El adolescente de 16 años habría sido asesinado por una venganza

Acusaron a dos miembros de la banda de “El Macho Blanco”.

05 Oct 2018 Por Francisco Fernández
2

MAGALLANES AL 1.300. El adolescente estaba con sus hermanos y amigos cuando fue baleado frente a su casa. LA GACETA/ FOTOS DE JORGE OLMOS SGROSSO

Samir Domínguez, de 16 años, fue asesinado de un disparo en la espalda el miércoles por la noche. Se trata del noveno homicidio que se registra en la provincia en siete días. El hecho se registró a las 21. El adolescente estaba en la vereda de su casa de Magallanes al 1.300, a 30 metros de la comisaría 13.

En el lugar estaban varios hermanos de la víctima. Uno de ellos, Said, de 11 años, le contó a LA GACETA cómo fue el ataque. “Vi cuando mataron a mi hermano. Él estaba en la vereda de la casa, junto a un cantero. Estaba por subir a una moto con una chica cuando apareció un auto gris. Desde adentro empezaron a dispararle. Eran cuatro”, contó.

“Entonces mi hermano corrió hacia la casa para esconderse, pero no pudo llegar. Le dieron un tiro en la espalda y otro en la pierna. Cayó al piso como desmayado y ya no se levantó más. También estaban mis hermanas. Nos pudieron matar a todos. Después escaparon”, agregó.

Los familiares del adolescente lo llevaron en un vehículo particular hasta el hospital Ángel C. Padilla. Presentaba una herida de bala en la zona baja de la espalda, del lado derecho.

“Mi sobrino llegó agonizando al hospital y murió antes de que ingresara al quirófano. Estamos al frente de la comisaría 13, y no se movieron. Dijeron que era un problema de drogas y que no era su jurisdicción. Esto es tierra de nadie”, se quejó Ángel Domínguez, tío de la víctima.

El ataque

Las causas del ataque no están del todo claras. Una mujer denunció que, por la tarde, Samir, junto a otro chico, habían baleado el frente de su casa de Granaderos de San Martín al 1.100 y luego escaparon en una moto de baja cilindrada. Los familiares del muchacho fallecido confirmaron esa situación, pero negaron que el adolescente haya disparado. Según explicaron, el crimen tiene que ver con una pelea entre miembros de ambas familias. Una pariente de la víctima habría mantenido una relación con uno de los supuestos homicidas.

De acuerdo a esa versión, cuando ese vínculo terminó, el adolescente comenzó a ser hostigado por estas personas. “Lo verdugueaban y lo trataban mal. Todo comenzó por esa pelea, pero ese no es motivo para venir y matar a mi sobrino, que era un chico”, se lamentó Mónica Santillán, tía del adolescente asesinado.

Santillán contó que las mismas personas que asesinaron a su sobrino, momentos antes pasaron por su casa de avenida Alem al 2.000 y balearon el frente de la vivienda. “Hicieron disparos contra el piso. Después lo vinieron a buscar a Samir y lo mataron a sangre fría”, dijo.

SAMIR DOMÍNGUEZ. Falleció poco después de ingresar al hospital.

Mariel Débora Ruiz, de 27 años, tía de Samir, fue atendida en el mismo nosocomio. Ella estaba en la casa donde se registró el ataque previo al crimen del adolescente. Explicó que cuando comenzaron los disparos, escapó corriendo, tropezó y al caer golpeó su cabeza contra el piso.

“Mi sobrino fue hasta esa casa, pero él no disparó. Fue el otro chico, que no conozco. Samir solamente manejaba la moto”, contó Mónica Santillán, tía del adolescente asesinado.

Ataque filmado

A las 22.40, Denise Mariel Lobo, de 27 años, denunció en la seccional 9° que por la tarde, desconocidos habían disparado contra el frente de su casa, en Granaderos de San Martín al 1.100. Según su testimonio, cerca de las 19.30, estaba en la cocina cuando escuchó “al menos ocho disparos que provenían de la calle”.

Al observar las cámaras de seguridad, explicó, vio a dos personas que se retiraban en una moto de baja cilindrada. De acuerdo a su relato, cuando salió a la calle, unos niños le dijeron que uno de los autores de los disparos era el menor que fue asesinado una hora después.

“Mis hijos estaban en el garaje en ese momento y gracias a Dios no les pasó nada. Desconozco por qué hicieron esto, porque no tengo problemas con nadie”, dijo en su exposición.

La mujer, que no estaba en su casa cuando LA GACETA se presentó allí, habría llamado a unos parientes para avisarles lo que había sucedido, ya que su esposo se encontraba de viaje en Bolivia. Los investigadores creen que sus parientes fueron a buscar a Samir y, cuando lo encontraron, le dispararon sin contemplación.

Los investigadores de la División Homicidios, al mando de los comisarios Jorge Dip y Diego Bernachi, no descartan que se trate de un enfrentamiento vinculado a cuestiones de droga.

Personal de Criminalística y de Laboratorio de la Policía, además del ECIF (Equipo Científico de Investigaciones Fiscales) realizaron las primeras pericias, por pedido de Adriana Gianonni, a cargo de la Fiscalía de Homicidios. Una persona fue demorada y un auto secuestrado con el correr de las horas. Vecinos les habían dicho que los atacantes eran dos y que se movilizan en un auto gris.

Comentarios