Entre el deporte y el altar

La propuesta de matrimonio es uno de los momentos más importantes en la vida de las parejas. Hay quienes prefieren hacerlo íntimamente y otros ante multitudes en espectáculos deportivos.

10 Feb 2019 Por Mariana Apud

¿Qué une a Nicolás Cavigliasso, ganador del Dakar en cuatriciclos, y a Dante Sirimaldi, un empleado público que juega al básquet en la Intermedia de Juan Bautista Alberdi? Ambos le propusieron matrimonio a sus futuras esposas durante espectáculos deportivos. Ambos decidieron dejar de la intimidad y realizar la petición ante miles de personas que se multiplicaron por millones en las redes sociales.

El 17 de enero, el cordobés apenas recibió el trofeo, con su cuatri a la par, se acercó a su novia, Valeria Pertegarini, a la rampa de llegada en Lima, Perú. Cuando se arrodilló ante ella, no hizo falta que los micrófonos de la cadena oficial que transmitía la carrera se acercaran para escuchar lo que iba a decir. El gesto se entendía en cualquiera de los 130 países que recibían la señal.

El 15 de mayo de 2018, Sirimaldi también hacía algo similar ante su novia desde hace 10 años, Silvina Soria. El tucumano realizó el pedido ante una menor cantidad de gente: unas 4.000 personas que asistieron al estadio de la UTN de Santa Fe para presenciar un partido de voley femenino entre Argentina y Estados Unidos.

“Se me ocurrió cuando ‘Agos’ quedó en Las Panteras”, contó Sirimaldi. El joven de 27 años es cuñado de Agostina Soria, jugadora de la selección argentina de voley que se inició en Tucumán de Gimnasia. Las hermanas -hay que agregar a Ivana- jugaron al deporte de la red alta. Agostina, la menor, siguió a sus hermanas y fue la que se dedicó profesionalmente. Para Silvina la suerte no fue la misma y una lesión la alejó de la alta competencia. “Él sabía que era lo más grande en el mundo que me podía hacer”, reconoció Silvina sobre las gestiones de su hermana.

En el caso de Valeria, acompañó desde siempre al campeón dakariano, pero fue la estoica compañía durante el rally 2019 lo que motivó el compromiso del cordobés. “Promesas son promesas”, había dicho el piloto. Cerca, la dama que, entre otras asistencias colaboraba con el libro de ruta de su novio, oía y diagnosticaba. “Está completamente loco. No me lo esperaba”, afirmó.

Unidos por sus propuestas maritales deportivas, el cordobés y el tucumano son ejemplos para los especialistas. El análisis del psicólogo deportivo español, Hilario Real, se ajusta al caso de Cavigliasso desde la perspectiva de larga duración de las carreras de triatlón, su especialidad. “Participar en una prueba así es toda una experiencia vital. Muchos atletas pueden querer hacer algo todavía más épico y memorable”, explicó Real en un reportaje.

En el caso de Sirimaldi, cabe la opinión del profesor en sociología de la universidad pública “Los Angeles Valley College”, Steven Sherman. “Refleja la necesidad de conectar con el otro; comunicar lo que es importante para nosotros”, explicó.

Silvina confirma lo que Sherman expuso. “Dante, en realidad, quería que sea en el entretiempo para mostrar en la tele que me ama y adora, pero el cuerpo técnico puso como condición que sea antes del partido”, relató con picardía y emoción la joven, que desde el 2 de noviembre será la “señora de Sirimaldi”.

Las Panteras, cómplices de una sorpresa

El deseo de Dante Sirimaldi de pedirle matrimonio a Silvina Soria en el partido entre Las Panteras -el seleccionado argentino de voley femenino- y Estados Unidos demandó un gran despliegue logístico. La principal gestión fue de Agostina, opuesta del equipo nacional y hermana de la sorprendida. El coordinador fue Martín De Rose, del departamento de prensa de la Federación de Voleibol Argentina. El partido era internacional por la Liga de las Naciones, así que también estaba en el medio la Federación Internacional. “Era de máximo nivel por lo que hubo que pedir  varias autorizaciones”, explicó De Rose. “El tema era cómo hacerla bajar a la cancha y lo solucionamos con un concurso de baile que no debía ser muy obvio en la selección de protagonistas”, agregó. “Nunca me pasó algo así, que encima haya salido tan perfecto. Hubo un grito de la gente que nunca voy a olvidar cuando él entró”, reconoció De Rose.
Igual de inolvidable fue para la jugadora que, por su agenda deportiva -juega en Vélez y vive en Buenos Aires- suele perderse varios sucesos familiares. “Verla tan feliz a mi hermana y que yo pueda disfrutarlo con ella fue increíble. Dante también pensó en que yo pueda compartir esa sorpresa con ellos”, afirmó Soria, que contó con la complicidad de todas Las Panteras, el cuerpo técnico y también de las estadounidenses.

Las últimas propuestas olímpicas
Los atletas chinos He Zi y Qin Kai se llevaron medallas olímpicas por sus desempeños en saltos ornamentales. Además los anillos de compromiso: Kai le propuso matrimonio a Zi luego de que ella ganara la medalla de plata en la prueba de trampolín de tres metros. Un buen consuelo se llevó Isadora Cerullo, rugbier de la selección de Brasil que fue novena en los Juegos, cuando su novia, voluntaria también en el evento, le pidió la mano el último día de competencia.

La súplica del Ironman
Que el alemán Patrick Lange haya ganado el Iroman de Kona, Hawaii, considerado el Mundial de la franquicia de carreras de triatlón, con tiempo récord puede tener dos explicaciones. La más lógica, por la superación deportiva; la otra porque estaba apurado: quería saber la respuesta de su novia ante su pedido. El primer triatleta que completó la carrera en menos de ocho horas hizo una petición que, por su cansancio, fue casi una súplica; difícil de rechazar.

Un Monumental pedido
El 2008 fue un año especial para Atlético: pasó del Argentino A a la B Nacional. La buena campaña entusiasmaba a los hinchas que llenaban el Monumental. Pero eso no fue lo fundamental para la propuesta de Gerardo Torres a Carolina Mokiejczyq. “No buscaba popularidad. Lo hice porque quería que sea en la cancha”, remarcó. “Quería hacerlo por la voz del estadio, pero por un desperfecto no andaba y tuve que improvisar”, recordó. Como Gerardo era camarógrafo y tenía acceso al campo de juego llevó a su novia hasta el centro con la excusa de tener una foto de recuerdo. La propuesta fue en febrero y la boda en junio... con Atlético ya ascendido.

TRES. Silvina, Dante y el anillo. Fue la única foto que la pareja se sacó.

Comentarios