Frida y Diego: una pasión real que supera la ficción

Pacto en el que la lealtad no es lo mismo que la fidelidad. Ballet de vanguardia con Maximiliano Guerra, Patricia Baca Urquiza y Magalí Baratini

21 Jul 2018
1

PREGUNTAS DE LA OBRA. Si el amor justifica todo y cuáles son los límites para la transgresión impulsan la propuesta de danza teatro “Fenómena Frida”.

Pasión, amor, desamor, dolor, felicidad. A estas y otras palabras está asociada Frida Kahlo, convertida en la actualidad en un ícono comercial, en una imagen obligada del merchandising. La artista pasó en las últimas décadas de estar relegada simplemente como la mujer de Diego Rivera a ser reconocida como una gran artista. Pero “Fenómena Frida”, la propuesta de ballet que subirá a escena en el teatro Mercedes Sosa, trata de la persona y de su relación tempestuosa con el pintor.

“Hoy es una imagen que se vende mucho, pero era tan sufrida como feliz”, asegura Maximiliano Guerra en una entrevista con LA GACETA. A pocos metros se encuentra Patricia Baca Urquiza, su esposa en la vida real, quien no tiene duda que la relación que mantuvo Kahlo con León Trotsky en Coyoacán “es una venganza” contra Rivera. Ambos protagonizan la obra de Marlen Puello en la que también trabaja Magalí Baratini (como la hermana de Frida) y un elenco de 12 bailarines.

La pregunta que abre la puesta en escena es: si somos capaces de transgredir, ¿cuál es el límite? Maximiliano y Patricia admiten que tienen cosas en común con los personajes que interpretan. “Somos artistas y muy teatrales. Somos igualmente emblemáticos (dice Guerra, entre risas de ambos). Se codeaban con la gran élite y con lo popular. Él le pedía consejos para tomar decisiones y ella dependía de él por sus dolencias pero también desde lo artístico. Después se independizó… Él le enseña a caminar y después la deja andar”. El bailarín recuerda que su mujer baila hace 16 años junto a él y lo hace por su propio talento, mientras que Baca Urquiza resalta que tratan con personajes reales que superan la ficción.

- ¿Cómo es la puesta que presentan?

- (Maximiliano Guerra-MG) Está ideada y dirigida por Puello, una gran creadora cubana que diseñó un ballet con una mirada muy vanguardista, una obra de teatro bailada. Es la vida personal de Frida, no de la artista, una parte de la que no se habla tanto. Hoy su imagen se vende en una taza. Ella sufría mucho pero era muy feliz con Rivera, no podían estar el uno sin el otro. Cuando se unen, él promete lealtad pero no fidelidad, lo que es un punto muy interesante. Pasan los años y a ella le duele mucho su infidelidad, pero formaba parte del acuerdo; Rivera se acostaba con todas sus modelos. En un punto Frida está buscando un modo de quebrar esa relación y despegar. El límite fue la hermana, con lo que rompe el pacto de lealtad y se va creando un clima único, muy particular, muy estético.

- (Patricia Baca Urquiza-PBU) Estrenamos la obra en septiembre del año pasado, pero sigo leyendo y preparando a esa mujer con sus máscaras y sus marcas, todavía tengo que aprender. Ella tiene su cuerpo mutilado, con cicatrices y muchos dolores del cuerpo y del corazón. Cuando podía, buscaba momentos para pasarla bien. Pero su relación con Trotsky fue una venganza. Ocurrió luego de que Rivera se acostó con su hermana; ella estaba muy enojada y se plantó. Parecía frágil, pero en el fondo creo que era muy fuerte. El artista tiene esa cosa… Ser del mismo palo a veces genera pactos raros, no son principios y valores que se elegirían. Por supuesto, no voy a generalizar, aunque yo no tengo esos pactos. Había mucho amor entre ellos, pero a veces el amor no basta, hay que tener en cuenta el dolor. ¿Cuál es el límite de una pareja para decir sí o no? ¿El amor justifica todo o no justifica? Diego la amó mucho, pero también la dañó bastante. Después de tantas operaciones que soportó durante su vida, lo último fue la gangrena por la que le tuvieron que amputar una pierna….

- Ella es un símbolo feminista…

- (MG) Es una imagen femenina fuerte, pero no sé si es feminista. Creo que se la toma como feminista a pesar de ella; insisto en utilizar la palabra femenina.

- (PBU) Comencemos por aclarar que la igualdad de género tiene que estar siempre. Ella era muy fuerte, traviesa, pícara. Hombre y mujer no deben competir, están en la misma altura. No creo que sea feminista, pero sí hacía respetar la igualdad de género, porque la buscaba precisamente. Esta es una historia muy especial, de encuentros y desencuentros, de mucho conflicto.

- ¿Cómo es la coreografía?

- (MG) Es danza teatro, un espectáculo de vanguardia. Hay mezcla con danza contemporánea y clásica, sin palabras. Todo es movimiento y mucha piel.

- (PBU) Hay baile clásico, contemporáneo, flamenco y movimientos compuestos de diferentes géneros. Mucho teatro pero sin voces; la escenografía es fundamental, al igual que la iluminación. Van a ver las famosas catrinas, la revolución. Todo esto no es para consumir: nosotros llevamos a nuestras hijas a ver espectáculos que las hagan pensar y crecer. Representamos a gente de carne y hueso, son personajes reales, que a veces superan la ficción.

ÚNICA FUNCIÓN

• A las 22, en el teatro Mercedes Sosa (San Martín 479.

En Esta Nota

Maximiliano Guerra
Comentarios