Evalúan los efectos de la calidad de la semilla

14 Jul 2018

El laboratorio de Semillas de la Estación Obispo Colombres, junto a la Sección Granos, llevó adelante un ensayo de retraso en la cosecha, con el objetivo de evaluar su impacto en la calidad de la semilla de soja. “Se analizaron 22 variedades de ciclos de madurez cortas y 19 variedades largas, pertenecientes a la macroparcela de San Agustín - Monte Redondo. Se evaluó ‘poder germinativo’ en siembras, con y sin fungicida curasemillas (PG y PGF), vigor por test de Tetrazolio’, ‘peso de 1.000 semillas’ (PMS), ‘grano dañado’ y ‘desgrane’”, explicó la ingeniera Cynthia Prado, responsable del Laboratorio.

Se consideraron cinco fechas escalonadas de cosecha para los ciclos cortos, y cuatro fechas de para los largos, desde el 12 de abril al 12 de junio.

* Se observó que el “poder germinativo (PG)” promedio cayó un 48%, en los ciclos cortos, al cabo de 56 días de retraso en la cosecha, mientras que en los materiales largos la caída fue de un 50%, tras 32 días de demora en la cosecha.

* El “vigor promedio” cayó un 36%, en GM cortos, y un 54%, en GM largos en el mismo período.

* El PMS promedio mostró una tendencia decreciente a medida que se retrasa la fecha de cosecha. Con respecto al grano dañado, se determinó que esta campaña no fue determinante de las pérdidas de calidad.

* Con respecto al “desgrane” observado a campo, el mismo estuvo cercano al 20%, tanto en materiales largos como cortos, al finalizar el ensayo de retraso de cosecha. Destacándose que todos los parámetros evaluados mostraron diferencias entre grupos de madurez y entre variedades testeadas.

La profesional remarcó “la importancia de conocer la calidad de la semilla disponible”, ya que los ensayos para evaluar la calidad de las simientes no son absolutos, ni definitivos. Estiman un intervalo de calidad que es dinámico en el tiempo, por lo que los diversos análisis deben considerarse complementarios entre sí, para un diagnóstico integral del lote de semillas.

Comentarios