Arregui, un volante aguerrido bien al estilo “santo”, quiere dejar su huella en La Ciudadela

"Es un lindo desafío, justo cuando necesitaba un cambio de aire”, dijo el volante sobre su llegada a San Martín.

07 Jul 2018
1

PRIMERA VEZ. Arregui firmó ayer a la siesta y partió al complejo, donde se entrenó por primera vez con sus compañeros. la gaceta / foto héctor peralta

“Soy un volante aguerrido, fuerte, que deja la vida en cada pelota y que intenta darle el equilibrio al equipo”. Las primeras palabras de Adrián Arregui como jugador de San Martín casi que suenan como una melodía para los oídos de sus hinchas.

En La Ciudadela la garra está casi por sobre todas las cosas y por eso muchos festejaron la llegada de este volante central de 25 años, que viene de dejar una buena impresión en la temporada pasada vistiendo la camiseta de Temperley.

Su juego sedujo a Colón y Unión, los grandes de Santa Fe. Pero él se inclinó por la propuesta que le hicieron desde Bolívar y Pellegrini. “Es un grande del interior, que está creciendo mucho en los últimos años y que aspira a realizar una buena campaña. Es un lindo desafío, justo cuando necesitaba un cambio de aire”, le explica Arregui a LG Deportiva luego de firmar su contrato en el estadio y camino al complejo “Natalio Mirkin”, donde se encontró por primera vez con sus nuevos compañeros.

Llega con ganas de que su estadía en La Ciudadela no pase desapercibida. Arregui quiere lograr cosas importantes, a pesar de que el primer objetivo será salvar la categoría. “Nunca es lindo pelear por la permanencia”, admite quien la pasada temporada prácticamente convivió con esa angustia. Temperley terminó descendiendo a la B Nacional, por eso él pide enfocarse en sacar los puntos necesarios para no sufrir con el tema descenso. “Lo primero que tenemos que hacer es ser conscientes en que no hay que mirar más allá. Primero hay que sumar los puntos para quedarnos en la Superliga, después todo será un regalo”, agrega.

Arregui, que surgió de Berazategui y jugó en 2017 la MLS de los Estados Unidos, con el Montreal Impact, disputó 20 partidos con Temperley en la pasada temporada. Marcó tres goles (Tigre, San Martín de San Juan y Defensa y Justicia) y sumó nueve tarjetas amarillas.

“Siempre es lindo que los hinchas te reconozcan y que se sientan identificado con tu juego”, responde al ser consultado si por su estilo de juego espera ganarse rápidamente al hincha “santo”. “Espero demostrar que estoy a la altura de este club, después se verá eso. Yo quiero cumplir con mi trabajo, serle útil al equipo y devolver la confianza a los que me dieron la oportunidad de llegar a esta institución”, sentencia.

Arregui llegó a préstamo por un año con opción de compra y con las expectativas de dar el salto de calidad en su carrera. “Quiero ser importante en este equipo. Ojalá que las cosas nos salgan bien en este año”, remata el volante que tiene sueños gigantes; como todos en Bolívar y Pellegrini.

Comentarios