La inseguridad preocupa a seis precandidatos de Yerba Buena

El intendente radical Mariano Campero, que apunta a la reelección, ponderó la puesta en marcha de la Guardia Urbana Municipal. La oposición cuestiona la prestación de servicios, como el desmalezamiento y el control vehicular

02 Abr 2019 Por Luis María Ruiz
7

Yerba Buena ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

La disputa por la Intendencia de Yerba Buena guardará similitudes y diferencias con respecto a la de 2015.

El intendente Mariano Campero, de “Vamos Tucumán” (Cambiemos), buscará la reelección hasta 2023; para ello el radical deberá sacarle nuevamente tajada a la división del peronismo, que presentará tres candidatos por distintos partidos y alianzas.

Y al contrario que en los últimos comicios, cuando los yerbabuenenses tuvieron 14 boletas de postulantes a la jefatura municipal en el cuarto oscuro, la eliminación de los partidos municipales y la celebración de algunos acuerdos electorales llevaría a una reducción en la oferta de candidatos. Eso sí: para conocer este dato habrá que esperar hasta el 6 de mayo, plazo que estipula el cronograma electoral para que las fuerzas registren sus postulantes oficiales.

Por lo pronto, seis espacios confirmaron a LA GACETA que pugnarán por la Intendencia. Por orden alfabético, son: Walter Aráoz, actual concejal y postulante del PJ-Frente Justicialista por Tucumán (FJT); el radical Campero; Gonzalo Cisneros, de Fuerza Republicana; Luis Farina, del frente alperovichista Hacemos Tucumán; Pablo Luciano, del armado Evolución para la Democracia Social; y Bernardo Racedo Aragón, del acople oficialista Acción Regional.

Cerca de 52.000 ciudadanos de la “Ciudad Jardín” estuvieron habilitados para sufragar en 2015. Campero necesitó 13.691 votos (30,25% de los válidos emitidos) para alzarse con la sucesión del alperovichista Daniel Toledo. Racedo Aragón, entonces también postulante por Acción Regional, quedó segundo, con 10.667 votos (23,57%). Y tercero resultó el ex vicegobernador Sisto Terán Nougués, del FpV-PJ, con 9.194 adhesiones (20,32%). Ahora, quien llevará el sello oficialista será el edil Aráoz, una de las sorpresas en el armado de la fórmula Juan Manzur-Osvaldo Jaldo.

A la espera de la oficialización de las listas, los seis precandidatos de las distintas fuerzas recibieron idéntico cuestionario de parte de este diario. Y con matices coincidieron en que la seguridad es el problema que más aflige. Si bien la gestión actual destacó la puesta en marcha de la Guardia Urbana Municipal (GUM), los opositores entienden que se debe profundizar en las tareas de prevención del delito, al margen de que se trata de un asunto de jurisdicción provincial.

En cuanto a las virtudes de la “Ciudad Jardín”, los postulantes destacaron su potencial para el turismo y los deportes.

Con el correr de las semanas podrían confirmarse más candidaturas, ya que podrían alcanzar a 60 las fuerzas habilitadas en Yerba Buena; pero todo hace pensar que no llegará a las 14 alternativas de 2015.

Tres preguntas a seis candidatos

¿Cuáles son los tres problemas centrales a resolver desde la Intendencia en el periodo 2019-2023 en Yerba Buena?

¿Por qué piensa que Yerba Buena presenta problemas de inseguridad? ¿Cómo se los resuelve, a su criterio?

¿Cuáles son las tres virtudes o potenciales a explotar en Yerba Buena desde el Departamento Ejecutivo Municipal?

Aráoz, el tercero desde la izquierda

PJ-Frente Justicialista

Walter Aráoz

1) No creo que Yerba Buena sólo tenga tres problemas centrales a resolver, pero en honor a la brevedad diré que la política debe centrarse en: a) procurar una ciudad mas segura; b) brindar más y mejores servicios de salud para descomprimir el centro asistencial Carrillo; c) refundar la ciudad a través de normas claras y agiornadas de desarrollo urbano; d) desarrollar políticas que, con seriedad, se ocupen de los flagelos de la droga y el alcohol, del aumento de la pobreza y del incremento de la violencia domestica y urbana. Es decir, Yerba Buena debe ser mas humana.

2) La inseguridad no se piensa, la inseguridad se sufre. Sería una vanidad y una utopía decir que un intendente solo puede resolver este problema, pero se debería, desde el Gobierno municipal: a) articular con los vecinos acciones policiales barriales, a fin de eficientizar patrullajes y presencia policial; b) adquirir y poner en funcionamiento más cámaras de seguridad, incrementando los recursos humanos y materiales en los centros de monitoreo; c) promover las alarmas vecinales y botones antipánico, conectados a centros de monitoreo; d) establecer “corredores de seguridad” para quienes practican deportes; e) conformar el Consejo de Seguridad, ya creado por ordenanza; f) fortalecer la GUM.

3) Yerba Buena tiene variables ambientales que merecen ser valoradas. Hay que seguir pensándola como una ‘ciudad verde’. Se debe desarrollar el turismo como una industria sin humo. Además, debe seguir siendo una ciudad saludable, por lo que debe promocionarse el desarrollo de sus clubes deportivos. Yerba Buena es también una ciudad joven, por lo que se deben implementar políticas construir juntos la ciudad en la que deseen vivir.


La inseguridad preocupa a seis precandidatos de Yerba Buena

Vamos Tuc (Cambiemos)

Mariano Campero

1) ) En el período 2019-2023 tenemos el objetivo de profundizar el trabajo con el tema de la seguridad. Es un área que requiere un tratamiento muy particular. En primer lugar, me gustaría consolidar lo que hicimos y dio resultados, como la creación de la Guardia Urbana Municipal (GUM), a la que pretendemos reforzar. En otro orden, también se hizo un trabajo importante en lo referido a obras de infraestructura, pero el desafío es terminar para siempre con las inundaciones. Entiendo que las vamos a resolver con las obras en curso, y el objetivo es terminar todo lo proyectado. El tercer tema que apuntamos es algo conjunto, puesto que incluye el tránsito en general y el transporte público. Estamos trabajando, al igual que el resto de los asuntos, pero se debe consolidar todo.

2) Si bien tenemos mejores indicadores que en otros distritos en determinados delitos, como la cantidad de homicidios en ocasión de robo que se observa en la provincia, estamos haciendo un esfuerzo enorme con la GUM para enfrentar la inseguridad. Pienso que el problema es que hubo una década sin políticas contra el delito, que dejó comisarías abarrotadas y una Justicia que demora muchísimos años para resolver una causa penal. En ese escenario, aportamos para afrontar la situación. La Guardia Urbana no viene a suplir a la Policía, sino que es una auxiliar. Ha sido una buena acción del municipio que vamos a reforzar y consolidar.

3) El vecino de Yerba Buena siempre exige vivir mejor y eso nos lleva a tener calidad en la gestión, a buscar que vivamos en una ciudad de vanguardia. El tema de la “ciudad verde” es el camino de la identidad, con deportes, medio ambiente y todo lo que ofrece ecoturismo y turismo aventura. Otro potencial es que somos una ciudad de servicios, donde los fines de semana se suman tucumanos para disfrutar del esparcimiento y la gastronomía.

El intendente radical Mariano Campero, que apunta a la reelección, ponderó la puesta en marcha de la Guardia Urbana Municipal. La oposición cuestiona la prestación de servicios, como el desmalezamiento y el control vehicular

Gonzalo Cisneros


Fuerza Republicana

Gonzalo Cisneros

1) Los problemas que afectan a todos los vecinos son: a) la falta de seguridad, porque nadie está exento de sufrir actos de vandalismo. b) salud, porque es una preocupación y ocupación social en la época que vivimos, y pretendemos afianzarnos en este ámbito c) la seguridad vial, debido al crecimiento demográfico de nuestra ciudad, que nos lleva a realizar cambios de estrategias; y d), pero no menos importante, el tema de la basura.

2) La seguridad tiene aparejados varios frentes, como la instalación, control y mantenimiento de cámaras de seguridad, que serán el soporte de la GUM; capacitación, rotación e incorporación de hombres y mujeres aptos para que se desempeñen en esa repartición; y dentro de este proceso surge la idea de colaborar con el Poder Judicial y con la Policía de Tucumán a través de una persona jurídica que pueda ser útil en los procedimientos. La seguridad viene de la mano de una patología que crece y afecta el otro campo que nos interesa, que es la salud. Sabemos que la droga es el elemento fundamental en las personas que delinquen, y nuestra mayor propuesta es enfrentar esta problemática. Queremos que la GUM posea la potestad para vigilar, controlar y poder denunciar a los “dealers”.

3) Nuestra ciudad reúne las condiciones justas de urbanismo y recreación, y apostamos a que podamos seguir siendo el centro de los distintos deportes: trekking, ciclismo, senderismo, hockey, rugby, apoyando al desarrollo de todas actividades que involucren a las familias. Apostar al desarrollo cultural que nos nutre como sociedad incrementando los cursos y talleres, muestras y espectáculos de artistas locales. Y apoyar los emprendimientos comerciales que cumplan con las condiciones de urbanismo y planeamiento.


Hacemos Tucumán

Luis Farina

1) Los problemas centrales a resolver son la seguridad, la planificación urbana (es decir, ordenar el crecimiento de la ciudad) y la obra pública. Además de reactivar la economía local para la generación de empleo.

2) La inseguridad será un eje primordial en el gobierno de José Alperovich. Sin trabajo en conjunto con la Provincia será imposible luchar contra la inseguridad, así como lograr que los yerbabuenenses vivan más tranquilos. Además será clave la participación de los ciudadanos para que nos adviertan sobre los lugares críticos y poder diseñar un plan de seguridad contemplando las necesidades de los vecinos.

3) Entre las virtudes y potenciales están el turismo, el deporte al aire libre y la valorización de la mano de obra calificada. Voy a promover que principalmente los comercios y empresas de Yerba Buena incorporen a los yerbabuenenses, generando así mayores fuentes de empleo genuino para los vecinos.

Acción Regional

Bernardo Racedo Aragón

1) Los problemas centrales a resolver son la seguridad; las oportunidades de empleo; el estado de las calles, la limpieza y la ejecución de obras bien realizadas.

2) La inseguridad es real. Lamentablemente es un tema cotidiano de charla de los vecinos, y nadie siente que el municipio esté haciendo algo tangible en torno a esto. La seguridad se resuelve cuando se toma el tema sin grises, cuando hay firmeza y decisión. Tomar realmente la decisión de convertir Yerba Buena en una ciudad segura. Hay que hacer cosas muy vinculadas por un lado: a) iluminación; b) capacitación de las fuerzas policiales; c) construir comisarías de acuerdo al servicio penitenciario. Y también existen otras medidas que no están linealmente relacionadas, pero que operan en disuasión y son clave. Nos ponen por delante de que ocurran los problemas. Por ejemplo, implementar los “kobanes”, que son pequeños lugares policiales disuasivos en los lugares de mayor peligrosidad. También la limpieza de las calles y de las malezas. Además, se debe avanzar hacia una ciudad ordenada en tránsito, y con cumplimiento de las reglas. También implementar tecnologías de control, como las utilizadas en la Provincia de Buenos Aires o en el municipio de la Banda del Río Salí, donde se lleva un control de los vehículos que ingresan y egresan del distrito.

3) Yerba Buena va a seguir creciendo naturalmente. Con un crecimiento ordenado y planificado puede ser la mejor ciudad para vivir. Los que residen en Yerba Buena eligen tranquilidad, eligen vivir mejor. Generar sinergía en estos sentidos tiene un potencial enorme. Es un lugar lleno de riqueza natural y humana en todos los sectores. Yerba Buena es de esos lugares bendecidos por diferentes factores, y donde el potencial de desarrollo es gigante.


52.000 ciudadanos estuvieron habilitados para votar en Yerba Buena en los comicios de 2015.


Democracia social

Pablo Luciano

1) El principal problema que tiene la ciudad es la falta de planificación. Yerba Buena convive con una gran parte de bosque nativo. El Código de Ordenamiento Urbano actual, que cumplía el rol de ordenador de la ciudad, se encuentra obsoleto por la gran cantidad de excepciones que se hicieron. El segundo problema a solucionar es la inseguridad. Quiero remarcar el mal estado en el que se encuentran calles y avenidas. Las roturas en el pavimento contribuyen al caos vehicular.

2) Yerba Buena perdió la tranquilidad de poder disfrutar lo que es la ciudad por el descontrol de acciones simples, como desmalezamientos, iluminación, desorganización del Gobierno municipal, falta de visión de lo que realmente queremos. Se podría resolver tomando decisiones concretas sobre los detalles básicos que mejoran la calidad de las personas. Todos queremos vivir en paz, seguros de poder disfrutar de lo que es Yerba Buena.

3) La mayor virtud que hoy tiene la ciudad es su convivencia con el bosque nativo. Es por eso tarea fundamental su preservación y protección. Desalentar el uso del automóvil particular, incentivar el uso del transporte público y fomentar el uso de medios de transporte sustentables, como la bicicleta, son algunas ideas de un plan macro. La segunda virtud es el turismo. Hoy Yerba Buena está explotando un 10% de su potencial turístico. Nuestra ciudad tiene que apostar al desarrollo gastronómico y de ecoturismo.

Comentarios