Uno de los acusados del crimen seguiría detenido hasta que se inicie el juicio

En una causa que signada por marchas y contramarchas, la fiscala Adriana Giannoni pidió que se dicte la prisión preventiva al policía Nicolás González Montes de Oca. Los abogados de la familia de la víctima insisten en que Mauro Díaz Cáceres, el otro acusado, sea separado de la fuerza y luego detenido.

19 Oct 2018
1

FOTO ARCHIVO/ LA GACETA.

La causa por el crimen de Facundo Ferreira sumó un nuevo paso procesal. La fiscala Adriana Giannoni pidió que se le dicte la prisión preventiva a Nicolás González Montes de Oca, uno de los policías acusados del homicidio del niño de 12 años.

Facundo murió al recibir un disparo en la nuca cuando circulaba como acompañante en una motocicleta por la zona de El Bajo junto con un tal “Juan”, también menor de edad. La versión oficial de la Policía es que Mauro Díaz Cáceres y González Montes de Oca, al verlos en actitud sospechosa, decidieron perseguirlos. Según el relato de los hombres del servicio 911, Facundo y su amigo comenzaron a hacerles disparos, por lo que ellos respondieron el fuego e hirieron mortalmente al niño.

La fiscala reunió numerosos indicios que contradecían la versión de los policías. Comprobó que tardaron más de una hora y media en comunicarle el hecho y confirmó que las primeras medidas de investigación fueron realizadas por los propios sospechosos y sus compañeros, y no por el personal de la División Homicidios o de otra fuerza, como debería haber ocurrido.

Las pericias, luego, revelaron que Facundo no fue ultimado a quemarropa, y con ellas quedó desacreditada la versión de los uniformados. Los agentes, a casi cuatro meses de haberse producido el hecho, fueron imputados por homicidio agravado.

A pesar de la gravedad del hecho, que tuvo repercusión nacional, y del tiempo transcurrido, la situación de los acusados no está clara aún. Díaz Cáceres, considerado como el autor material del hecho, se encuentra en libertad y sigue trabajando en la fuerza, aunque realizando tareas administrativas. Su compañero, que quedó implicado como partícipe secundario, podría seguir tras las rejas si el juez Facundo Maggio, que entiende en la causa, acepta el planteo que realizó la fiscala. Pidió que esté tras las rejas por lo menos dos años o hasta que se inicie el juicio.

Por otra parte, González Montes de Oca fue detenido en septiembre porque le habría arrebatado la cartera a una mujer en Lastenia. La fiscala Adriana Reynoso Cuello, que entendió en esa causa, solicitó primero su detención -planteo que ya fue aceptado- y ahora requirió que se le dicte la prisión preventiva, pedido que aún no fue resuelto.

Con el uniformado tras las rejas, Giannoni pidió por tercera vez que quedara detenido por el crimen del menor. El juez Maggio aceptó el pedido. En su resolución, el magistrado fundamentó que al estar en situación pasiva de la fuerza, es decir sin trabajo, había peligro de que se fugara de la provincia entorpeciendo el desarrollo de la investigación.

Al no haber cambios en la situación laboral del imputado, la fiscala pidió ahora que se le dicte la prisión preventiva por el homicidio y el magistrado deberá resolver el nuevo planteo. Ya había rechazado uno, pero su decisión fue apelada por Giannoni.

Paralelamente, los abogados de Andhes, que representan a la familia de Facundo, iniciaron ante el Ministerio de Seguridad un trámite administrativo para que Díaz Cáceres también quede en situación pasiva, ya que está procesado. Los profesionales fundamentan su planteo con el argumento de que a González Montes de Oca lo separaron por haber cometido un robo, delito mucho menor a un homicidio agravado. Si ello ocurriera, Díaz Cáceres también debería quedar detenido.

Comentarios