Laterales malditos: las malas noticias se repiten año tras año en San Martín

Diarte se rompió los ligamentos de su rodilla derecha y extendió una “malaria” que comenzó en el Federal A.

24 Jul 2018 Por Bruno Farano
1

UNA DESGRACIA. Lucas Diarte siempre había mostrado su deseo de jugar en San Martín. La lesión que sufrió ayer postergará por un tiempo cumplir ese objetivo. la gaceta / foto de franco vera

Parece cosa de brujos y, aunque en La Ciudadela prefieran mirar hacia otro lado, las estadísticas marcan que los laterales se transformaron en un dolor de cabeza de un tiempo a esta parte.

Sí, parece un puesto maldito; donde la desgracia aparece siempre en el camino para llevarle problemas al entrenador de turno, en este caso Darío Forestello.

Durante las últimas cuatro temporadas San Martín sufrió pérdidas imprevistas en esas posiciones. Todo arrancó en Federal A en el que el “Santo” hizo pata ancha para ganarse un lugar en la segunda categoría de nuestro fútbol. Por ese entonces, Sebastián Pena había decidido que Ángel Viotti debía ser el lateral por derecha. Pero el joven tuvo algunos problemas físicos que lo dejaron al margen del camino en plena competencia; y “Tomatito” debió buscar la solución puertas adentro.

En la siguiente temporada, ya en la B Nacional y con Diego Cagna como capitán del barco, Alejandro López llegó para reforzar el carril izquierdo de la defensa. Pero apenas si pudo debutar. Un par de partidos como titular fue lo único que mostró el bonaerense de Lincoln, quien tuvo un problema disciplinario y partió raudamente, dejando un nuevo problema en su posición.

Pero la mala suerte no terminó allí. En la pasada temporada, mientras en Bolívar y Pellegrini se cocinaba a fuego lento el plantel que terminó logrando el ascenso a Primera, la dirigencia abrochó la llegada de Ivo Chaves, un futbolista que parecía destinado a ganarse un lugar en el corazón de los hinchas “santos”. Pero, una vez más, el maleficio dijo presente. Chaves sufrió una extraña enfermedad, ni siquiera pudo debutar oficialmente y dejó el club (y el fútbol) en diciembre pasado.

Y para completar la malaria, ayer San Martín volvió a perder a un lateral. Esta vez fue Lucas Diarte quien pagó las culpas de un puesto que parece signado por la tragedia.

La primera práctica semanal corría sin problemas y la mente de todos en el complejo “Natalio Mirkin”, apuntaba a llegar de la mejor manera al duelo del jueves contra Patronato por Copa Argentina. Pero una jugada aislada terminó desencadenando la peor noticia de la pretemporada.

Diarte fue a buscar una pelota pero su rodilla derecha dijo basta. “Iba corriendo, se me trabó la pierna y escuché un ruido fuerte. Ahí nomás me di cuenta de lo que me había pasado”, le contó el lateral a LG Deportiva, algunas horas después de ese triste episodio.

A pesar que los médicos habían ordenado una resonancia para determinar el grado de la lesión, Diarte supo lo que tenía desde el mismo momento en que sintió ese estallido terrorífico. “Por las experiencias de compañeros que padecieron esta lesión, ni bien se me trabó la rodilla supe que había sufrido una lesión seria”, explicó ya con diagnóstico confirmado: ruptura del ligamento cruzado anterior y del menisco interno de la rodilla derecha.

Otra vez la maldición apareció en escena para cortarle el sueño a ese “hincha” que había llegado a La Ciudadela con ganas de consagrarse. Diarte, fanático confeso de San Martín, deberá esperar para poder hacer realidad su objetivo de jugar oficialmente con la camiseta “santa”. “Son cosas a las que estamos expuestos todos los futbolistas. No queda otra que mirar para adelante y comenzar a trabajar en el regreso”, sentenció resignado.

En las próximas horas, el lateral será operado (resta saber si será en la provincia o en Buenos Aires) y a partir de ahí comenzará a trabajar en la recuperación que le llevará por lo menos seis meses. La idea del defensor es llegar en óptimas condiciones para la segunda parte de la Superliga, y así matar dos pájaros de un tiro: debutar con la camiseta de su club y cortar en seco con el maleficio de los laterales.

RINCÓN "SANTO"

Finalmente Serrano no jugará en San Martín

Fue el último refuerzo en llegar y así como apareció en escena desapareció de manera sorpresiva. Ayer en La Ciudadela informaron que el volante que llegaba desde Godoy Cruz no será parte del plantel que disputará la Superliga. Según explicaron, hubo un problema en las condiciones del contrato que hicieron que el volante diera marcha atrás en su decisión de jugar en San Martín.

Forestello empieza a definir a los titulares

Hoy a las 9.30, en la actividad que se realizará en el complejo “Natalio Mirkin”, el técnico Rubén Darío Forestello terminará de darle forma al equipo que el jueves, a las 21.10, en el estadio de Deportivo Morón, enfrentará a Patronato, por los 32avos de la Copa Argentina. Para afrontar ese compromiso, los designados por “Yagui” se embarcarán mañana por la tarde en un vuelo que los depositará en Buenos Aires.

Pumpido tiene cuatro dudas para el duelo del jueves

Patronato se arma luego de la enorme sangría en el plantel que disputó la pasada temporada de la Superliga. El “Patrón” perdió a su goleador Sebastián Ribas y a su socio, Adrián Balboa, entre otras bajas. Por eso, Juan Pablo Pumpido trabajó para rearmar la estructura de un equipo que intentará dar el golpe en Copa Argentina y asegurar su lugar en 16avos de final.

El entrenador trabaja en el equipo para enfrentar al “Santo” y, si bien desde hace algunas semanas viene trabajando en darle forma al “11”, tiene cuatro dudas en puestos clave: Lucas Ceballos o Lautaro Geminiani, en el lateral derecho de la defensa; Walter Andrade o Matías Escudero, como primer marcador central; Damián Lemos o Abel Peralta, en el centro del campo y Matías Garrido o Gabriel Carabajal, por izquierda. Hoy Pumpido develará esos misterios.

Comentarios