Propusieron crear un registro de bicicletas de bikers para contrarrestar el comercio ilegal

“Hay que combatir el mercado negro”, dijo el jefe de la Brigada de Yerba Buena. No reclamaron más de 15 bicicletas. La Policía recuperó las partes de cinco rodados y 10 ruedas que habían sido robados de un domicilio de esa ciudad.

29 Mar 2019 Por Gustavo Rodríguez
1

Horas después de que los bikers terminaran de marchar por las principales arterias de Yerba Buena, la Policía secuestraba cinco cuadros de bicicletas y 10 ruedas que habían sido robadas de un domicilio de esa ciudad. Los rodados ya habían sido desarmados para comercializarlos en partes. El hallazgo confirmó una sospecha: hay organizaciones que se dedican a proveer a un mercado negro, que estaría destinado a los ciclistas que practican este deporte.

El miércoles a la mañana, el propietario de una vivienda ubicada en Santo Domingo al 600 se despertó por ruidos extraños. Al llegar a la planta baja descubrió tres jóvenes armados con pistolas y cuchillos. Al percatarse de que los habían descubierto, los ladrones huyeron rápidamente.

La víctima revisó y descubrió que los desconocidos se habían apoderado de cinco bicicletas de competición, una pistola calibre 40 y documentación varia. El vecino realizó la denuncia y presentó imágenes de una cámara donde se pudo observar a los delincuentes. Personal de la Brigada de Yerba Buena, al mando del comisario Sergio Juárez, identificó a los sospechosos y comenzó a vigilarlos.

A la noche, les avisaron que en un sitio baldío ubicado en el barrio conocido como “Ciudad Oculta”, dos jóvenes estaban desmantelando bicicletas. Allí fueron los agentes y encontraron en plena “faena” a los ladrones. Cuando se dieron cuenta de la presencia de los policías, huyeron, abandonando el botín. Uno de los acusados viviría cerca del inmueble.

“El hallazgo nos permitió establecer que estas personas roban para vender las bicicletas en partes en el mercado negro. Y ese mercado negro existe porque hay interesados en comprarlas. Y no estamos hablando de repuestos comunes, sino de equipos que son muy costosos y que no están al alcance de cualquiera”, explicó el comisario Juárez a LA GACETA.

El jefe de la Brigada de Yerba Buena, inaugurada semanas después del homicidio de Valentín Villegas, explicó que esta práctica se está extendiendo. “Hemos investigado casos en los que se ofrecen bicicletas y partes sustraídas en diferentes redes sociales que son conocidas por los bikers. En diciembre pasado desarticulamos una organización que se dedicaba a realizar este tipo de operaciones”, agregó. “Necesitamos que los ciclistas nos colaboren. No sólo deben denunciar los robos, sino que deben comunicarse con nosotros cuando descubran una venta sospechosa porque, insisto, muchas veces las ofrecen en sitios especializados a las que no todo el mundo tiene acceso”, manifestó Juárez.

Como motos

En la base del cuerpo de investigadores, ubicada en Cariola 1.350, hay más de una docena de bicicletas que se está amontonando y que fue recuperada en los últimos cuatros meses. Hasta el momento, no fueron reclamadas por sus propietarios. “Fueron sustraídas en diferentes delitos, pero fundamentalmente escruches y algún que otro asalto a bikers. Estamos esperando a sus dueños para devolvérselas”, indicó el comisario.

Juárez señaló además que, según las versiones que recibieron, hay muchos que no cumplen con este requisito porque no tienen la documentación pertinente con la que podría acreditar su titularidad. “Estas bicicletas tienen una particularidad: los cuadros tienen un número de serie. Es el mismo sistema de identificación que se aplica en las motocicletas. Eso simplifica muchísimo su ubicación”, comentó.

“Lo ideal –agregó- es que los bikers pidan que se cree un registro de bicicletas para que haya un mejor control de los rodados. Se sabrá quién es el titular del objeto. Mientras se defina esta cuestión, es clave que los deportistas pidan a los vendedores que en la factura coloquen el número de serie para que sirva como elemento de prueba de titularidad”, analizó Juárez.

Pedidos

Justamente, durante la marcha que se realizó el lunes, entre otros puntos, los ciclistas solicitaron en el documento que le enviaron al gobernador Juan Manzur, al ministro de Seguridad Claudio Maley y al intendente Mariano Campero que se investigue el circuito de venta ilegal de rodados.

“Estamos para escuchar todas sus sugerencias y recibir las denuncias que ellos consideren realizar. Este negocio ilegal lo debemos combatir entre todos”, insistió el jefe de la Brigada de Yerba Buena.

El miércoles, por vías separadas, tanto el intendente Campero, como el jefe de Policía Manuel Bernachi, coincidieron en invitar a los bikers para elaborar entre todas las partes un plan de seguridad. Los funcionarios adelantaron que se deberían elegir trayectos en los que se pueda hacer tareas de prevención y en determinados horarios.

Bernachi dijo que ya se produjo un acercamiento con los deportistas de Yerba Buena y que acordaron que cuando mejoren el estado del suelo de los circuitos realizarán un recorrido para diagramar el plan de prevención en la zona.

Comentarios