10 claves y trucos para ver el nuevo fenómeno de Netflix : “Bandersnatch"

La película de Black Mirror ofrece una inquietante experiencia para la que es necesario estar, al menos avisado. No es para impacientes ni ansiosos. Conviene verla con un buen estado de ánimo.

11 Ene 2019 Por Julio Marengo
1

Una película que habla de un juego y que se convierte, en sí misma, en el juego del que está hablando. Así es “Black Mirror: Bandersnatch”, la primera película interactiva de Netflix que está causado furor y fanatismo en todo el mundo.

Con esa capacidad singular para inquietar que mostró desde la primera temporada la serie “Black Mirror”, ahora, la película, eleva al máximo ese efecto. La furiosa diferencia es que el propio espectador es quién elige su propia aventura y maneja los hilos de una historia que -obviamente- jamás será diáfana ni inocente. La esencia de la serie distópica está intacta.

Aquí algunas claves para entender el fenómeno y para no perderse entre las decenas de finales posibles. ¿Alguno será feliz?

1. La película está ambientada en 1984 y tiene como protagonista a Stefan, un joven con algún que otro trastorno psiquiátrico que intenta incursionar en el mundo de los videojuegos. Tiene la idea de crear un juego llamado “Bandersnatch”, que sería una revolución en la industria dado que es interactivo y permite al jugador elegir los cursos de la historia... De esta manera, la autorreferencia y el planteo circular del argumento se presenta desde el primer momento. Stefan acude a una compañía editora de juegos a presentar su idea y una versión preliminar. Las elecciones que él haga (en realidad, quien está viendo la película) se mezclarán con el pasado del personaje y definirán el éxito o fracaso del emprendimiento.

2. La primera elección aparece en los primeros cinco minutos de la serie. Desde escoger el desayuno hasta la música que va a escuchar el personaje en el colectivo mientras va camino a la empresa, todo va a condicionar su destino. Pasará mucho tiempo hasta que Stefan se dé cuenta de que hay alguien que está tomando las decisiones por él.

3. Como en casi todas las decisiones importantes de la vida, el televidente tiene un tiempo mínimo para escoger cómo sigue la historia: 10 segundos. Al cabo de ese tiempo, el sistema lo elige por uno. Por eso, para ver “Bandersnatch” no se puede soltar el control remoto ni un minuto.

4. Hay más de un trillón (no es exagerado) de caminos posibles para la serie, de acuerdo con Charlie Brooker y Annabel Jones, los creadores de la cinta, pero los finales posibles se resumen a 10 -siempre en teoría, porque sobre esto no se han pronunciado ni los autores ni Netflix-. “Hay muchos caminos potenciales que Stefan puede tomar y depende de ti, de cuán harto te sientás”, dijo Jones a The Hollywood Reporter. “Ir por una de las ramas puede abrir otras potenciales, así que puede que no alcancés algunas cosas, depende de las decisiones que tomes”, agregó. Más real imposible: llega un momento en el que el televidente se harta y precipita el final con decisiones brutales, pero resulta que se pueden abrir nuevos caminos o volver al principio.

5. Por todo lo anterior, puede que no terminés de ver “Bandersnatch” en una sola sentada. En teoría, el final más corto insume 40 minutos y, en promedio, la duración es de 90 minutos. Pero la historia y la curiosidad atrapan y no es extraño llegar a los créditos y volver algunos pasos atrás para ver “qué hubiese pasado si...” De hecho, Netflix acaba de anunciar un “truco” para desbloquear un nuevo final. Acá hace falta una ALERTA DE SPOILER para el lector: en algún momento aparece la opción de tomar una foto de la familia de Stefan. “Prueba tomar la foto... dos veces”, dijo Netflix en un tuit. Esa info llego luego de que millones de personas ya han visto la película, y los empujó a sentarse nuevamente en el sillón para ver si era cierto.

6. No te gastés en buscar el libro. El juego que está desarrollando Stefan se basa en un libro homónimo, “Bandersnatch”, del autor Jerome F. Davies, que también tendría una estructura al estilo “Elige tu propia aventura”. Stefan está obsesionado con ese autor, al que algunos consideran “maldito” porque mató a su esposa en un ataque de locura mientras escribía el libro. Seguramente te sentirás tentado por buscar el libro y el autor... pero no existen, son 100% ficticios.

7. Preparate para verte reflejado. “Black mirror” hace referencia al espejo y tanto en la serie como en la película te vas a ver reflejado. Pero, en Bandersnatch, eso se vuelve más literal: en algún momento deja de ser una sutileza aquello de que vos mismo manejás el destino del protagonista. Así que... a abrir la cabeza para este recurso que no es tan frecuente en el cine.

8. Si ya estás lo suficientemente fanatizado con “Bandersnatch” y todo su universo, hay una buena noticia: hay un sitio web que simula ser la página de Thukersoft, la compañía ficticia para la que se encuentra programando Stefan en la película. En el sitio se pueden ver todos los títulos de la supuesta compañía, pero sólo se puede jugar a Nohzdyve, descargando previamente el emulador ZX Spectrum. https://tuckersoft.net/ealing20541/ es la dirección que tenés que visitar.

9. “Bandersnatch” no funciona en Chromecast, Apple TV, en navegadores Sylverlight de Microsoft ni en smart tv antiguas. Probá en tu TV y, si no funciona, la alternativa para verla es en una PC, celular o tablet, con la app de Netflix.

10. Te recomendamos verla con tiempo y con buen estado de ánimo. “Bandersnatch” no es para impacientes y puede jugarte una mala pasada con tus nervios.

Comentarios