El drama de Dorila: "ayudarla a construir donde está sería un delito"

Dorila no quiere ceder, pero el delegado comunal de El Manantial no está dispuesto a pasar por encima de la ley.

20 Jul 2018

La problemática de Dorila Josefa Gómez derivó en una polémica ante el rechazo de la mujer a la casilla que le ofrece la comuna de El Manantial.

"La casilla que me dieron no tiene hecha la base y no está amoblada", afirmó Dorila en una visita que hizo a LA GACETA acompañada por dos vecinos. Insistió en que le pongan esa casilla en el terreno donde ahora está asentada. Pero el delegado comunal, Juan Carlos Bernard, fue categórico: "Sería una locura aceptar algo así, ayudarla a construir (en ese terreno) sería un delito".

La historia de Dorila -de 32 años- había conmovido a los tucumanos dada la situación de extrema pobreza en la que vive junto tres de sus hijos. La familia habita, desde hace un año y medio, en una carpa que ella misma hizo con desechos de piletas de lona, plásticos, cartones y maderas. Sin embargo, hoy, que tiene la posibilidad de cambiar esa realidad, algo la frena para tomar la decisión de aceptar.

En su diálogo con LA GACETA, Dorila afirmó que el barrio en el que instalaron la casilla que le ofrece la comuna (Portal II) es muy peligroso. "Ahí venden drogas y yo no quiero que mis hijos se críen en ese ambiente", sentenció. Agregó que donde habita ahora los vecinos son más amigables, la ayudan en todo lo que necesita y que por eso prefiere quedarse allí.

“Hay muchas Dorila en la provincia”

También denunció: "Me llamaron (de parte de la comuna) para amenazarme y me dijeron que si no aceptaba la casilla, me iban a quitar a mis hijos". El obstáculo para que Dorila se quede donde está radica en que ese barrio, que ocupa unas cinco hectáreas en la zona de Gobernador del Campo, Santiago del Estero y avenida Roca, es un asentamiento que ocupa un terreno privado, y actualmente se está tramitando el juicio por desalojo.

Dura réplica

"Una imagen vale más que mil palabras, eso es lo que tengo para decir", comenzó su réplica el delegado comunal, y agregó: "aquí están las fotos de la casilla terminada y amoblada: dos habitaciones y un comedor; la amoblamos con cuatro camas individuales, mesa y sillas”.

El funcionario negó todas las acusaciones de la mujer, incluida la presunta amenaza. Resaltó que la comuna solucionó en tiempo récord el problema que se planteó, pero que no va a permitir que se construya sobre un terreno privado.

“Por más necesidad que haya -que entiendo y me duele- no puedo aceptar que una persona tome un terreno de otra”, enfatizó. Luego dejó entrever que si Dorila no acepta la casilla, quedará disponible para otra persona que la necesite.

“Quiero decir que es mentira que (Dorila) no tiene casa; la tiene, pero por un problema familiar se fue de ahí. Es mentira que tiene tres hijos, tiene seis. Hay que ver qué valor tiene la palabra de esta persona que está ensuciando a mucha gente que la está ayudando”, expresó Bernard.

Dorila tendrá casa propia, leche para su hija y ayuda del Estado

Advirtió que si se entera que hay dirigentes que están permitiendo construir, habitar y usurpar un terreno que es privado, iniciará las demandas correspondientes. “Es ridículo ponerse a pensar quién dice la verdad y quién no. Las imágenes lo dicen todo. No le crean a ella ni me crean a mí, sólo miren lo que hemos hecho”, finalizó.

Plan social o comida. El número de WhatsApp de LA GACETA Play se colmó en las últimas horas de decenas de mensajes con pedidos de ayuda social. El disparador fue el informe en Panorama Tucumano, el programa de TV de este diario, sobre la pobreza en la provincia a partir del caso de Dorila Gómez, la mujer de El Manantial que vive en una carpa con tres de sus hijos.

En el estudio, los periodistas Carolina Servetto y Federico van Mameren dialogaron con el ministro de Desarrollo Social de la provincia, Gabriel Yedlin, y el Secretario de Atención de Urgencias Sociales de la Municipalidad capitalina, Federico Masso. Mientras se desarrollaba la entrevista comenzó el aluvión.

También hubo mensajes de ciudadanos que dieron cuenta de situaciones de extrema vulnerabilidad de diversas familias y de asentamientos en el Gran San Miguel de Tucumán y del interior provincial.

Comentarios