Cartas de lectores

19 Abr 2019

Técnicos en Biotecnología

Soy egresado de la primera promoción de la Tecnicatura Superior en Bibliotecología y Ciencia de la Información, cuya resolución Ministerial es N° 423/5 (Med) del 2014. Esta carrera se dictó en el Instituto Superior de Educación Tecnológica (ISET),  en escuela Técnica N° 2 Obispo Colombres. La carrera estipulada en tres años, se extendió un año más por falta de docentes. La realidad de todos los egresados actuales, y de los que están por recibirse, es muy complicada. Nos tiene muy preocupados no saber a quién recurrir para solucionar nuestra situación laboral.  Primero, en toda la provincia no conocen que existen en la actualidad personas capacidad para estar frente a una biblioteca popular, pública, escolar o universitaria. Nuestra titulación nos deja al margen de las Juntas de Educación de la Provincia, sin dar lugar a nuestra idoneidad a la hora de los nombramientos para cubrir los cargos de bibliotecarios. El peor escenario para un bibliotecario con título es que figuremos en el padrón con carácter supletorio; es decir que no reunimos los requisitos para acceder a un puesto de trabajo, cuando los docentes pueden tener el carácter de habilitantes y con un puntaje mayor pueden tomar cargos, sin tener el conocimiento apropiado para estar frente a una biblioteca. Hemos elevado una nota a la Junta Superior del Ministerio de Educación, para que resuelva nuestra situación. Nuestro pedido se apoya en la Ley Nacional N°  26.917, que establece el Sistema Nacional de Bibliotecas Escolares y Unidades de Información Educativa, sancionada el 27 de noviembre  de 2013 y promulgada el 9 enero de 2014.  La ley tiene por objeto crear el Sistema Nacional de Bibliotecas Escolares y Unidades de Información Educativas en el marco de lo prescripto en la Ley de Educación Nacional 26.206.  Lamentablemente nuestra provincia no está adherida a esta ley nacional. En tanto nuestra provincia promulgó la Ley Provincial N° 7.963, que estableció la creación del Sistema Provincial de Bibliotecas en el ámbito de la Secretaría de Estado de Cultura, con la finalidad de fomentar la creación, desarrollo y funcionamiento de las bibliotecas en todo el territorio  de la Provincia, a fin de garantizar a todos sus hablantes el ejercicio pleno del derecho a la formación, recreación y animación sociocultural.  Sancionada el 30 de diciembre de  2005. Conforme a lo establecido por el Art. 67 de la Constitución Provincial. Es decir que nuestra titulación se apoya en leyes nacionales y provinciales. Por lo tanto a las autoridades competentes del orden educativo y sobre todo al actual ministro de educación Juan Pablo Lichtmajer, solicitamos que tomen carta en el asunto y busquen los medios de crear un padrón único con nuestra titulación. Todos tenemos derecho a trabajar; no queremos que nadie se quede sin un puesto laboral, pero exigimos igualdad de oportunidades por nuestra especificidad académica.

Sergio Rodolfo Saprun

[email protected] 

"Buen amigo"

Estamos en la mitad de la segunda década del siglo XX; Julio de Caro todavía no había cumplido sus 16 años y para evitar problemas con la yuta, estrena sus leones largos; concurría con amigos al Palais de Grace, de la Recoleta; milonga fina y de la otra, todos duendecillos infractores de la noche por ser menores. La pandilla se encarga de difundir entre la concurrencia que el pibe de cara aniñada era una fiera para el violín, además hijo de don José de Caro, eximio profesor de música y hermano de Francisco y Emilio de Caro, conocidos en el ambiente. Amenizaba la milonga el cuarteto de Roberto Firpo; el público le pide a director que querían escuchar al pibe; Firpo había traído del vecino país yoruga, el himno nacional del tango, “La Cumparsita”, que ya había estrenado en el café Iglesia. El violinista del cuarteto Tito Rocatagliata, le cede el instrumento y la concurrencia pide que toque un barato; el Mocoso se dispone a complacerlos y se manda “La Cumparsita” en un solo de violín,  con una destreza inusual en este arte: la ovación estalla en el recinto; el tigre del bandoneón, Eduardo Arolas, que estaba entre la concurrencia, inmediatamente le propone actuar en su orquesta. Don José desconocía las andanzas de su hijo; Arolas fue a verlo para pedirle la venia, pero chocó  con un determinante no. “Mi hijo será médico”, respondió enérgicamente. A  escondidas, Julio participa en la orquesta de Arolas y cuando don José se entera lo corre de la casa. El obstinado violinista empieza su carrera profesional integrando grandes orquestas que actuaban en importantes salones de moda. Transcurren un par de lustros y Julio intercede ante el famoso doctor Ricardo Finochietto, para que operara a la esposa de un colega de pocos recursos. El mago del bisturí accede y le salva la vida. Julio, conmovido, le dice: “Doctor, ¿Cómo podré pagarle esta prueba de amistad?”. El médico le responde: “Con un tango, sencillamente”. El famoso médico quedó  complacido con este precioso tango: “Buen amigo”.

Julio Mohfaud

[email protected] 

Cortes de ruta en Ohuanta

En una nota que salió publicada el 15/04 en LA GACETA en WhatsApp,un lector manifestó que se perdió el tiempo por un piquete en la ruta 301 en Ohuanta-San Pablo. Si bien no formo parte del grupo de personas que pueden llegar a ser desalojados, vivo en la comunidad y me veo en la necesidad de aclarar ciertas cosas. En la nota se dijo que “los manifestantes eran un grupo de personas que fueron desalojadas de los terrenos que usurparon”. Primero y principal, aclarar a todos que “usurpar” es apoderarse injustamente y de forma violenta de una propiedad o de un derecho que pertenece a otra persona. Estas personas viven en esas casas desde que tengo uso de razón; casas que pertenecìan al ex ingenio San Pablo y que los propietarios cedieron a sus trabajadores. Pasaron los años y el dueño del ex ingenio, mediante firma de acta acuerdo, se comprometió, transcurrido un cierto período de tiempo, a otorgar las escrituras y no tan sólo su firma quedó plasmada en esa acta sino también las firmas de varios personajes del ámbito político. Y vaya que pasaron los años y las escrituras jamás llegaron. Hasta que no sé cómo un empresario se hizo acreedor de las tierras e inició acciones legales. En fin, sólo quería aclarar que en Ohuanta no hay usurpadores y que nadie mandó a estos señores empresarios a comprar con gente adentro. ¡Con la viveza a otro lado!

Marisol Elías

[email protected] 

Línea 106

Esperar 40 minutos todas las noches, a partir de las 22 horas, el colectivo que va desde el centro al barrio Próspero Mena, por San José, es realmente indignante, degradante y abusivo por parte de esta empresa, mientras pasan dos que van al Barrio Vial. Transporte y quien corresponda, que se hagan cargo.

Néstor Figueroa

[email protected] 

Comentarios