Con emojis o gelatina, la manicura ya es un arte

Las uñas ya no sólo son pinceladas con esmalte: ahora se las diseña, se las dibuja. Los colores pasteles y metálicos son los más elegidos.

28 Oct 2018

Ya no se habla de pintarlas, sino de plasmarles arte. Y es que el manicura ahora apunta a eso: a la creatividad que se logra con la combinación de esmaltes (hasta tres colores en una mano o logrando un degradé o un acabado mate) o con los diseños que se pueden lograr con nuevas herramientas. Entonces, ahora en las uñas se dibujan desde figuras geométricas, hasta frutas, corazones, líneas, estrellas o emojis. Y para seguir las nuevas tendencias (todos los días surge una), Instagram es una “cocina” de nuevas ideas.

SUAVES. Los esmaltes de color pastel son la tendencia más usada. Gentileza Romina Moyano

“Vivimos en la era de la estética, donde las uñas en los últimos años pasaron a ser un accesorio más del outfit de toda mujer, ganando un protagonismo que atraviesa a todas las edades y looks”, comenta Fernanda Olivera, dueña de la franquicia Umara (primera cadena de salones de belleza del país que cuida las manos y pies). Y luego cuenta que dentro de los recomendados para la temporada que se viene se encuentran los cada vez más atemporales tonos azules (pure blue o el tornasolado), que siempre deben ir acompañados de un makeup sutil, a los que le siguen colores como, camel y beige (“tenemos un nude rosáceo con acabado cremoso y también otro nude más oscuro”). Para las más osadas recomienda una combinación de colores, como el daiquiri (es un coral flúor) y mojito (es un verde pastel).

El dedo anular

Aunque sea difícil de imaginar la relación, el mundo nail art tiene influencias del Feng Shui. Los expertos de ambas disciplinas explican que cada dedo tiene su propio valor y el anular -particularmente- es responsable de las relaciones de amor y la felicidad personal (por ello va la alianza allí). Entonces, manicuristas recomiendan colocar en el dedo anular un diseño especial, que se puede lograr con un color de contraste o con brillo o con diseños geométricos o cualquier otra opción de diseño.

COMPOSÉ. Colores y diseños que se complementan.

 Romina Moyano, de Femme, dice que hay que animarse a las nuevas tendencias y diseños creativos. Entonces propone llevar para esta temporada los esmaltes glitter y shine, como así también a los diseños minimalistas en colores pasteles. “Nos divierte más jugar con diseños inspirados en los emojis en cada uña, por ejemplo, y así lograr un resultado único y personalizado. Eso es lo que hoy las chicas buscan”, agrega. Los colores que son tendencia para Moyano son metálicos, rosa, amarillo y celeste pasteles; y los colores neón.

Aunque es cierto que desde hace varias temporadas los tonos nude o pasteles ganan en el verano, en España se impusieron con las pieles bronceadas las uñas en blanco. ¿Cómo se las lleva? Con las uñas bien cortitas. Es una de las apuestas más sencillas, a las que celebrities ibéricas como Sara Carbonero y Paula Echevarría se han hecho fanáticas.

EMOTICONES. Corazones, ojitos y pestañas sobre una base rosa pastel. Gentileza Romina Moyano

En la otra punta de las “total white”, Instagram ha develado otra moda: las uñas de gelatina (“jelly nails”). Se coloca una lámina bajo la uña y a continuación se aplica el acrílico en la parte superior de la forma y de la longitud que una desee. Los colores flúor, como los rosas y azules, son los más usados. En la red social hay más de 4.000 fotografías etiquetadas. Las influencers se han sumado a esta práctica, como la multimillonaria más joven de la historia, Kylie Jenner. Su publicación tiene más de 4 millones de “me gusta”.

COMBINADAS. Se utilizan hasta tres colores en una misma mano. gentileza Umara

Nueva técnica: cómo hacer un degradé en casa

1. Antes de aplicar el esmalte, se debe preparar muy bien la uña, que quede bien limpia y pulir bien la superficie de la misma. 2. Aplicamos una base previa al esmalte, que dependerá de cada persona, aunque la nail artist recomienda para este tipo de manicura un fortalecedor de uñas. 3. Aplicamos una capa de esmalte con el tono más claro. Si cubre bien, bastará con una capa, sino, damos dos. 4. Dependiendo de la dirección en la que vayamos a realizar el degradado, aplicamos el esmalte del color más fuerte. 5. Con una espuma especial para degradados o un aplicador de pigmentos, aplicamos un poco del color más oscuro y damos pequeños golpecitos desde el tono más oscuro hacia el más claro para ir eliminando poco a poco la línea que separa ambos colores hasta que se haga invisible. 6. Para finalizar, aplicamos un brillo top coat. 

(Información de Vogue.es)

Comentarios