Se inauguró el Patio de Gradas en el botánico de Horco Molle

Se generó un espacio transversal que se empleará para actividades culturales, educativas y recreativas.

06 Ago 2018
1

INFRAESTRUCTURA. Una de las caminerías que lleva al Patio de Gradas.

Infraestructura. Esa es la palabra que sintetiza la transformación del Jardín Botánico de Horco Molle. Lo que empezó como un lugar donde la vegetación reventaba insidiosa por todas partes, pero no había espacios de disfrute, hoy está más cerca de convertirse, también, en un recodo donde quedarse a tomar unos mates o a oír un concierto. Ayer, el Jardín inauguró su Patio de Gradas.

“Será un espacio transversal para el desarrollo de actividades culturales, recreativas, educativas y científicas”, dice Pablo Quiroga, coordinador general de la Reserva Experimental de Horco Molle, donde se halla inmerso el jardín. El patio de gradas puede albergar 120 personas sentadas, y se encuentra precedido por un escenario. Además de ese espacio, inauguraron una terraza para la observación de aves.

Centro de conservación

El Jardín Botánico se desarrolla en unas 80 de las 200 hectáreas que conforman la Reserva. Se trata de uno de los más grandes del país, y el objetivo es que funcione como un centro de conservación, investigación y educación ambiental.

De la inauguración participaron autoridades de la Facultad de Ciencias Naturales y del Instituto Miguel Lillo de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), de quien depende la Reserva, y de la Municipalidad de Yerba Buena, que aportó fondos. El diseño paisajístico estuvo a cargo del Observatorio del Paisaje de la UNT.

En Esta Nota

Horco Molle
Comentarios