Forestello comienza a darle identidad al nuevo modelo “santo”

En medio de trabajos físicos intensos, el DT empieza a preparar el clásico ante Atlético.

12 Jul 2018
2

TODOS CON LA PELOTA. Si bien la preparación física es parte fundamental del trabajo que realiza el plantel de San Martín en Perico, el balón siempre está presente. Los futbolistas lucen de buen humor pese al exigente trabajo. la gaceta / foto de franco vera (enviado especial)

El trabajo fino de Darío Forestello está en su máximo estado. En Perico, mientras el plantel apura la puesta a punto en el aspecto físico, “Yagui” comienza a modelar el nuevo San Martín.

Intenso, con las pulsaciones a mil, el entrenador utiliza cada sesión para inculcar su filosofía y hacer saber cuáles son los puntos en los que no se puede fallar.

Mientras acelera en la búsqueda de ese equipo veloz, pragmático y bien “físico”, de a poco comienza a verse cómo será el nuevo. Ayer, durante la sesión vespertina, él entrenador comenzó a probar la nueva “máquina”. Y en ese sentido, no piensa cambiar el libreto que utilizó durante el semestre pasado; y que le terminó dando muchísimos beneficios, entre ellos, ganarse el lugar para jugar la próxima edición de la Superliga.


Claro, en menos de una semana, el “Santo” tendrá la primera prueba de fuego antes de la competencia oficial: el primer clásico amistoso contra Atlético.

En ese sentido, Forestello comenzó a trabajar el equipo. El esquema es el mismo: 4-1-4-1. Y en las primeras sesiones de laboratorio, apostó por los nombres que jugaron la pasada temporada.

Ignacio Arce, Emiliano Albín, Lucas Acevedo, Maximiliano Martínez, Alejandro Altuna, Gonzalo Rodríguez, Matías García y Claudio Bieler son los nombres que siguen y que tendrán la misión de apuntalar la base para que el ensamble del nuevo equipo resulte productivo.

“Me deja conforme que los futbolistas que llegaron son los que pedí”, le cuenta el DT a LG Deportiva. Pero claro, la numerosa sangría que tuvo el plantel durante el receso post ascenso, lo obliga a dar pasos firmes y evitar el volantazo brusco. “Desgraciadamente, no tenemos una base de 20 jugadores como la mayoría de los clubes de la Superliga. Por eso, tenemos que concientizarnos en que el primer semestre de la temporada será duro, porque habrá que ir incluyendo a los jugadores que vamos incorporando”, agregó.

La pretemporada ingresó en la etapa clave y eso lo saben conducen los “hilos” del equipo. Ensamblar las piezas del nuevo modelo es el objetivo primordial porque de eso dependen las chances “santas” en la máxima categoría.

Comentarios