“Las situaciones límites dejan una marca, movilizan”

Una especialista en cuidados paliativos cuenta su experiencia.

08 Jul 2018

¿Qué nos pasa cuando estamos cerca de la muerte? ¿Qué es lo que se suele aprender en esas situaciones límites? “La muerte es aquel fenómeno que conmueve al ser humano, dejando caer el telón de la ilusión de inmortalidad y conquista de la naturaleza”, explica la psicóloga Gabriela Martin, experta en cuidados paliativos.

Ante estas situaciones, uno se percata de su finitud, de lo frágil que es, de que es imposible controlar todo. Entonces, aparece la resignificación: “es la capacidad esencialmente humana que posibilita crear sentido a las experiencias que representan el horror, la muerte y las pérdidas”.

De acuerdo con su experiencia, cuando las personas sienten muy de cerca de la muerte tienen una apreciación más profunda de lo que realmente necesitan y ahí es cuando hace una valoración diferente de la otra persona, de su ser querido.

Muchas emociones aparecen en el medio, detalla. Suele haber arrepentimientos, culpas, cosas pendientes y una revisión general de lo que hicimos y lo que no hicimos. “Cada caso es muy particular; no se puede generalizar. Hace poco me tocó asistir a una joven que estuvo muy grave, en terapia, a punto de morirse. Pese a todo lo doloroso de su situación, ella pudo salir adelante y empezó una nueva vida. Logró revisar varias cuestiones y darle sentido a lo que le pasó. Empezó a poner límites, a decir las cosas que antes se callaba”, recordó.

Las situaciones límites dejan una marca, movilizan. “Por eso es importante que en estas ocasiones las personas puedan estar acompañadas de profesionales formados para ello. De esta manera, uno se puede posicionar ante el replanteo que se hace de su propia historia, que no sea solo sufrimiento o culpa”, destaca. Por último detalla cuáles son los cuatro pasos que una persona atraviesa en estos momentos críticos, según Kübler-Ross.

1- Negación: la persona se paraliza por la situación que enfrenta.

2- Enojo, ira, culpa.

3- Negociación: se guarda la esperanza de que nada cambie.

4- Tristeza, depresión: uno se da cuenta que sí es posible lo que está pasando (con una enfermedad, por ejemplo, lo confirman los estudios y el mismo cuerpo).

5- Aceptación. Momento en el que uno intenta darle un sentido a tanto sufrimiento.

Comentarios