Motochorros le dispararon dos veces a un vigilador privado para robarle la moto

Ocurrió esta madrugada, en la zona noroeste de la capital. En medio de la conmoción, un político instaló una carpa en la cuadra del hecho.

29 Nov 2018

Cada madrugada, Carlos Albornoz, un vigilador privado que trabaja en los barrios Tarcos II y Farmacéuticos II, se divide junto a su colega Juan Lamas para dar apoyo a los vecinos que salen temprano de sus casas ante la creciente ola de inseguridad en la zona, ubicada al noroeste de la capital, casi al límite con Yerba Buena. Pero esta mañana, alrededor de las 5.30, Albornoz fue abordado por dos motochorros que le efectuaron dos disparos en una de sus piernas para robarle la moto que usa para trabajar.

El hecho se produjo en Venezuela al 4.600, en una de las cuadras que separa los barrios. Mientras su compañero se ocupaba de acompañar a unas vecinas a la parada del ómnibus, Albornoz había quedado por la calle Venezuela a la espera de que un hombre de la zona saliera a trabajar. Fue en ese momento en que se presentaron los ladrones, quienes le exigieron su moto. Pero al resistirse el vigilador, los sospechosos le realizaron dos disparos con un arma de fuego, que impactaron en la pierna de la víctima. Luego, los malvivientes huyeron en las dos motos hacia el asentamiento que está detrás del barrio Farmacéuticos II.

Alertados por el ruido de los disparos, algunos vecinos salieron a la calle y lograron asistir a Albornoz, quien en primera instancia fue trasladado al CAPS de San José con una evidente pérdida de sangre y luego al hospital Padilla. La Policía llegó al lugar de los hechos e hizo las pericias de rigor.

Felizmente, los médicos lograron controlar las heridas en la pierna de Albornoz, quien luego de un período de recuperación fue dado de alta.

"Esta zona es muy insegura, con robos todos los días por parte de jóvenes de los asentamientos que circulan en moto y usan esta calle (la Venezuela) como vía de entrada y salida a los barrios", contó una vecina a LA GACETA.

"Estamos obligados a pagar seguridad privada porque la presencia policial es nula en esta zona, y ni siquiera con eso alcanza, como se comprobó hoy", apuntó.

Una presencia inesperada

En medio de conmoción por el ataque al vigilador, se produjo un hecho añadido que molestó a algunos vecinos. A media mañana, una comitiva de colaboradores del legislador peronista Ramón Santiago Cano, presidente del bloque oficialista, se hizo presente justo en la cuadra del hecho con una carpa "social", mediante la cual se brinda asistencia a los vecinos, como cortes de cabello, limpieza de veredas y otras ayudas.

PRESENCIA POLÍTICA. La carpa de Ramón Santiago Cano se ubicó a metros del ataque a Albornoz. FACEBOOK

"Nos roban todos los días y vivimos encerrados en nuestras casas por la inseguridad, y a estos políticos lo único que les interesa es venir a buscar votos", se quejó un vecino de Venezuela al 4.600.

Comentarios