Pidieron justicia en la plaza a 24 años del atentado a la AMIA

El rabino Nussbaum reiteró el reclamo para que “se esclarezca definitivamente” el caso. Manzur anheló que los autores “estén presos”. Referentes religiosos y políticos conmemoraron a las 85 víctimas mortales del terrible ataque.

19 Jul 2018
1

RECLAMO CONJUNTO. El rabino Nussbaum da un sentido discurso. Detrás, dirigentes políticos y referentes religiosos. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

El terrible atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) cumplió ayer 24 años de impunidad. En una emotiva ceremonia, referentes religiosos y políticos conmemoraron a las 85 víctimas mortales y los más de 300 heridos que generó el ataque terrorista en la sede de la mutual judía, situada en Ciudad de Buenos Aires. Los sentidos discursos coincidieron en reiterar el reclamo de justicia y el pedido para que los autores sean juzgados y condenados.

“Tenemos que reconocer que esta tragedia merece una elevación en la condición y status del tratamiento. Por eso deseamos que se esclarezca definitivamente la situación”, expresó el rabino Salomón Nussbaum. Además, en diálogo con Canal 8, marcó que como actores civiles asumieron la “responsabilidad de testimoniar y de estar activos” para rememorar el atentado. “La Justicia tiene (también) su responsabilidad y su protagonismo”, planteó Nussbaum. Y añadió: “la sociedad tiene claras sus sensaciones, y sabe qué sucedió aquí; queda poco por decir, está todo dicho en estos 24 años, con semejante realidad”.

Simón Litvak, presidente de la Kehilá de Tucumán, manifestó el reclamo para que se dilucide el ataque terrorista. “No son muertos los que están en las frías tumbas de los cementerio, son muertos los que están olvidados y nosotros tenemos una obligación moral y justa de no abandonar esto y no olvidar el recuerdo”, afirmó.

La ceremonia, como viene sucediendo en los últimos años, se llevó a cabo junto a la estatua de la Libertad de la plaza Independencia. Además del presidente de la DAIA-Tucumán, Fabián Neiman, participaron dirigentes políticos, como el gobernador Juan Manzur, el diputado nacional Pablo Yedlin y la ministra de Salud, Rossana Chahla. “Vengo a sumarme a este pedido de justicia para que la gente que planeó este atroz atentado esté presa, que es donde tienen que estar”, expresó Manzur a la prensa. Y agregó: “renovamos la esperanza de que, después de 24 años, podamos tener justicia”.

Según la investigación judicial, el coche bomba que habría causado la masacre estalló a las 9.53 del 18 de julio de 1994. El ataque se produjo en la sede de la mutual judía ubicada en calle Pasteur al 600, en el populoso barrio porteño de Balvanera. Fallecieron 67 personas que se encontraban en el interior del edificio de la AMIA y otras 18 que transitaban por la vereda.

El blanco fue escogido con premeditación. La voladura de la Asociación Mutual Israelita Argentina, una institución central para la comunidad judía en Argentina -la más importante en América Latina- es el hecho terrorista más grave perpetrado en el país.

Fue el segundo ataque de estas características en dos años. El 17 de marzo de 1992, una bomba destruyó la embajada de Israel en Buenos Aires, matando a 22 personas y dejando más de 240 heridos.

La causa “AMIA” no tiene responsables intelectuales ni materiales purgando condenas efectivas.

La Justicia Federal acusó a siete ex funcionarios iraníes, entre ellos el fallecido presidente Ali Rafsanyani y el ex agregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires Mohsen Rabbani, además de a un libanés sospechoso de pertenecer a la milicia libanesa chiita Hizbolá. Para dar con ellos se pidieron órdenes de captura a través de Interpol, pero no prosperaron.

Durante una década la investigación del atentado estuvo a cargo de Alberto Nisman, el fiscal especial que murió en enero de 2015 de un disparo en la cabeza. El hecho ocurrió cuatro días después de que denunciara a la entonces presidenta Cristina Fernández, a varios de sus funcionarios y a supuestos espías por presunto encubrimiento de los iraníes acusados por el atentado.

Comentarios