Momo: Cómo evitar que el personaje se meta en tu casa

Los expertos instan a los padres a estar más presentes en las actividades digitales de los chicos. Consejos.

22 Mar 2019 Por Julio Marengo

Ese momento de paz, tranquilidad y supuesta seguridad en la que los chicos están en casa, pegados a la pantalla de la TV o el celular, puede convertirse en la peor pesadilla. Ha vuelto Momo, el personaje viral que los incita a situaciones de violencia extrema e incluso al suicidio, como se sospecha que ha ocurrido un caso un Miami y dos en Colombia. Ese ámbito de presunta protección requiere más que nunca del cuidado de los padres.

“Momo representa la ausencia de los adultos en los entornos digitales. Es duro, pero real”, sentenció ayer en diálogo con LA GACETA Play Hernán Navarro, de Grooming Argentina. “Los adultos siguen pensando en internet como un divertimento inocuo, en el que nada pasa, y nosotros venimos advirtiendo sus riesgos desde hace mucho. Hizo falta que viniera Momo para que los adultos llegasen a ver la vulnerabilidad de los pibes en internet”, agregó el experto.

De qué se trata

Momo se ha convertido en un personaje viral que espanta a los chicos y ahora también a los grandes. Es la versión digital de una escultura realizada en Japón, una mujer pájaro, que se ha colado en los dibujos animados que ven los chicos en las plataformas digitales, principalmente YouTube. También puede formar parte de cadenas de WhatsApp u otras redes sociales a las que pueden acceder los niños.

El personaje les indica a los chicos que hagan cosas como tomar un cuchillo de la cocina y lastimarse o lastimar a otra persona de la familia o los amigos. Y porque toma el aspecto de un “desafío” es que en algunos sitios se lo nombra como “Momo Challenge” (el desafío de Momo). La franja etaria más vulnerable está entre los seis y los 14 años. Después, más entrados en la adolescencia, a los chicos les causa más gracia que miedo.

“Tiene mucho que ver la edad. En cierta etapa del desarrollo evolutivo se sienten atraídos por estos contenidos de terror. Antes eran los cuentos de miedo en los campamentos, ahora son estos contenidos en las redes. Las intenciones de la gente detrás de esto no son otras que causar daño”, aportó la psicóloga Natalia Gronda. “A los chicos los tenemos expuestos a horas de contenidos que no sabemos de qué se tratan. A un niño de siete años no lo dejaríamos solo en la peatonal; entonces, ¿cómo podemos dejarlos solos en su habitación, en un entorno donde no podemos manejar los contenidos?”, reflexionó Gronda.

> Origen
Una escultura japonesa que se hizo viral

La imagen de Momo tuvo su origen a partir de una escultura realizada por el artista japonés Keisuke Aiso, expuesta en el museo de Ginza en 2016, durante una exposición de monstruos y animé.  Representa a una mujer con cuerpo de ave. Aiso se inspiró en una leyenda japonesa que habla sobre una mujer que murió dando a luz y que renació como una “mujer pájaro”, tras lo cual comenzó a “espantar” en la zona donde murió. Muchos jóvenes que fueron a esa muestra comenzaron a sacarse fotos con la escultura y a subirlas a internet, principalmente a Instagram y a Facebook, con lo que comenzó a viralizarse. Luego alguien con malas intenciones creó el reto que desafía a los chicos a flagelarse.

> Atentos y comprometidos
- Estar siempre atentos al contenido que ven los chicos en la computadora, tablet, celular, televisor inteligente o cualquier dispositivo con conexión a internet.
- No dejar solos a los chicos, ni permitir que se encierren en su cuarto a ver contenidos de internet.
- Conversar con los chicos sobre Momo u otros retos virales que los pongan en peligro. Hablarles con sinceridad, explicando que el personaje no existe y que es una creación de gente que quiere hacer daño.
- Promover la confianza para que los chicos cuenten si ven algo raro en sus dispositivos o en los de sus amigos. Es fundamental que les cuenten a los padres las cosas que ven.
- Comprometerse en la vida digital de los chicos. “Achicar la brecha”, dicen los expertos. Es decir, aprender sobre redes sociales e internet, usar esas herramientas para entender cómo funcionan. “Hay padres que son analfabetos digitales, y entonces los chicos no sienten confianza para pedirles ayuda, porque saben que sus padres no saben nada”, explicó Hernán Navarro, de Grooming Argentina.
- “Es central cortar la cadena de viralización porque por más que se lo mande a un padre del colegio, eso se sigue masificando”, dijo el experto.
- Denunciar de inmediato en las redes sociales o en YouTube la presencia de contenidos inadecuados para los chicos.

> Dónde aparece y cómo
En los dibujitos más frecuentes

Peppa Pig, Zig & Sharko y los tutoriales que les enseñan a los chicos a jugar a juegos como Minecraft, por ejemplo, son los contenidos que -según se ha reportado- eligieron estas personas para “colar” imágenes de Momo.

> En el medio del video
En el medio de los videos que están viendo los chicos aparece, insertado en la imagen, otro video que muestra a Momo y que los asusta. Habla despacio, sin sobresaltos, para no alertar a los mayores. Los amenaza con que si no hacen determinada acción, como lastimarse o lastimar a alguien, se les aparecerá en la casa o los matará él mismo. Los chicos se aterran y, si están en una situación de vulnerabilidad, podrían llegar a hacerle caso.

> Con nombre y todo
Según un audio que se viralizó por WhatsApp, advirtiendo a los padres y madres sobre la reaparición de Momo en las redes, el personaje puede llamarlos a los chicos por su nombre. Ese caso se habría dado en Buenos Aires, donde una mamá quedó helada tras escuchar que la tablet de su hijo le hablaba y lo llamaba por su nombre, Ciro. La mamá controló durante un día la tablet y vio que el personaje decía que su mamá era mala. Ella comenta además que al configurar la tablet pusieron el nombre del nene. Por todo eso, no se descarta que las personas que están detrás de eso puedan tener acceso remoto a la cámara, al micrófono y a la información de los dispositivos. Por eso también es importante que celulares, tabletas y computadoras cuenten con un antivirus y otros sistemas de seguridad para evitar el acceso de terceros.

> Suicidio de tres adolescentes
Vincularon la muerte con el diabólico juego

Hace pocos días, el 12 de este mes, en North Miami Beach, un niño de 11 años se suicidó en su habitación. Sus padres, de inmediato, relacionar el hecho con el Momo Challenge. La familia, oriunda de Perú, dijo que el chico había empezado a actuar de manera extraña y que había hablado de Momo, esa figura de apariencia diabólica que invade las redes sociales. La Polícía, sin embargo, mantuvo su reserva respecto del caso. Además, los sitios web de Atlantic y de verificación de datos Snopes informaron que no encontraron evidencia de que el desafío de Momo haya llevado a nadie a hacerse daño o a suicidarse. Por otra parte, en agosto del año pasado, en el municipio de Barbosa, al norte del Valle de Aburrá, en Antioquia, Colombia, dos adolescentes, una niña de 12 años y un niño de 16, se suicidaron. Las autoridades encontraron primero el cuerpo sin vida del joven, que antes de morir habría pasado el reto de Momo a la menor de 12, con quien mantenía una relación sentimental. Sólo 48 horas después la niña fue encontrada por sus familiares. En este caso, las autoridades locales sí vincularon las muertes con el juego de Momo.

> Dónde denunciar
Capturas de pantalla y links

Todas las redes sociales cuentan con una opción para denunciar contenidos inapropiados. Los padres deben saber cómo funcionan en cada una de las redes, para usar esa opción en caso de ser necesario. Hernán Navarro, de Grooming Argentina, dijo además que sería de mucha utilidad hacer capturas de pantalla, tomar fotos y copiar las direcciones de los sitios web en los que aparezca Momo, para lo cual es imprescindible que estén atentos. Con esa evidencia podrían hacerse denuncias en la Justicia.

Comentarios