Premios con una perspectiva racial

La 91ª edición de los Oscar apeló a las diferencias raciales y culturales. No a Netflix.

26 Feb 2019
1

PREMIADOS. Regina King y Spike Lee ante las cámaras en el Dolby Theatre. reuters

Los Oscar 2019 fueron una victoria para películas que cuentan historias de un rango amplio de perspectivas raciales y culturales, lo que marca un importante cambio, tres años después de que los principales premios de la industria fueran criticados por ignorar el trabajo de artistas que no fueran blancos.

Una película de acción de superhéroes mestizos de raíces afroamericanas y latinas. Un filme sobre una empleada doméstica mexicana de origen indígena. Un retrato de una estrella de rock gay e inmigrante. El primer Oscar para Spike Lee.

El mexicano Alfonso Cuarón, que ganó el Oscar a mejor director, mejor fotografía y mejor película extranjera por “Roma”, agradeció a la Academia en su discurso por reconocer un filme con un personaje protagónico “que en la historia ha sido relegado al fondo del cine”. Del mismo modo Rami Malek, cuyos padres emigraron de Egipto a Estados Unidos, ganó el premio a mejor actor por su interpretación de Freddie Mercury en “Bohemian Rhapsody”, señaló que de niño era escéptico sobre sus posibilidades en Hollywood debido a su contexto cultural.

Negativa

Otro punto resonante que dejaron las premiaciones es la negativa a “Roma” del Oscar a la mejor película del año. La cinta de Cuarón llegaba líder en las casas de apuestas y en el pronóstico de los expertos, basados su colección de premios a lo largo de la temporada y en la intensa campaña de promoción que desplegó Netflix.

Por eso, quizás, la negación fue para ponerle un límite al gigante del streaming y el desafío que éste supone para los modos tradicionales de producción, circulación y consumo de cine. Es que la compañía se ha convertido en pocos años en uno de los jugadores de mayor peso en el mercado audiovisual, y su renuencia a respetar los tiempos de las ventanas de exhibición en salas de cine antes de poner sus películas a disposición en la plataforma es observada con recelo.

De cualquier forma, con la cantidad de premios recolectados esa noche y a lo largo de los últimos meses, Netflix se consolida y continúa firme en su estrategia. Tal vez en 2020 el resultado se repita, ya que Martin Scorsese está próximo a estrenar su siguiente gran proyecto en la plataforma.

Fiesta en Roma

Mexicanos se reunieron para apoyar a Cuarón

Hurras y aplausos resonaron en el barrio Roma en la Ciudad de México cuando la película homónima de Alfonso Cuarón logró dos Oscar -finalmente fueron tres-. En una especie de retribución por el conmovedor tributo del director a su infancia en la década de 1970 en esa ciudad, el gobierno instaló pantallas gigantes en un parque. Tres horas antes, decenas de personas ya acampaban para ver la transmisión en vivo de la alfombra roja desde Los Ángeles.

Consignas y reivindicaciones

Se habló de racismo, inmigrantes y diversidad

Javier Bardem y el chef José Andrés fueron dos de los presentadores que dejaron su mensaje en el escenario del Dolby Theatre de Los Ángeles. José Andrés dijo con voz enérgica y en inglés: “esta película bella e intimista da la voz a los que no la tienen. Nos recuerda los sentimientos y la compasión que todos debemos a esas personas invisibles de nuestras vidas, los inmigrantes y las mujeres, los que hacen que la humanidad avance”. En cambio Bardem prefirió hacerlo en castellano e incluir a Donald Trump. “No hay fronteras, no hay muros que frenen el ingenio y el talento. En cada región de cada país, de cada continente del mundo, hay historias que nos conmueven y esta noche celebramos la excelencia y la importancia de la cultura y del idioma de diferentes países”.

El enojo de Spike Lee

Lee enfureció cuando “Green book” ganó

Spike Lee, guionista, director y ganador a mejor guión adaptado por la película “Infiltrado en el KKKlan” había hecho una aparición en CBS, horas antes de la entrega. En ese momento recordó que su película “Haz lo que debas” no logró estar nominada a mejor película en 1989, porque “Conduciendo a Miss Daisy”, filme que él tachó de complaciente y de mostrar una visión “domesticada” de la comunidad afroamericana, se impuso como la favorita. En la misma entrevista puntualizó que no estaba comparándo “Conduciendo a Miss Daisy” con “Green Book”, pero dejó entrever que podría tener algo que decir si esa película ganaba.

Y así fue, ya que cuando Julia Roberts hizo el anuncio se levantó y se fue. Volvió unos minutos después a su lugar y escuchó parado de espaldas al escenario el agradecimiento del equipo triunfador. “Cada vez que alguien hace de chofer de alguien, pierdo”, dijo con ironía y una copa de champán en mano.

Comentarios