WikiLeaks dice que Ecuador le retirará el asilo a Assange

El gobierno de Moreno niega un acuerdo con el Reino Unido para arrestar al “hacker”. Marchan a la embajada de Quito, donde está refugiado el fundador del portal de filtraciones.

06 Abr 2019
1

“LIBERTAD DE PRENSA”. Un grupo fue a apoyar a Assange, frente a la embajada ecuatoriana en Londres, donde está asilado desde 2012. Reuters

LONDRES, Reino Unido.- El portal de filtraciones WikiLeaks denunció que su fundador, Julian Assange, será expulsado de la Embajada de Ecuador en Londres “en cuestión de horas o días”. “Fuentes de alto nivel en el Estado ecuatoriano han indicado que Assange será expulsado utilizando como pretexto el caso ‘INA Papers’”, publicó la cuenta de Twitter de WikiLeaks, que también denunció un supuesto acuerdo con el gobierno británico para forzar su arresto.

Dichos documentos vinculan al presidente del país, Lenín Moreno, con la adquisición de bienes con empresas “offshore”.

El martes, Moreno reprochó al fundador de WikiLeaks haber violado “demasiadas veces” el acuerdo que le permite seguir como asilado político en la Embajada ecuatoriana de Londres.

El anterior gobierno ecuatoriano, encabezado por Rafael Correa, concedió a Assange asilo político en junio de 2012.

El Reino Unido, donde se encontraba en esos momentos, se negó a concederle un salvoconducto para que viajara a Ecuador alegando que debía ejecutar una orden de detención cursada por la Justicia sueca.

En Suecia estaba acusado de varios cargos de abuso sexual, entre ellos una supuesta violación, la acusación más grave. Desde entonces, la Fiscalía sueca archivó todas las causas contra Assange, por prescripción o por falta de pruebas.

Sin embargo, el Reino Unido insiste en que, en cuanto el fundador de WikiLeaks ponga un pie en suelo británico, será detenido porque las autoridades británicas también le acusan de violar las condiciones de su libertad condicional, lo que prolongó su estancia en la Embajada ecuatoriana en Londres.

El caso ha despertado interés internacional. Ayer, el relator eszpecial de las Naciones Unidas sobre tortura, Nils Melzer, pidió a Ecuador que no concrete la expulsión de Assange y expresó su preocupación de que pueda ser extraditado a Estados Unidos.

En un comunidado, Melzer expresó su preocupación por un grave declive de la salud del australiano. “Podría exponerlo a un riesgo real de violaciones graves de sus derechos humanos, incluida su libertad de expresión, su derecho a un juicio justo y a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes”, dijo Melzer.

“Por lo tanto, insto al gobierno de Ecuador a abstenerse de expulsar al señor Assange de su embajada en Londres, o de cesar o suspender su asilo político hasta que se pueda garantizar la plena protección de sus derechos humanos”, agregó.

Ante esta denuncia, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ecuador dijo que las acusaciones parten de rumores sin fundamento e injurioso. Quito “no responde a rumores, ni hipótesis, ni a conjeturas que no cuentan con un respaldo documental”, dijo el ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, José Valencia.

El pronunciamiento se dio en momentos en que partidarios de Assange se concentraron frente a la Embajada de Ecuador en Londres para reclamar que no se le retire la condición de asilado. (Télam-DPA)

Comentarios