Tras cinco etapas, en Arequipa es la jornada de descanso

De la niebla al relax.

12 Ene 2019
1

CÓMODO. Especialista en caminos veloces, Loeb completó sin problemas la etapa, que se ajustó a su estilo de manejo. reuters

La seguridad de la caravana de competencia es lo que primó en la quinta etapa del Dakar: la niebla obligó a retrasar la salida y a suspender la llegada de varios competidores. Así los camiones, autos y SxS que venían desde Tacna no llegaron hasta el final del especial en Arequipa. Sí lo pudieron hacer las motos y cuatriciclos. La ciudad del sur peruano puede compararse con un paraíso para los dakarianos, porque hoy gozarán del día de descanso.

“No sé si estoy soñando o si es real”, reconoció el estadounidense Ricky Brabec. Es que llegar como líder general cuando promedia la mitad del rally es un buen signo, no sólo en la categoría de motos, sino en todas. “Ojalá pueda ganar la etapa posterior a la jornada de descanso y ampliar mi ventaja. No sé si soy favorito, pero tengo ante mí la oportunidad de escribir una página de la historia: convertirme en el primer estadounidense en coronarse en el Dakar y, al mismo tiempo, poner fin a la senda victoriosa de KTM”, anheló el piloto. Babrec quedó 11° en la etapa que ganó Sam Sunderland (KTM). El británico no entró en el primer lugar al campamento de Arequipa, pero fue reclasificado porque le devolvieron los 10’ por los que se retrasó auxiliando a Paulo Gonçalves, que tuvo que abandonar por una dura caída (traumatismo craneal leve y fractura en la mano derecha).

En Autos, el francés Sébastien Loeb se impuso, o con más precisión, arrasó sacándole más de 10’ al líder general, el qatarí, Nasser Al-Attiyah. Loeb mandó durante gran parte de la etapa.

En Cuatriciclos, Nicolás Cavigliasso sigue imparable: sumó su cuarto triunfo sobre cinco posibles. En Camiones, Federico Villagra quedó octavo, puesto que ocupaba al momento de la suspensión, en la etapa que ganó el ruso Eduard Nikolaev.

Comentarios