“Tenemos un problema y le estamos entrando con todo”, aseguró Manzur

El gobernador aseguró que el objetivo es “erradicar el narcotráfico y la delincuencia”.

27 Dic 2018 Por Martín Dzienczarski
1

COMUNICACIÓN TUCUMÁN

El gobernador Juan Manzur reconoció durante el brindis de fin de año que la inseguridad es un problema, aunque prometió “redoblar esfuerzos” para batallar contra delincuentes y narcotraficantes. “Tenemos un problema y le estamos entrando con todo. Queremos mejorar cada vez más la seguridad y queremos erradicar el narcotráfico y la delincuencia de Tucumán”, se comprometió el mandatario, minutos después de haber encabezado el acto para anunciar que 700 vigías municipales se capacitarán para transformarse en policías municipales.

En algo más de 16 minutos, el gobernador realizó un balance del año de gestión frente a un Salón Blanco de Casa de Gobierno colmado de diputados, delegados comunales, intendentes, concejales, legisladores y funcionarios. Casi todos peronistas. Por primera vez participaron los tres intendentes del radicalismo: Sebastián Salazar (Bella Vista), Roberto Sánchez (Concepción) y Mariano Campero (Yerba Buena). Seis mesones distribuidos en el salón ofrecían pan dulce, colaciones regionales y copas con gaseosas para el brindis oficial.

Acompañado por el vicegobernador Osvaldo Jaldo; el presidente provisional de la Cámara, Fernando Juri; y por el vicepresidente primero, Juan Antonio Ruiz Olivares, Manzur miró con atención un video institucional con un resumen que destacó las principales medidas de 2018: se cumplió la meta de 180 días de clases, la adquisición de remedios para los hospitales con fondos propios frente a la reducción de partidas nacionales, los nuevos mercados internacionales alcanzados y las obras inauguradas. Todo amenizado por la versión de Mercedes Sosa de “Dale alegría a mi corazón”, compuesta por Fito Páez. El cierre del clip estuvo compuesto por segmentos del gobernador sonriendo con niños, abrazando vecinos, besando jubilados y levantando los brazos al final de un acto.

“(En medio de) todos estos vaivenes económicos, el Gobierno de la provincia no se ha atrasado ni un solo día en el pago de sueldos. En este momento muy difícil, a los empleados nuestros les dimos la cláusula gatillo para que no pierdan poder adquisitivo y para que las familias de trabajadores puedan, en parte, paliar lo que sucede a nivel nacional”, afirmó Manzur con el micrófono apoyado en su mentón.

Los intendentes peronistas Darío Monteros (Banda de Río Salí), Francisco Serra (Monteros), Carlos Gallia (Lules), Marcelo Herrera (Simoca), Patricia Lizárraga (Famaillá), Jorge Leal (Burruyacu), Sandra Figueroa (Alberdi), Jorge Yapura Astorga (Tafí del Valle), Roberto Moreno (Trancas), Alejandra Cejas (Graneros), Leopoldo Rodríguez (La Cocha), Sergio Venegas (Alderetes) y Carlos Najar (Las Talitas) fueron acercándose al estrado, para escuchar con más atención.

“Ha sido un año difícil con muchas cosas complejas del Gobierno nacional y tratamos de sobrellevarlas como pudimos. Por eso hay algo que quiero resaltar, que el desempleo aquí sigue por debajo de la media nacional”, continuó.

Para el cierre, con una copa en alto, Manzur deseó a todos los presentes un año con mucha salud: “este gobernador está fuerte, con ganas. Con mucha humildad, prudencia, les quiero dar las gracias por el acompañamiento. 2019 será un gran año; creo que Tucumán seguirá adelante. No puedo no decir esto... En 2019 Manzur y Jaldo van a seguir gobernando la provincia”.

Comentarios