El Mundial se siente en el paladar

11 Jul 2018

El Mundial, en especial cada vez que jugó Argentina, se convirtió en una perfecta excusa para reunirse a compartir una picada, un asado o cualquier comida acompañada de una cerveza o un buen vino.

Sobre todo entre los más jóvenes, la Copa del Mundo es un acontecimiento que exacerba la pasión cotidiana por el fútbol, dividida generalmente entre hinchas de Atlético y de San Martín.

“Recibimos más de 20 pedidos de tortas con la imagen de la Copa, el logo o la mascota”, reveló Esperanza Delacroix, dueña de una pastelería de Yerba Buena.

El de Rusia no fue tan cómplice como otros mundiales en aquello de la diferencia horaria para organizar “previas”. El primer partido de Argentina fue a las 10 de un sábado, horario que se presta más para algo dulce que para una picada con cerveza. Natalia Bercovich, dueña de un café de Santiago y 25 de Mayo, contó: “hicimos el milkshake especial: un batido de banana con dulce de leche y crema de color celeste. Tuvo mucha aceptación por lo que se decidió continuarlo hasta el 9 de julio”.

A lo largo del Mundial, y sobre todo mientras la Selección se mantuvo en pelea, las calles y balcones de la ciudad se vistieron de celeste y blanco, así como los cafés. Daniel Vega, propietario de uno ubicado en Crisóstomo Álvarez al 100, relató: “la idea de la bandera en la espuma del café funcionó muy bien, fue una sorpresa para los clientes”. La insignia patria no fue la única imagen codiciada; también lo fue el 10 de Lionel Messi. “La gente pregunta mucho cómo se hace, le da pena tomarlo. Eso sí, antes de degustarlo, todos les sacan fotos para las redes sociales”, agregó.

De Rusia con amor

El chef Mario Alberto Chocobar, especialista en Gastronomía y Alta Cocina, detalló: “en la carrera de agregamos a la currícula la comida rusa. Además de enseñar recetas dulces y saladas, se estudia la cultura del país. Por ejemplo, se trató el tema de la gastronomía gris, concepto que se usa para hablar de la comida enlatada del período de la Unión Soviética”.

La cerveza es compañera infaltable de picadas y asados. Una cervecería de Muñecas al 700 lanzó una pinta dedicada al 10 de la selección. “La Golden Messi es una versión más lupulada de la variante tradicional” explicó Gabriel Prados, encargado general.

Artesanales o importadas, lo importante era alentar. “Tenemos una variedad de cervezas extranjeras. De Rusia ofrecemos la Arsenalnoye y la Cooler, pero no hubo un aumento exponencial en las ventas”, reconoció Daniel Mirolo, dueño de un comercio gastronómico de la zona del mástil, en Yerba Buena.

Si bien la Selección quedó eliminada, los partidos siguen siendo una buena razón para reunirse y compartir.

Comentarios