“La corrupción en Tucumán, que hubo y a gran escala, no pasó por la DAU”

03 Jul 2018
1

“Siempre sostuvimos la inocencia absoluta del ingeniero (Miguel) Brito. Creemos en él. Y dijimos que esto no era otra cosa que buscar un chivo expiatorio. Porque la corrupción en Tucumán, que la hubo y en gran escala, no pasó por la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU)”, afirmó ayer el abogado Arnaldo Ahumada (foto), defensor del ex funcionario alperovichista, tras el dictado del fallo absolutorio.

El letrado no ocultó su interpretación relativa a que el proceso del caso DAU tuvo un trasfondo político. “Se buscó justificar que se permitía la investigación de una causa para que no se investigara lo que realmente se tenía que investigar”, manifestó Ahumada.

El letrado, que representó a Brito junto a María Fernanda Battig y a Francisco García Posse (quien se encarga sobre todo del proceso ante el Tribunal de Cuentas), objetó la investigación preparatoria, a cargo del fiscal Arnoldo Suasnábar.

“Siempre sostuvimos, con convicción, que cuanto más se investigara (más pronto) se iba a descubrir que Brito era absolutamente inocente. En esta causa no se investigó absolutamente nada. Tenía fallas estructurales desde que arrancó: desde la denuncia, pasando por el fiscal de primera instancia, hasta llegar a un juicio sin el cúmulo de requisitos necesarios para que se pudiera realizar un buen debate”, expresó. Marcó luego que, al parecer, el voto mayoritario del tribunal le dio la razón en ese sentido. Y añadió que la tramitación de una causa DAU II “no es el escenario perfecto”. De todas maneras, consideró que Brito también saldrá absuelto de ese proceso, que recién comienza. “De los 31 hechos (que se reprochan), hay 29 en los que está absolutamente probado ante el Tribunal de Cuentas que Brito no tiene responsabilidad alguna; y en el proceso penal tampoco. Esperemos que se hagan las cosas bien”, marcó el letrado.

Comentarios