San Martín: dura tarea para el nuevo DT

Si bien el equipo mejoró de la mano de Martos, falta mucho para llegar al mejor nivel

24 Sep 2018 Por Bruno Farano
1

MEJORÓ, PERO NO FUE SUFICIENTE. Adrián Arregui no se guarda nada a la hora de disputar el balón, como sucede en esta acción contra Raúl Bobadilla. San Martín sigue sin ganar en la Superliga. la gaceta / foto de franco vera

La ansiedad nunca es una buena compañera. Mucho menos cuando lo proyectado no sale bien y lo que se necesita es parar la pelota, mirar al frente antes definir qué hacer para dar vuelta la historia. Así, mientras las fechas pasan y el panorama poco a poco se complica más, San Martín parece andar como bola sin manija en la Superliga.

Primero se decía que el equipo iba a necesitar algunos partidos para aclimatarse a la nueva categoría, pero llegó la flojísima puesta en escena en Liniers que derivó en la salida de Rubén Darío Forestello. Pero ni eso generó un golpe de efecto en un equipo que necesita trabajo futbolístico, aunque por lo observado ayer, también psicológico.

El duelo contra Argentinos podría quedar al margen del análisis exhaustivo sobre cómo viene jugando el “Santo” en el arranque del torneo porque Ariel Martos tuvo poco tiempo para generar un cambio de raíz y porque se encontró con un grupo que viene con la cabeza “quemada” debido a los malos resultados. Pero lo más complicado es que el equipo da la sensación de que baja la guardia ante la primera situación adversa.

Un dato intersante

Eso sí, ayer logró mantener el arco en cero por primera vez en lo que va del campeonato y eso no es poco. Ignacio Arce recuperó su mejor nivel y estuvo bien protegido por Martos dio en la tecla y pareció encontrar la pareja de centrales. Lucas Acevedo volvió a ratificar que es el mejor del equipo y Damián Schmidt se transformó en un buen socio.

Quizás otro punto positivo fue el orden que tuvo el equipo ante un Argentinos endeble. Pero las sociedades de mitad de cancha siguen sin aparecer y eso es lo más preocupante. Por eso ayer San Martín intentó los ataques directos por sobre la elaboración de juego. Pero tampoco dio resultado porque el equipo parece peleado con la red contraria.

¿Dónde está la solución?

Otro dato que también genera dudas es que en estas cinco jornadas hubo cambios al por mayor. Salvo Álvaro Fernández, Luciano Pons y “Tino Costa (jugó sólo algunos minutos contra Boca por Copa Argentina), San Martín usó a toda su plantilla y por ahora la solución no aparece.

Párrafo aparte para el horario y la temperatura en que se disputó el duelo de ayer. Puede que el insoportable calor haya influido para que el “Santo” haya bajado dos cambios luego de unos buenos primeros 25 minutos.

Pero tampoco fue ese el único factor de que, una vez más, se haya quedado con las ganas de sumar de a tres.

Si bien San Martín mostró orden y algunos avances con respecto a los partidos anteriores, sigue sin alcanzarle.

El nuevo entrenador (por ahora no hay un nombre certero) deberá trabajar muchísimo para lavarle la cara al un equipo que parece haber ingresado en un peligroso tobogán.

Todavía tiene tiempo, pero debe despertar urgente. El margen se achica y la Superliga no espera.

Comentarios