La muerte de Sala mostró las dos caras del fútbol

14 Feb 2019 Por LA GACETA

La muerte de Emiliano Sala, el futbolista argentino que perdió la vida al caerse el avión privado en el que volaba sobre el Canal de la Mancha, mostró las dos caras del fútbol. Por un lado, la solidaridad de muchos colegas del delantero santafesino que no dudaron en poner dinero para permitir que siga la búsqueda del avión siniestrado tras las súplicas de la familia. Por el otro, el interés económico de los clubes involucrados en las negociaciones que, en medio del dolor por lo sucedido, salieron a reclamar el dinero generado por el traspaso del goleador de Nantes a Cardiff, equipo que milita en la Liga Premier.

El lado solidario lo mostraron grandes estrellas, entre ellas Lionel Messi y el frances Kylian Mbappé. Ambos donaron una importante suma de dinero, que permitió a la familia de Sala pagarle a la empresa privada que encontró la aeronave después de que las autoridades británicas desistieran de seguir con el rastrillaje. Sin ellos, probablemente el cuerpo nunca hubiese podido ser rescatado. El agradecimiento de los padres del malogrado futbolista, en medio del dolor, da cuenta de la importancia de la actitud que asumieron futbolistas de las principales ligas del mundo.

Los diferentes homenajes realizados en casi todos los estadios, incluidos los de Argentina donde se hizo un minuto de silencio antes de comenzar los encuentros de la Superliga, mostraron otro de los aspectos humanitarios que tiene el fútbol. También hubo múltiples muestras de cariño, especialmente en Nantes, donde Sala se había convertido en ídolo de los hinchas. Sus ex compañeros llevaron su nombre en el dorsal de las camisetas; los hinchas mostraron banderas de todos los tamaños con la imagen del atacante y en el último partido que el club jugó de local las entradas se cobraron 9 euros porque Emiliano usaba el número 9 en su camiseta.

Pero tanta sensibilidad desaparece cuando millones de dólares entran en escena. En medio del dolor provocado por el trágico accidente, Nantes le reclamó a Cardiff el pago del dinero que habían pactado por la transferencia que se cerró horas antes de que sucediera el accidente. El club francés, temiendo que la institución galesa que milita en la Liga Premier no cumpliera con lo firmado, amenazó con ir a la FIFA para asegurarse el cobro de los 17 millones de euros del traspaso del delantero argentino. La respuesta no tardó en llegar. Según la prensa inglesa, el club británico aclaró que pagará cuando se compruebe que existe un compromiso legal.

“Si estamos contractualmente obligados a pagar (el pase de Sala), lo haremos. Pero si hay alguna anomalía, entonces entenderán que yo, como presidente, tendré que cuidar nuestros intereses y mantener nuestra posición”, explicó el presidente del Cardiff, Mehmet Dalman. “Nuestro club es honesto”, agregó el dirigente.

Nantes le pidió a dos abogados que estudien los recursos legales posibles para obligar al club galés a que abone el traspaso de Sala.

Pero no sólo los franceses reclaman dinero por el santafesino. El club Platges de Calvia, de las Islas Baleares (España), pretende cobrar por los derechos de formación, ya que asegura que Sala, cuando tenía 17 años, jugó en el equipo del Soledad, un club mallorquín que fue absorbido por Platges en 2016.

El santafesino llegó al Soledad a través de la escuela de fútbol ‘Proyecto Crecer’ y el club balear hará un planteo ante la FIFA reclamando el dinero por ser su formador.

Comentarios