A fines de 2017 uno de cada cuatro argentinos era pobre; ahora, uno de cada tres

En el segundo semestre de 2018 aumentó 6,2 puntos porcentuales, al 32% con respecto a igual período del año anterior.

28 Mar 2019
1

ARCHIVO

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó este jueves que la pobreza en la Argentina aumentó al 32% en el segundo semestre de 2018, un período signado por la caída de la economía y un incremento en los precios por sobre los salarios.

De este modo, el índice registró una suba de 6,2 puntos porcentuales frente a igual período de 2017 (25,7%), y un incremento de 4,7 puntos con relación al semestre previo (27,3%). De esta manera, si a fines de 2017 uno de cada cuatro argentinos era pobre, ahora una de cada tres personas no supera esta línea.

La cifra del segundo semestre de 2018 representa la más alta desde que Mauricio Macri asumió la presidencia. El Indec bajo la nueva administración retomó hacia fines de 2016 las mediciones de pobreza y registró que ese año el porcentaje de pobreza había sido de 30,3%. Un año más tarde había retrocedido a 25,7%.

De acuerdo al informe del organismo estadístico, hacia fines de 2018 la cantidad de personas que no llegan a cubrir la canasta básica fue de 8,9 millones de personas. Un año antes ese número era de 7 millones. La diferencia, así, es de 1,9 millones pero como la medición oficial cubre solo al 62% de la población, al extender los porcentajes de pobreza e indigencia a toda la población argentina, el número final de nuevos pobres e indigentes asciende a 2.978.000.

La crisis económica de 2018, que incluyó una fuerte devaluación del peso y una escalada inflacionaria provocó que los ingresos de las familias pierdan poder de compra. La canasta básica total y alimentaria, que define las líneas de pobreza e indigencia respectivamente se elevaron más rápido que la actualización de las remuneraciones y eso empujó a casi 3 millones de personas por debajo esos índices.

La indigencia, es decir las personas que ni siquiera llegan a cubrir con sus ingresos las necesidades alimentarias, también tuvo un repunte considerable durante la segunda mitad del año: llegó al 6,7% por lo que en todo el país ya hay unos 3 millones de indigentes.

Proyecciones de privados esperaban que la medición de entre junio y diciembre del 2018 se ubicara en torno al 30%, por encima del 25,7% de igual período del 2017. Incluso, que se coloque por sobre el 27,3% del primer trimestre de 2018, que tuvo tres primeros meses de crecimiento en la economía, pero que luego entró en una “meseta”.

Durante el año pasado la economía bajó 2,5%, la inflación llegó al 47,6% y la desocupación subió al 9,1% desde el 7,2% de finales del 2017, según datos del Indec.

Hace unos días, el presidente Mauricio Macri afirmó que “vamos a tener el mismo nivel de pobreza que cuando asumimos ” (32,2%), y explicó que “no prometí ‘pobreza cero’, (sino que) es una tendencia a la que tenemos que ir trabajando. Vamos a tener el mismo nivel de pobreza que cuando asumimos".

Estimaciones previas

El lunes, el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) dio a conocer sus estimaciones, y difundió que la pobreza escaló 4,7 puntos porcentuales en 2018 hasta el 31,3% de la población argentina y ya afecta a 12,7 millones de personas.

En ese contexto, el 28,2% de la población tiene serios problemas alimentarios, dice el informe de la UCA que a diferencia del Indec no mide por ingresos sino que realiza una medición sobre seis dimensiones de carencia humana.

Comentarios