"Morales no tuvo nada que ver: Marti Coll se la buscó"

Conde, abogado de la pareja del gobernador de Jujuy, dijo que el letrado tucumano está en problemas porque se quedó con cosas ajenas “La Justicia penal de Jujuy siempre ha sido independiente”, aseguró el profesional que habló por Tulia Snopek

11 Ago 2018
1

UN ACTO DE AYER. El gobernador Gerardo Morales y su pareja Tulia Snopek compartieron estrado con Pablo Avelluto, ministro de Cultura de la Nación. twitter @MoralesGerardo1

Lejos de ser víctima del gobernador jujeño Gerardo Morales (UCR-Cambiemos), Carlos Marti Coll es víctima de sí mismo, según Luis Conde, abogado penalista de Tulia Snopek. “En realidad, no es ninguna víctima: estamos ante una persona cuyo modus operandi es quedarse con las cosas que no le pertenecen, ya sea de su esposa o de sus parientes. Morales no tuvo nada que ver: Marti Coll se la buscó”, dijo el profesional que habló en nombre de la escribana Snopek, pareja del gobernador Morales y ex pareja de Marti Coll. Pese a que defendió la actuación del Poder Judicial de Jujuy respecto de la denuncia penal de la futura primera dama, el abogado consideró que Marti Coll no iba a perder su libertad porque ya había entregado el objeto reclamado.

En una conversación telefónica con LA GACETA, Conde manifestó que el juez Isidoro Cruz dictó una orden de detención contra Marti Coll, que está prófugo desde el 13 de julio, porque este cayó en rebeldía por el “mal asesoramiento” de Guillermo Snopek (h). Ese senador justicialista es cuñado del abogado tucumano y lo defiende en la causa penal iniciada por su hermana, la escribana y titular de un registro automotor, para obtener la restitución de una camioneta Audi Q3. En una entrevista publicada en la edición de ayer, Marti Coll había sostenido que todavía sigue casado con la futura primera dama porque no quedó firme la sentencia de uno de los tres juicios de divorcio existentes y que lo persiguen con una causa penal para que arregle los conflictos civiles. El miércoles en la sesión del Senado, Snopek (h) había hablado sobre el uso del Poder Judicial de su provincia para fines políticos y particulares; afirmado que Morales lo amenazaba “por meterse con su mujer” y mencionado el caso del “ciudadano tucumano”.

Más allá de un tuit crítico contra Snopek (h), al que llamó “Gran Cuñado”, el mandatario de Jujuy prefirió no hacer comentarios sobre las acusaciones que recibió: su secretaria de Comunicación, Cecilia Salto, solicitó ayer que las consultas fuesen formuladas a Conde y a Nivea del Valle Adera, abogados de la escribana (se informa por separado). Marti Coll relató una trama compleja de procesos judiciales y de hechos, que incluyó el nombramiento de Tulia Snopek como síndica de una empresa pública controlada por Morales para la extracción de litio (Jujuy Energía y Minería, Sociedad del Estado) y la realización de gestiones en la Nación para obtener un registro del automotor en Tucumán. Pero el abogado Conde se concentró en la causa penal que generó allanamientos en la vivienda de Marti Coll y derivó en la emisión de la orden de detención en su contra por parte de Cruz, el mismo juez al que la dirigente kirchnerista Milagro Sala acusó de recibir subsidios del Gobierno de Morales. Al respecto, Conde aseguró: “la Justicia penal de Jujuy siempre ha sido independiente”.

El abogado manifestó que el imputado Marti Coll se quedó con una camioneta que Tulia Snopek compró en 2013 (ambos se casaron en noviembre de 2015); que no quiso devolverla cuando fue intimado por carta documento y que se limitó a sostener que el vehículo pertenecía a una empresa de su familia, en la que él se desempeña como vicepresidente. “Para el vulgo o la gente común, se robó el auto de su esposa. Para la ley, hizo una retención indebida del vehículo. En realidad, se agotó la vía civil y comenzó la penal”, explicó. Conde agregó que las pruebas de que su clienta es la propietaria del rodado son irrefutables: “por ello, el fiscal (Aldo) Lozano pidió en el acto la privación de la libertad de Marti Coll, como sucede en cualquier causa similar”.

El profesional recordó que el primer juez del caso, Gastón Mercau, consideró improcedente la petición de Lozano y que dio participación a Snopek (h) pese a que este no había formalizado su designación como defensor de Marti Coll. “Luego, ante una presentación mía, Mercau se inhibió. El proceso pasó al juez (Jorge) Zurueta, que se excusó diciendo que tiene una gran amistad con el senador Snopek (h). A todo esto, el vehículo seguía en poder de Marti Coll y ya habían pasado casi dos meses desde el ingreso de la denuncia”, describió Conde. El expediente llegó así a las manos del juez Cruz: “este se encontró extraoficialmente con la hermana y la madre de Marti Coll, que prometieron la entrega del vehículo y le pidieron que no detuviese al imputado. Para mi gusto benévolamente, el juez les dio otra oportunidad de devolver el automóvil. Como ello no sucedió, después de dos meses de dilaciones y de ‘esquives’ jurídicos, el juez sacó la orden de detención”.

-Marti Coll dice que querían que pasara las vacaciones de invierno guardado y que en la cárcel se quebrara...

-Si Marti Coll devolvía a tiempo el auto, nada de esto hubiese ocurrido. Por eso empezó la cuestión penal. Cuando dice que está prófugo por una persecución falta totalmente a la verdad. Él fue intimado y, ante su reticencia, hubo que hacer la denuncia penal. Mi apreciación es que, como se trata de la señora del gobernador de Jujuy, hicieron una suerte de extorsión. Es decir que si el divorcio no resultaba conveniente, iban a salir en los medios, que es lo que está sucediendo. Al parecer, para la gente común, Marti Coll es una víctima. Me gustaría dejar muy en claro que, además de provenir de una familia muy conocida, también es bastante conocido por su trayectoria en sede judicial. Acumula varias causas con la madre de uno de sus hijos por incumplimiento de deberes alimentarios y violencia psicológica. Por otro lado litiga contra los tíos y primos. No hubo una cacería para traerlo preso, si no que se lo estuvo notificando. Todo esto se armó fue porque no se ajustó a derecho, porque él podría haberse presentado y, por la pena, correspondía que conservara la libertad durante el proceso.

-La primera denuncia penal fue interpuesta por Marti Coll en la Justicia Federal de Tucumán. Allí dijo que era amenazado, vigilado y extorsionado, incluso por parte de la Gendarmería.

-Marti Coll denunció que la señora (Snopek) procedió a comprarle un teléfono en Nueva York. Ella era su esposa y activó el teléfono. Tuvo acceso al contenido del equipo como cualquier persona, no es que puso cámaras ocultas. Bajo ningún punto de vista había una cuestión delictiva entre los cónyuges. El fiscal (Pablo Camuña) tiene la obligación de investigar, pero, hasta donde yo sé, la denuncia fue desestimada por el juez federal (Fernando Luis Poviña). Aquí se quiere hacer creer que Morales persigue a Marti Coll, pero el gobernador jamás incidió en el proceso. Marti Coll activó alegremente la Justicia, sin pensar en el desgaste que ocasionaba. Estamos en presencia de maniobras maliciosas.

-¿Es común en Jujuy que el mismo día que ingresa una denuncia penal salga un pedido de arresto, como sucedió respecto de la de Tulia Snopek?

-Sí, si el fiscal advierte la comisión de un hecho delictivo. Si Marti Coll se presentaba, probablemente sólo lo hubiesen arrestado por 24 horas, que es lo que lleva el trámite de identificación y de verificación del prontuario. El fiscal suele imputar y trabajar sin detenidos o con detenidos, según cómo se plantee el caso. En este había toda la prueba: más que la gravedad, estaban todos los argumentos jurídicos: se le mandó carta documento y se le dio la posibilidad de restitución. ¿Dónde está la gravedad? En el riesgo que corre el bien: léase, si Marti Coll tiraba el auto en el dique El Cadillal, ¿quién respondía?

-El abogado tucumano sostiene que el artículo 185 del Código Penal exime a los cónyuges de responsabilidad criminal por los hurtos que se causaren y que, por ello, la escribana no podía denunciar la retención indebida del auto.

-Ese artículo resguarda la comunidad de bienes de la familia, que son de uso común. El auto era de ella: entra en la comunidad de bienes en 2015 (cuando se casa con Marti Coll), pero no era ganancial. La señora, por razones afectivas, lógicamente va a proceder a compartir el auto. Pero el delito existió, lo que no podía haber era una pena. Por eso digo que Marti Coll estuvo mal asesorado. Insisto: delito hay, lo que no podía haber era pena. Sólo desaparece la punibilidad por la existencia de una sociedad de afecto.

-Marti Coll dice que se vio obligado a acudir a Snopek (h) porque su primer abogado, Gustavo Ruggeri, fue trasladado a La Quiaca por la Policía, que responde a Morales.

-Eso es totalmente falso porque Ruggeri en ningún momento hizo ninguna presentación en la causa penal. El único que se presentó, pero verbalmente, fue siempre Snopek (h). Desconozco si Ruggeri actuó en el juicio civil.

-Marti Coll afirma que entregó el vehículo en depósito judicial y enseguida se lo devolvieron a Tulia Snopek.

-Snopek (h) y Marti Coll resolvieron entregar el auto en el juzgado, cosa que no correspondía. No quiere decir que el juez haya cometido un hecho ilícito al recibirlo. Mientras lo tuvo, fue depositario judicial, pero el bien debió haber sido dejado en manos del fiscal. Igual se lo hubiesen devuelto a la señora. Yo se lo pedí al fiscal, que me lo dio en forma provisoria. El auto fue presentado un jueves a la tarde y el viernes a la tarde me lo dieron. La celeridad obedece a que el bien estaba corriendo serios riesgos. El gobernador no hizo nada para que lo entregaran.

-¿Por qué fue citada la madre del imputado prófugo, Victoria Hill Terán?

-A la madre se la cita porque Snopek (h) la involucró en una audiencia (con Cruz). Ella se apersonó en el Juzgado. Deduzco que querían que vaya a explicar por qué no se presentó Marti Coll.

-¿Qué debería hacer el imputado para salir de esta situación?

-El señor Marti Coll debería buscar un penalista porque, por no hacerlo, le pasó lo que le pasó. Tiene que traer el título de propiedad y el duplicado de la llave, y se va a su casa. Para mí no debe quedar detenido porque ya entregó el auto.

En Esta Nota

Gerardo Morales Jujuy
Comentarios