Las sanciones agravan la crisis en Venezuela, advierte Bachelet

Presentó un duro informe al Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos. Denuncia que la espiral de protestas y represión está exacerbada por el castigo económico al país. Deterioro político y social.

07 Mar 2019
1

MIRADA HUMANITARIA. Bachelet alertó acerca del incremento del sufrimiento del pueblo venezolano. reuters

GINEBRA, Suiza.- La directora general del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), Michelle Bachelet, lamentó la “espiral” de violaciones de los derechos fundamentales, crisis económica y social, protestas y represión en la que está inmersa Venezuela, al tiempo que admitió que esta debacle se ha visto agravada por las sanciones que pesan sobre el país.

Bachelet enfatizó que las violaciones de las libertades fundamentales en Venezuela son causantes del deterioro de las condiciones sociales y económicas, pero advirtió sobre el fracaso de las sanciones impuestas al gobierno de Nicolás Maduro, que sólo han conseguido agravar la situación desesperante que viven los venezolanos.

“La situación en Venezuela claramente ilustra el modo en que las violaciones de los derechos civiles y políticos -incluida la falta de respeto de las libertades fundamentales y la independencia de instituciones clave- puede acentuar un declive de los derechos económicos y sociales”, resalta en su informe durante la 40 sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el que repasa la situación de cada país donde se considera que la situación es alarmante.

En opinión de la ex presidenta chilena, también se puede ver cómo “el rápido deterioro de las condiciones económicas y sociales hizo emerger más protestas, una mayor represión y más violaciones de los derechos civiles y políticos”, lo que provocó “una espiral de tendencias fuertemente negativas y aceleradas”.

Según Bachelet, “esta situación se ha visto exacerbada por las sanciones”. La representante de Derechos Humanos de la ONU subrayó que “la resultante crisis política, económica, social e institucional actual es alarmante”, al tiempo que también se ha referido a las “graves consecuencias” que está teniendo para los países de toda la región “el número sin precedentes de venezolanos empujados a dejar sus hogares y el país”.

Según los últimos datos de la ONU, 3,5 millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años.

El gobierno que encabeza Maduro afirma que las sanciones que sufre, en particular las que le impiden acceder a créditos en el sistema financiero internacional y aquellas que implican el bloqueo de dinero del país en entidades financieras estadounidenses, no le permiten importar productos básicos y medicamentos para la población. (Télam-DPA-Reuters)

Comentarios