¿El final de una era?

El futuro de Tabárez depende de su delicado estado de salud y de quien gane las elecciones en la AUF.

08 Jul 2018
1

INCERTIDUMBRE. Tabárez no quiso hacer declaraciones sobre su continuidad. El candidato Valdez promete su renovación. REUTERS.

PABLO SANGUINETTI

DPA- ESPECIAL PARA LG MUNDIALISTA 

Mientras los jugadores uruguayos se despedían de Rusia bajo el aliento de una hinchada incansable, un enorme interrogante se abría sobre la continuidad del proceso de renovación más profundo y exitoso vivido por el fútbol “charrúa” en el último medio siglo. La derrota ante Francia, las elecciones inminentes en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), el fin del contrato de Óscar Tabárez y sus 71 años llenan de incertidumbre el futuro inmediato del hombre que desde hace 12 años es mucho más que un entrenador para Uruguay.

“Conozco pocos casos en los que el entrenador decida si sigue o no. A mí se me terminó el contrato y no voy a hablar del tema porque no me corresponde. Nunca me gustó hacer lobby”, señaló Tabárez.

El “Maestro” es el corazón de la modernización que vivió el fútbol uruguayo desde que tomó el mando de la selección en 2006 (tras una primera etapa como seleccionador entre 1988 y 1990) y el responsable de éxitos como la semifinal disputada en Sudáfrica 2010 o la Copa América conquistada en Argentina 2011. Clasificó a Uruguay para cuatro Mundiales e insistió en devolver a la bicampeona del mundo a una tradición futbolística que se interrumpió en 1950.

“Todo el mundo sabe lo que significa el ‘Maestro’ para Uruguay por el respeto que se ha ganado”, elogió Luis Suárez. El delantero opinó: “ahora la AUF debe valorar el trabajo del ‘Maestro’ hasta ahora. Y esperemos que sean buenas las noticias”.

La primera parte de esas noticias se conocerá el 31 de julio, cuando los clubes uruguayos elijan a un nuevo presidente de la AUF. Wilmar Valdez, en el cargo desde 2014, confirmó en pleno Mundial que buscará la reelección y que si gana habrá “Tabárez para rato”.

También confirmó su candidatura el empresario Eduardo Abulafia, quien consideró que hay que hacer un cambio, sin especificar si aludía a Tabárez.

La edad del técnico y su delicado estado de salud -lucha desde hace años contra una enfermedad que le afecta el sistema nervioso y que lo obligó a moverse con muletas en Rusia- hacen difícil prever si llegará a Qatar 2022. Más cercana y realista parece la Copa América del año próximo.

Lo mismo puede decirse de algunos referentes del plantel, comenzando por el capitán, Diego Godín, de 32 años. Suárez y Edinson Cavani tienen 31; el arquero Fernando Muslera, 32. La transición está asegurada por jóvenes que se foguearon en Rusia como el central José María Giménez (23 años), el lateral Diego Laxalt (25) o los centrocampistas Lucas Torreira (22), Nahitan Nández (22) y Rodrigo Bentancur (21). Regeneración que es también obra de Tabárez, un técnico que puso en el centro de su gestión la apuesta por los juveniles. Acabe o no esta era, su huella promete perdurar aún varios años.

Comentarios