Intentos de reordenar el tránsito en Yerba Buena

12 Jul 2018

Si se ha fumado durante mucho tiempo y la bronquitis crónica y la falta de aire no dan tregua, se recurre -aunque tardíamente- al neumonólogo. Este aconsejará dejar el vicio en el acto y advertirá que el daño ya ha sido causado y los pulmones no se recuperarán. Se intentará que la enfermedad no siga avanzando, pero la calidad de vida nunca será la de una persona sana. Habrá que buscar paliativos para no profundizar el mal. Algo parecido sucede cuando se realizan depredaciones ambientales, en nombre del progreso, que luego pueden ser motivo de infortunio.

En los últimos lustros, Yerba Buena ha experimentado un crecimiento poblacional, territorial y comercial inusitado. Los countries, centros comerciales, bares, restaurantes, galerías y el incremento del parque automotor dejaron atrás un pasado de verdes, tranquilidad y pájaros. El descontrol urbano es más que evidente.

Un hecho positivo es que se haya avanzado en normas sobre la construcción de countries y otras urbanizaciones en el piedemonte. Al respecto, un ingeniero especializado en asuntos hidráulicos, consultado por nuestro diario, dijo que con solamente prohibir el uso de parcelas en ese sector no se evitará que los problemas persistan e incluso se agraven. “Hay que aceptar que será imposible retrotraer la situación actual. Hoy, las tierras en el piedemonte se encuentran, en su mayoría, desmontadas, con pastizales bajos o sembradas. Y sus propietarios no se ven obligados a cambiar esa realidad... surge la posibilidad de que el Estado municipal actúe reforestando, para recuperar el bosque. Debe implementar, además, un sistema de saneamiento, y en esas instancias será inevitable recurrir a expropiaciones. Esta alternativa permitiría el diseño de un parque. Y revalorizaría los asentamientos urbanos”, sostuvo.

El ordenamiento del tránsito ha sido una de las asignaturas pendientes de las últimas administraciones. En un intento de comenzar a brindar soluciones, a fines de junio, la Municipalidad dispuso que las calles San Martín, San Lorenzo y Florida fueran de una sola mano. También tendrán un solo sentido Cariola, Pringles, Sarmiento e Ituzaingó. Según informamos, con estos cambios ya no habrá doble mano alrededor de la plaza de Marcos Paz; desaparecerá el cruce de cuatro sentidos en el Boulevard 9 de Julio y la San Martín. A ello se suma un proyecto para sacar la rotonda del Mástil.

Las autoridades deben resolver en un futuro inmediato qué harán con la falta de veredas, lo cual obliga a los peatones a desplazarse a menudo por el pavimento y en calles donde los vehículos circulan a doble mano y aumentan los peligros para el transeúnte. Aquellos que padecen una discapacidad motriz o las madres que llevan a sus bebés en cochecitos suelen ser los más perjudicados.

Es indudable que la bucólica Ciudad Jardín, añorada por los viejos pobladores, ha quedado ya en el pasado. Los nuevos tiempos exigen que se aborden en forma integral los problemas, especialmente los referidos al medio ambiente, así como al ordenamiento urbano y territorial. La planificación es fundamental para elevar la calidad de vida de una comunidad y evitar futuros dolores de cabeza en el futuro, que tal vez ya no tengan solución y haya que recurrir a paliativos. En buena hora que la actual administración esté comenzando a desmadejar el hilo.

Comentarios