbol ubicado en al zona de calles Bulnes y Uruguay. Estaba descendiendo una señora en ese instante. Me sorprendió: subió con un cuchillo grande, tirando puntazos para cortarme directamente la cara. Logré esquivar cada cuchillada. Estaba loco el muchacho”, relató el conductor.

Según describió, a esa hora, en general, viajan pocos pasajeros. “Pocas personas circulaban por las calles. Estaba oscuro. Entre los choferes coincidimos en que estos ataques suceden a esa hora porque los malvivientes saben que los policías realizan el cambio de guardia. Esto lo planteamos en la reunión de ayer”, expresó el chofer, de 42 años.

“Nos llamó para contarnos lo que había pasado. Después, siguió trabajando de forma normal”, contó luego Carmen Beltrán, madre del conductor.

Con este ilícito, esta es la tercera vez que Gutiérrez sufre un asalto mientras trabaja. El mes pasado lo habían abordado con un arma de fuego. “Estos hechos no tuvieron consecuencias graves, gracias a Dios”, enfatizó.

El planteo

El ataque a Gutiérrez se produjo cuatro horas antes de la reunión entre los dirigentes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y los representantes del Ministerio de Seguridad de la Provincia.

Precisamente, los dirigentes del gremio plantearon su preocupación por las agresiones a los choferes durante el último fin de semana. Puntualizaron que se habían registrado al menos cinco casos.

Tras el encuentro, César González, secretario general del sindicato, manifesttó que el chofer Gutiérrez también había formado parte de la reunión y que había manifestado que estaba “muy asustado, a pesar de que había continuado con su tarea. Relató de qué manera el delincuente había asaltado a los pasajeros”, expresó.

Respecto de la reunión, el gremialista dijo: “pedimos que haya mas seguridad, que pongan al menos un móvil policial en las terminales de los colectivos así los choferes y todos estén mas protegidos. Hay zonas que quedaron sin recorrido (de colectivos) por el alto nivel de inseguridad. Villa Muñecas y toda la Viamonte son sectores muy peligrosos, muy insegura”, añadió.

El titular UTA destacó, además, que el Gobierno hizo hincapié en que la estrategia de control desplegada “había dado resultado en Villa Mariano Moreno, donde no estamos teniendo hechos de violencia”.

Luis Ibáñez, secretario de Seguridad, informó que se acordó con el sindicato intensificar los controles en algunos lugares específicos. “Los dirigentes ubicaron los puntos donde tendríamos que reforzar”, explicó el funcionario, con relación a los barrios Villa Muñecas, San Cayetano y 11 de Marzo.

“Estamos preparando diferentes operativos para prevenir estas modalidades delictivas”, finalizó.

Comentarios