Albín trabaja con la idea de serle útil al equipo

19 Ago 2018
1

PAUSA. Albín, junto al kinesiólogo Abdulhamid, en un parate de un entrenamiento. la gaceta / foto de Antonio Ferroni (archivo)

Llegó casi de la mano con Darío Forestello, allá en el comienzo de este 2018. Por nombre y trayectoria, Emiliano Albín aparecía como una solución para un puesto en el que San Martín venía sufriendo desde hacía varias temporadas.

Pero, con altas y bajas en su rendimiento, le costó demasiado adueñarse de un lugar en el equipo. “Nunca pude alcanzar mi mejor nivel. No había hecho la pretemporada y, para colmo, justo cuando estaba alcanzando ritmo de competencia me lesioné. Luego, cuando logré reaparecer, la lesión volvió y todo se me hizo muy difícil”, le cuenta el lateral, mucho más relajado y renovado, a LG Deportiva, en la previa de un debut que en La Ciudadela se vive como un volver a vivir.

“Estamos en el lugar en el que queríamos”, firma Emiliano con una sonrisa ancha y un brillo en sus ojos que hacen ver que esa frase le sale desde lo más profundo de su ser.

Forestello confió en sus condiciones y lo invitó a sumarse a un barco que, por ese entonces, no navegaba aguas tranquilas. “Llegué con el objetivo de ayudar a un club que tenía muy claro que quería volver a Primera División. Bien o mal, y a pesar de las lesiones, siempre di lo mejor. Por eso, este presente me da una alegría inmensa”, revela.

Esos meses en los que el equipo iba en ascenso y él luchaba para tratar de estar lo mejor posible físicamente quedaron atrás. Con el objetivo concretado, la pretemporada que fue clave. “La necesitaba. Hace mucho que no realizaba una pretemporada y eso quizás no me dejaba estar como quería. Hoy me siento muy bien, con ganas de arrancar el torneo. La ansiedad es muy grande”, ríe con ganas el lateral surgido de Peñarol y que defendió la camiseta “celeste” de la selección uruguaya.

El regreso de San Martín al fútbol grande es también una vuelta al ruedo para él. Jugó ese torneo con Boca y ahora espera aportarle mucho al “Santo”. Por eso festeja haber recuperado su mejor versión desde lo físico. “Acá te enfrentás con otro tipo de jugadores; más rápidos, con más calidad. Por lo que hay que estar bien preparado. Nosotros lo estamos. Hicimos un gran trabajo y lo demostramos durante la pretemporada. Ganamos los clásicos y el partido por Copa Argentina, siempre ante rivales de Primera”, afirma, antes de aclarar que lo primordial es arrancar con el pie derecho. “Tenemos que comenzar ganando en nuestra cancha. Acá nos tenemos que hacer fuertes. Ese fue un punto importantísimo el semestre anterior y ahora debemos apuntar a que eso vuelva a suceder. Así, será mucho más fácil acercarnos al objetivo de mantener la categoría”.

Unión, un equipo con varios años en la elite, aparece como un escollo importante. Albín no minimiza al “Tatengue”, pero prefiere mirar puertas adentro. “Es un equipo fuerte y que ataca muy bien. Pero tenemos que centrarnos en nuestro juego. En Tucumán tenemos que hacer valer a nuestros jugadores de buen pie e ir a buscar los partidos”, concluye el defensor que busca revancha y consolidarse en San Martín, claro.

Comentarios