Destacable comportamiento de hinchas de fútbol

15 Mar 2019

De tanto hablar de violencia en los estadios de fútbol del país en general, y de Tucumán en particular, conocer acerca del comportamiento casi ejemplar de los fanáticos de Atlético en partidos clave y, en ocasiones, con resultados en contra, resulta un bálsamo. No es común que esto suceda, como tampoco debería llamar la atención que actos de este tipo se resalten. Pero es que en los últimos tiempos la triste influencia de los violentos en las canchas hizo que los espectáculos se desvirtuaran. Y que, al mismo tiempo, todo esto fue provocando miedo, resentimiento e incluso alejamiento de los estadios de quienes de manera genuina y pacífica asisten para ver un espectáculo deportivo. Muchas veces se dijo que las tribunas de un estadio son el ámbito donde los ciudadanos van no sólo para ver a su equipo favorito, sino también a expresar, en su mayoría, frustraciones que la vida cotidiana les provoca. El grado de esas expresiones cambia según quien las produce, pero entran en un camino sin retorno cuando se agrede, se violenta, se ataca, se daña.

Todo esto parece haber quedado en el pasado cuando en el “Monumental José Fierro” juega Atlético. En los últimos tiempos, a la luz de sus resultados y de sus participaciones en la Copa Libertadores y en la Superliga, en el club de 25 de Mayo y Chile se han visto espectáculos de alta calidad en las tribunas. Y al despliegue descomunal de luz y sonido, se ha sumado un comportamiento acorde. Lógicamente, existen normas dictadas por el Comité de Seguridad en el Fútbol -con sus extensiones provinciales según el caso-, que reglan y ponen límites a quienes concurren a los estadios. También existen protocolos en los clubes orientados a establecer políticas de convivencia. Pero lo más valioso sigue siendo la actitud personal de respetar, ayudar al normal desenvolvimiento de un espectáculo masivo y colaborar en todo lo que esté al alcance para que nada ni nadie lo altere.

Existen hechos puntuales que marcan con contundencia esa voluntad de los fanáticos “decanos” de ser parte del espectáculo sin excesos que lamentar. Hace algunos días el club jugó con River el penúltimo partido como local en la Superliga 2018/19. Y aunque el cotejo dejó una derrota ante un rival con el que pelea un lugar en la Copa Libertadores 2020, al finalizar el juego la hinchada dio su aliento al equipo. Y fueron los propios jugadores quienes también retribuyeron con aplausos por el apoyo brindado. Esos aplausos significaron algo más: un reconocimiento a un público de presencia incondicional en los últimos meses, y no sólo en el Monumental.

Se recuerdan grandes momentos desde el primer semestre de 2018, cuando el equipo jugó la Copa Libertadores y los fanáticos lo acompañaron por todas partes de Sudamérica. En condición de local, hubo tribunas repletas, que proyectaron al campo de juego recibimientos espectaculares y un incondicional aliento posterior a lo largo de los 90 minutos de partido. Otro momento sensible fue cuando los hinchas de Atlético vieron en completa paz cómo su clásico rival, San Martín, le revirtió un 0-2 en su propia casa y luego, cómo festejó ese resultado. A estadio lleno, hubo respeto. Como siempre debe ser. Para los “Decanos”, la temporada 2018/19 en casa aún no terminó. La despedida será el domingo 31 de marzo desde las 11, cuando tenga en frente a Aldosivi. Será esta la oportunidad de reiterar que, en 25 de Mayo y Chile, el correcto comportamiento popular en un espectáculo masivo llegó para quedarse.

Comentarios