Según Maley, un reo rompió el inodoro de la comisaría de Alderetes

El ministro de Seguridad afirmó que el video grabado en la delegación policial fue viralizado por la familia de un detenido “sumamente peligroso”, luego de que este interno protagonizara una pelea el sábado. LA GACETA accedió a la filmación el martes de la semana pasada.

19 Mar 2019

El ministro de Seguridad, Claudio Maley, hizo ayer referencia a dos problemáticas o situaciones para explicar qué pasó en la comisaría de Alderetes, donde los detenidos tuvieron que dormir amontonados en el piso por falta de espacio. A través de un video, al que accedió LA GACETA al inicio de la semana pasada y que se publicó en la edición de ayer, salió a la luz el estado edilicio de la dependencia policial y el hacinamiento de internos en el calabozo. Este hecho se conoció en medio de la disputa entre los poderes del Estado por la crisis carcelaria en la provincia.

En una entrevista con LA GACETA Play, el funcionario explicó, en primer lugar, que el Gobierno se estaba ocupando de la recuperación de las instalaciones de la fuerza de seguridad, proyecto que incluye el penal de Villa Urquiza. En esa línea, resaltó la construcción de la seccional 5ª y que está previsto el nuevo edificio de la comisaría 12ª, en la capital, y otro en Villa 9 de Julio. “Siempre buscamos ampliar los espacios para generar también mayor comodidad para las personas que están privadas de la libertad”, señaló.

Respecto de las condiciones de la delegaciones policial en Alderetes -el segundo punto- Maley indicó que la grabación había sido viralizada por la familia de un detenido “de alto riesgo y peligroso”. “El sábado, en una visita de familiares, hubo una pelea entre las personas detenidas. ¿Quién protagonizó la disputa? Justamente, el preso, cuyo familiar se puso en contacto con la prensa para comentar el hecho”, remarcó.

En la grabación, se vio a una víbora arrastrar un hueso en la zona del baño. Había accedido por un hueco ubicado a la par del depósito cloacal. No estaba allí el inodoro, que habría sido retirado para ubicar colchones y así los reos pudieran dormir, según acusaron.

Maley insistió en que la distribución del video no fue para denunciar las condiciones de encierro en las comisarías. “¿Por qué se genera el incidente (en la comisaría de Alderetes? Este preso le exigía a los reos nuevos que consigan dinero para darle a él. A través de los familiares (de las supuestas víctimas), se ha hecho la denuncia y se ha judicializado todo. Esta persona, incluso, fue quien rompió el inodoro. No sé por qué se ha viralizado una fotografía del baño, ya que ellos han destrozado el inodoro. Pero está en plena reparación”, afirmó el ministro.

SE LLEVÓ EL HUESO. Una víbora apareció en el baño-calabozo.

Detalló que se trata de una persona que fue detenida luego de un intento de robo en Banda del Río Salí. Entonces, otro presunto delincuente resultó muerto en un enfrentamiento. “Se le imputa un robo a mano armada, en banda, ya que actuaron varios”, expresó.

“El preso que denuncia fue aprehendido en las orillas del río Salí”, aseguró el ministro, al hacer referencia al asalto a una empresa meses atrás en el municipio del este del Gran San Miguel de Tucumán.

LA GACETA recibió las fotografías y el vídeo el martes 12 y tardó varios días en confirmar su veracidad. Visitó la comisaría para que explicaran la situación, pero sus autoridades dijeron que no podían dar información debido a que no estaban autorizados a hacerlo y tampoco permitieron que se tomaran imágenes por cuestiones de seguridad.

El sábado, tal como lo informó Maley, se produjo un incidente en esa dependencia. Las madres de dos detenidos acusaron a otro arrestado de pedirles plata. Sin embargo, en los memorándum enviados la Justicia no se informó que se hayan producidos daños en el baño del calabozo, situación descripta por el ministro. Los familiares dijeron que los presos lo habían arrancado para poner dos colchones ahí y tener más espacio para dormir.

Maley expresó que, tras los incidentes, se concretó la recuperación de ese sector y “se destinó alojamiento”. En el edificio permanecían unas 30 personas, cuando el número habilitado es de alrededor de 10 detenidos. De manera oficial se dijo que dos reos habían sido trasladados.

“Las imágenes son de cuando no estaba habilitado el sector (...) Son viejas, no son del momento, de la actualidad. Y se las difunde de manera perversa y con un sentido crítico para no revertir las situaciones”, enfatizó el ministro.

Las condiciones

El funcionario manifestó que el objetivo del proyecto de infraestructura del Gobierno “es darle al preso denunciado, como al resto de las personas privadas de la libertad, las mínimas condiciones” de habitabilidad. “Apunta a que tengan las mínimas comodidades para que vivan como una persona”, hizo hincapié.

Maley reconoció que en las dependencias policiales hay 950 personas detenidas hoy por hoy, que “están distribuidos según la capacidad” de las delegaciones, cuando el cupo permitido es de 380 internos.

Comentarios