Gabriel Paradiso: “hoy, la clave para ayudar es buscar soluciones junto a la gente”

La Argentina es líder en solidaridad. Desde 2001, las ONG crecieron y se profesionalizaron. Pero los problemas sociales son más graves.

10 Sep 2018
1

EXPERTO EN LIDERAZGO. “Necesitamos líderes que se embarren en la problemática social”, sostiene Paradiso. foto de magena valentie

En 2001 la crisis multiplicó las organizaciones solidarias en la Argentina. Hoy, 17 años después, las organizaciones no sólo crecieron en cantidad sino que se profesionalizaron, es decir, están más organizadas y tienen voluntarios capacitados, explica Gabriel Paradiso, experto en liderazgo y voluntariado. Pero los frutos no se notan tanto porque “en relación con el 2001 los problemas sociales se han complejizado”, sostiene este consultor de distintas empresas de Latinoamérica. Ya no bastan ni la buena voluntad y a veces ni el conocimiento para ayudar a una comunidad a salir del pozo. “Necesitamos líderes que se embarren en la problemática social porque la clave está en buscar soluciones colectivas, con la misma gente del problema. Ya no se puede aplicar un esquema”, afirma.

Paradiso, experto en sociología de las organizaciones y fundador y CEO de Umana, vino a Tucumán invitado por Solidarios en Red para disertar sobre “Liderazgo y Responsabilidad Social Empresaria”. La que sigue es parte de la conversación con LA GACETA.

- ¿En qué se diferencia el voluntariado de hoy del de la crisis de 2001?

- La cantidad de ONG y fundaciones creció en calidad y en cantidad. Se profesionalizaron, contrataron gerentes rentados y empleados para que hagan la gestión. Antes una ONG salía a buscar voluntarios entre los amigos del barrio. Hoy se publican avisos para tomar gente especializada en asistencia social, responsabilidad social, sociología. Pero la segunda parte (siempre hay un pero) es que los conflictos hoy son mayores y más complejos que en 2001”.

- ¿Qué líderes se necesita hoy?

- “Hoy necesitamos líderes sociales que sepan observar mucho más, diagnosticar y experimentar con la gente para comprender lo que les está pasando. Las soluciones técnicas que se dan en la Universidad ya no alcanzan. El mundo necesita líderes preparados para desafíos adaptativos, que van al lado de los cambios de hábitos de la sociedad, por lo tanto también tiene que cambiar la mirada del líder que va a actuar en esa comunidad. Los líderes ahora deben embarrarse en la problemática social, no ser meros líderes técnicos. Los líderes tienen que caminar la Banda del Río Salí o la Costanera para ayudar a la gente, no se puede hacer las cosas desde un escritorio.

- ¿La forma de abordar el problema también cambio?

- Hoy la clave está en buscar soluciones colectivas, con la misma gente que tiene el problema. Buscar juntos la solución.

- ¿La ONG debe aceptar la ayuda del político?

- En cada invierno se pelean los médicos laboralistas y Recursos Humanos de las empresas con los sindicatos para poner la vacuna contra la gripe, que es gratis. Todos quieren salir en la foto. Tenemos que hacerlo juntos, la empresa y el sindicato tienen que anunciar que juntos van a hacer la campaña. Hay que consensuar cuando está en juego el bienestar de la población, sin poner banderas. Hay que salir del egoísmo y ponerse a trabajar porque cuando el puntero político del barrio ve que lo que se logra en conjunto es mejor que lo que obtiene por separado descubre una nueva forma de trabajar.

- ¿Qué ejercicio de la Responsabilidad Social Empresaria tenemos en la Argentina?

- La RSE es una gestión orientada a mejorar la comunidad y el medio ambiente para las futuras generaciones. Estas acciones repercuten en la toma de conciencia de los empleados, mejora el clima laboral y todo esto le vuelve con creces a la empresa. Acá comenzaron las multinacionales, generalmente estadounidenses, canadienses, francesas, suizas, y le siguieron las nacionales. Pero tenemos que hacer un mayor trabajo de concientización.

El 90% en la Argentina son Pymes y sólo entre 5 y 10% son multinacionales, entonces hay que empezar con la pequeña y mediana empresas. Tanto los municipios como las provincias deberían alentar y premiar a las empresas que hacen RSE. Porque primero vamos a mejorar una comunidad y después a toda la provincia. Yo siempre digo que cambios sociales se planifican de arriba para abajo, pero se hacen de abajo para arriba. Todos tenemos que trabajar individualmente si no queremos otro 2001. Los argentinos no nos merecemos eso.

Comentarios