Alberto Lebbos: “estamos esperando que estas personas digan la verdad”

El padre de Paulina confía en que habrá un arrepentido.

17 Ago 2018

Alberto Lebbos no ha perdido la esperanza, a pesar del paso de los 12 años. Hoy, en pleno juicio oral por el crimen de su hija Paulina y el encubrimiento del hecho, espera que algún imputado o testigo “confiese y diga a quién se protege”, como principal autor del homicidio de la joven, en febrero de 2006.

“Estamos esperando que estas personas digan la verdad, ahora que observamos un proceso de arrepentidos. Siempre es un buen momento para cambiar de actitud. Ante las evidencias, ya es momento de decir la verdad y evitar que las propias familias padezcan este proceso”, dijo Lebbos, comparando uno de los juicios más importantes de los últimos tiempos en la provincia con la causa de los “cuadernos de la coima”. “El daño que nos han hecho es irreparable. A Paulina no la recuperaremos, pero están haciendo daño a sus parientes. Tienen la oportunidad de reivindicarse y decir la verdad”, agregó.

Lebbos remarcó que los declarantes que vendrán, previstos para las próximas audiencias, “serán mucho más esclarecedores, respecto de las maniobras que se han hecho para encubrir el crimen”.

“Ha quedado demostrado hasta esta etapa de las audiencias, según los testimonios de expertos en pericias, especialmente de (la bioquímica Sara Cristina) Daives, cómo se han destruido pruebas que existían y que podían ser sometidas a comparaciones genéticas, como los cabellos que se habían encontrado en el cuerpo de Paulina y no fueron comparados al ser destruidos”, expresó.

Lebbos hizo hincapié en que “la custodia de los elementos había quedado a cargo de la doctora (Lilia) Moyano, que dependía del ex jefe de la Policía, Hugo Sánchez. Eso ha sido concluyente, no hay lugar a dudas”. “También han sido importantes los testimonios de los integrantes del Gabinete Psicosocial de la Justicia, con relación a que todos los imputados han sido conscientes de sus actos. Que podían diferenciar entre lo que estaba bien y mal”, manifestó.

Gustavo Carlino, defensor del ex subjefe de la Policía, Nicolás Barrera, consideró que las declaraciones de los distintos médicos, como Rita Isabel Luna Urrejola, quien participó de la primera autopsia sobre el cuerpo de la víctima, y Ramón Tolosa, profesional de parte, han demostrado que la querella “se equivoca, al plantear la hipótesis de que se rompió la ‘cadena de custodia” del traslado de los restos de la joven”.

“No existe una cadena de custodia en el traslado del cadáver. Sobre esto pregunté y repregunté”, enfatizó el letrado. Carlino, sin embargo, reconoció que no se había establecido un protocolo.

“En la actualidad se está estableciendo un protocolo de actuación, luego del crimen de Ángeles Rawson (en Buenos Aires). Cada persona que intervenía en el procedimiento era la encargada de preservar el lugar del hallazgo y el cuerpo (de Paulina). No había un protocolo que determine un coordinador”, enfatizó.

El juicio se reanudará el martes 21 y está previsto que se presente el actual jefe de Policía, José Eduardo Díaz, entre otros testigos.

Comentarios