¿Qué es y para qué sirve el Banco Central?

Algunas precisiones sobre el organismo que regula cuánta plata circula y qué se hace con ella en un país.

25 Sep 2018
1

BANCO CENTRAL. La entidad monetaria "madre" del país fue fundada en 1935. TÉLAM

La renuncia de Luis Caputo al frente del Banco Central de la República Argentina generó un nuevo cimbronazo institucional al macrismo. Pero, además, trajo a colación una pregunta que muchos ciudadanos se formulan sobre el organismo que decide cuánta plata circula y qué se hace con ella: ¿qué es, cómo funciona y para qué sirve esta entidad?Aquí, una breve síntesis:

¿Qué es el Banco Central?

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) es el organismo independiente que regula el sistema financiero y la política del país. Un Banco Central no es un banco común como los que atienden al público: existen ante todo como instituciones que controlan la política monetaria (cuánta plata se imprime, por ejemplo), a los otros bancos (cuánto deben tener en reservas) y manejan el control de cambios (cuánto guardan de monedas de otros países, o “divisas”). Todos los países tienen un Banco Central (en Estados Unidos es la Reserva Federal, en la Unión Europea es el Banco Central Europeo), con mayor o menor grado de independencia del gobierno de turno.

¿Cuándo se fundó?

Desde 1890 existía la Caja de Conversión, que manejaba la emisión y circulación del Peso Moneda Nacional, la moneda que se usaba en esa época. También se fundó el Banco Nación, que manejaba las reservas de divisas. En 1935, después de las crisis mundiales, el presidente de facto Agustín P. Justo creó el Banco Central, que combinaba las funciones del Banco Nación y de la Caja de Conversión. En 1946 el BCRA fue nacionalizado y su capital se declaró como “patrimonio nacional”. Desde 1940 se ubica en el edificio de San Martín 275, en el microcentro porteño.

¿Cuáles son las funciones del Banco Central?

En su Carta Orgánica, el BCRA establece que sus funciones son: a) Regular el funcionamiento del sistema financiero y aplicar la Ley de Entidades Financieras. b) Regular la cantidad de dinero y las tasas de interés y regular y orientar el crédito. c) Actuar como agente financiero del Estado nacional y depositario y agente del país ante las instituciones monetarias, bancarias y financieras internacionales. d) Concentrar y administrar sus reservas de oro, divisas y otros activos externos. e) Contribuir al buen funcionamiento del mercado de capitale. f) Ejecutar la política cambiaria en un todo de acuerdo con la legislación que sancione el Honorable Congreso de la Nación. g) Regular los sistemas de pago, las cámaras liquidadoras y compensadoras, las remesadoras de fondos y las empresas transportadoras de caudales. h) Proveer a la protección de los derechos de los usuarios de servicios financieros y a la defensa de la competencia.

¿Qué son las reservas?

Las reservas Internacionales son las divisas o activos en moneda extranjera que tiene el Banco Central. Las reservas respaldan los billetes y monedas en circulación: por cada peso argentino hay una cantidad equivalente de monedas de otros países en el Banco Central. Las reservas pueden ser en otras monedas (dólares, euros) y oro. Como indicador económico, señalan la capacidad de cada país de hacer compras en el exterior y de respaldar la moneda local y los depósitos de los bancos privados. En líneas generales, cuantas más reservas de otras monedas tenga el Banco Central, más “fuerte” y confiable será la moneda local.

¿Cómo se consiguen las reservas?

Un Banco Central tiene tres formas principales de conseguir reservas: 1) Ingresos (diferencia entre las exportaciones, ventas al exterior e ingresos por turismo y los gastos que se hacen por importaciones y viajes al exterior). 2) Compensación entre lo que ingresa por préstamos externos y lo que se paga en capital e intereses para cancelarlos. 3) Diferencia entre la plata que ingresa al país (por giros, por ejemplo, dólares que envían los residentes en el exterior a sus familias) y la que sale para ahorrar fuera del sistema o en el exterior (la famosa “fuga de capitales”).

Comentarios