Las playas más célebres que fueron captadas por el ojo de Hollywood

Por su belleza natural, algunos destinos turísticos sirven de inspiración a reconocidos guionistas y directores para dar vida a sus piezas cinematográficas.

06 Mar 2019

Por su belleza natural, algunos destinos turísticos sirven de inspiración a reconocidos guionistas y directores para dar vida a sus piezas cinematográficas. Y, a la vez, hay películas que al mirarlas nos inspiran a viajar y vivir nuestra propia historia de romance o aventura sobre la arena. ¿Quién no deseó alguna vez traspasar la pantalla del cine y transportarse a esos imponentes paisajes que aparecen en las escenas? Estas son algunas de las playas más célebres que fueron captadas por el ojo de Hollywood.

Un naufragio con cocktails

Sobrevivir en la República de Fiyi.

Monuriki es una pequeña isla del océano Pacífico que conforma, junto a otros enclaves, lo que se conoce como las islas Mamanuca. Se trata de un islote que estaba completamente deshabitado hasta que llegó el actor Tom Hanks en un naufragio.

El director de la película “Náufrago” (2000) consideró que la vegetación rústica, las piedras angulosas y el constante sol de este archipiélago eran idóneos para dar rienda suelta a las escenas de supervivencia que atraviesa el personaje Chuck Noland luego de un accidente aéreo. Sin embargo, aquel paisaje que puede llevar a perder la cabeza (tanto por su belleza como por la soledad) dista mucho de ser un archipiélago desierto y -en su lugar- ofrece una serie de resorts “all inclusive” que prometen las más variadas fiestas y actividades acuáticas como kayak, patines subacuáticos y windsurf.

Incluso, la isla Malamala (aledaña al punto donde se rodó el film) se convirtió en un club de playa con 12 piletas, cocktails de autor y un parque de diversiones. Si tan solo Chuck Noland hubiera sabido que estaba en la isla equivocada...

Un musical playero

“Mamma mia!” y el encanto de grecia

La belleza natural de las islas griegas ha sido retratada en diferentes películas, y es imposible no nombrar a “Mamma Mia!” (2008). Este musical fue rodado en la isla de Skópelos (en el archipiélago de las Espóradas) entre playas de agua clara y las tradicionales casas blancas con coloridos tejados color rojo y azul. Al llegar, los turistas pueden contratar visitas guiadas para recorrer los lugares donde se filmó la obra, como la iglesia de Agios Ioannis y la playa de Glysteri. Además, en el pueblo se conservan los restos de un castillo veneciano del siglo XII.

La isla del Agente 007

La guarida del mal está en Phang nga.

Lejos de la base del Servicio de Inteligencia británico, James Bond tuvo la oportunidad de visitar Tailandia. Aunque su viaje no fue por placer sino para batirse a duelo contra su enemigo, Francisco Scaramanga. La película en cuestión es “El hombre de la pistola de oro” (1974) y sus actores, Roger Moore y Christopher Lee.

En la película la base secreta de este villano se encuentra en la isla de Phuket, y más precisamente en Ko Tapu: un monolito de roca escarpada que desafía la gravedad. La bahía de Phang Nga esta rodeada de pequeños islotes cubiertos de bosques empinados y acantilados, dos elementos que convierten la zona en la ubicación ideal para rodar películas de acción, pasear en kayak o bucear por las cuevas de piedra caliza en busca de coloridos peces. 

Además, la región fue puesta nuevamente al servicio del mismo agente secreto (aunque interpretado por Pierce Brosnan) en “El mañana nunca muere” (1997). Un dato curioso es que la escena quedó tan grabada en la mente de los espectadores que los guías turísticos apodaron la formación rocosa como “la isla de James Bond”. La historia se repite en la comedia dramática “Good Morning Vietnam” (1987) protagonizada por Robin Williams, donde las escenas que representaban la jungla vietnamita en realidad fueron grabadas entre la frondosa vegetación de Phuket.

“Guardianes de la bahía”

Viví la experiencia de ser un rescatista.

La famosa serie “Guardianes de la Bahía” (1989-2001) se filmó en los más de 3 kilómetros de extensión que tiene la playa Will Rogers State, en California. Los visitantes pueden encontrar ahí las famosas casetas de rescatistas y recorrer en bicicleta los espacios donde Pamela Anderson y David Hasselhoff interpretaron a sus esculturales personajes. La playa cuenta con diversas instalaciones como canchas de vóley, un área de juegos para niños, bares con temática surf y, por las noches, se monta un pequeño cine para transmitir los capítulos de la serie.

“Piratas del caribe”

En San vicente desembarcó Jack sparrow.

Si de piratas se trata, las playas de Petit Tabac (en San Vicente y las Granadinas) fueron testigo del desembarco del capitán Jack Sparrow luego de ser obligado a tirarse al mar en la película “Piratas del Caribe: la maldición del Perla negra” (2003). Esta vez sí se trata de una isla deshabitada y para llegar hasta ahí los turistas pueden contratar barcos temáticos similares al Perla negra. Lo más cómico es la cantidad de souvenirs relacionados al film que se encuentran, como botellas de vino de tres litros con la cara del actor Johnny Depp y disfraces.

Los ´70 y ´80 en la arena

Entre historias de amor y artes marciales.

El parque estatal Leo Carrillo -localizado en la costa oeste del Pacífico en Malibú (Estados Unidos)- es el paisaje perfecto para la historia de amor entre Danny Zuko (John Travolta) y Sandy Olsson (Olivia Newton-John). Es en esta playa rocosa donde se filmó (con mucho fijador de pelo de por medio) la película “Grease” (1978). Y, lejos de las escenas melosas, esta playa también es sinónimo de la icónica imagen de “Karate Kid” (1984) donde el protagonista, Daniel Larusso (Ralph Macchio), ensaya su patada de grulla sobre un tronco de madera. ¿Qué más? Sumamos a la lista una escena inolvidable: Dominic Toretto (interpretado por Vin Diesel) y toda la pandilla de “Rápido y furioso 7” (2015) se despiden de Brian O’Conner (Paul Walker) mientras conducen sin mirar hacia atrás.

Bienvenidos a Santa Mónica

Los ángeles: una tarde de deportes y cine.

La ciudad de Santa Mónica (en el condado de Los Ángeles) es conocida por la cantidad de actividades acuáticas y deportivas que pueden realizarse en sus playas. Eso lo sabe muy bien Sylvester Stallone... La playa de Santa Mónica fue testigo del resurgimiento del famoso boxeador Rocky Balboa en la película “Rocky III” (1982), entre tomas de trotes al atardecer y al ritmo de la canción “Gonna Fly Now”.

Además, si de ejercicio físico se trata, el muelle de Santa Mónica fue testigo de la hazaña que llevó adelante Tom Hanks como maratonista amateur. ¿De qué se trata? Estamos hablando de la película “Forrest Gump” (1994) y, más precisamente, de la escena donde su peculiar protagonista se detiene junto al faro de Santa Mónica y, luego de mirar hacía el océano, decide “dar la vuelta y seguir adelante” con su vida. Pero atención, porque luego de tanta actividad física no podemos irnos de esta playa sin disfrutar de los mariscos de “Bubba Gump”, una cadena de restaurantes que se inspiró en la película. El negocio está decorado con objetos que rinden homenaje al personaje como un banco de madera, raquetas de ping pong y cuadros con frases. Otra histórica locación para los cinéfilos es la feria de “Pacific Park” con su montaña rusa, juegos de fichas, puestos de comida y una romántica rueda de la fortuna que puede verse desde el muelle.

Comentarios