Cinco consejos para manejar cuando hay nieve o hielo en el camino

¿Te vas a Bariloche? Esta nota te va a servir. Lo mismo si cae una nevada en algún punto de Tucumán y querés ir a disfrutar del paisaje.

08 Jul 2018

Los meteorólogos lo vienen anunciando hace rato: se espera que el invierno que está transcurriendo sea el más frío de los últimos tres años. Por ese motivo, no sería raro que se produzcan nevadas en los valles e, inclusive, en zonas cercanas a la ciudad, como San Javier y Villa Nougués.

Cuando esto ocurre, es normal que miles de tucumanos salgan a la ruta para disfrutar del fenómeno. Pero atención: en esta tierra subtropical donde la nieve es una excepción y pocos han tenido la experiencia de manejar en condiciones tan extremas, es preferible maximizar los cuidados para evitar accidentes.

A la posibilidad de nevadas en Tucumán se suma un dato interesante: desde esta semana hay vuelos directos entre nuestra provincia y Bariloche. Las frecuencias de la empresa Latam se mantendrán durante la temporada. Por ese motivo, esta nota también les puede servir a aquellos que viajen a ese destino y alquilen un auto allí.

A continuación va una serie de consejos para conducir cuando hay nieve y hielo en la ruta:

1- Neumáticos: se puede optar por utilizar neumáticos de invierno, aptos para el andar sobre todo tipo de caminos siempre y cuando haya una temperatura ambiental inferior a 7 grados. Pero, para quienes solo necesiten una solución temporal frente a nevadas, se pueden adquirir cadenas para la nieve, que garantizan un mayor agarre a la superficie y son fáciles de colocar. Es importante que el uso de cadenas sea solo en caso de nevadas ya que, en caso contrario, pueden causar dañar al vehículo, perjudicando a los neumáticos y las suspensiones, detallaron en la empresa Bridgestone. En Tucumán es muy difícil conseguir las cadenas, pero se las puede comprar por internet. Cuestan alrededor de $ 1.600.

2- Control de la mecánica básica del auto antes de salir a la ruta: todos los líquidos deben encontrarse en los niveles adecuados. Es primordial controlar que no falte el líquido anticongelante. Además, es necesario controlar el estado de escobillas, del limpiaparabrisas y el correcto funcionamiento de las luces.

3- Freno: si se está manejando durante nevadas se recomienda disminuir la velocidad lentamente y siempre con las ruedas rectas. No es aconsejable acelerar ni frenar en las curvas, sino que se debe desacelerar de forma constante y permitir así que el auto vaya perdiendo impulso.

4- Distancia de seguridad: resulta crucial aumentar la distancia de seguridad con otros vehículos y reducir la velocidad de circulación. En estas situaciones es necesario prestar mayor atención al camino debido a que la baja adherencia es un factor determinante para evitar accidentes.

- Las luces: durante el día, en condiciones meteorológicas favorables, es obligatorio el uso de la luz baja. Sin embargo, frente a situaciones de niebla o nevadas, se puede optar por la luz alta o antiniebla, que debe utilizarse con precaución para no enceguecer a los automóviles que circulan en sentido contrario.

Cuidado con la lluvia

A la nieve se le pueden sumar otras condiciones climáticas adversas para la conducción: las lluvias y la niebla pueden ser las más comunes en esta época del año. En estas circunstancias, Enrique Romero, subsecretario de Tránsito y Transporte de la Municipalidad de la capital, explicó que lo más aconsejable es mantenerse informado sobre las condiciones del tiempo. Además, brindó algunos consejos para reducir las posibilidades de que se produzcan accidentes.

- En caso de lluvias, no avanzar si no se está seguro de la profundidad del agua en el camino. Un nivel superior a los 30 centímetros puede dañar el motor.

- Las distancias de detención son considerablemente más largas cuando hay un clima lluvioso. En condiciones normales y circulando a 60 hm/h se necesitan 30 metros para frenar. En condiciones climáticas normales, hay que mantenerse a una distancia de por lo menos dos segundos con el vehículo más cercano. Con un clima lluvioso, esta distancia debe duplicarse.

- Siempre hay que utilizar las luces bajas, incluso durante el día.

Con niebla

- Hay que conducir con la ventanilla parcialmente abierta para poder escuchar el tránsito, especialmente en los cruces.

- Es necesario encender el limpiaparabrisas y el desempañador para mejorar la visión.

- Hay que bajar las luces. Lo ideal es conducir con las luces bajas durante el día y la noche. Las luces de posición no son lo suficientemente brillantes y las luces altas encandilan porque se reflejan en las partículas de niebla. Es fundamental encender los faros antiniebla cuando la visibilidad sea reducida.

- Se debe mantener la distancia. Lo ideal es ubicarse al menos a cinco segundos de distancia respecto del auto de adelante y a ocho segundos cuando la niebla es densa. Una de las principales causas de choques múltiples es conducir muy pegado al vehículo de adelante cuando la visibilidad es reducida.

- Se recomienda doblar con cuidado. Hay que encender la luz de giro con anticipación, bajar la ventanilla completamente y escuchar el tránsito antes de cruzar al otro carril para doblar o en cruces importantes.

Comentarios