Con el corazón en las manos: Croacia eliminó a Dinamarca por penales

El arquero Subasic fue figura al atajar tres y en cuartos de final se medirá con Rusia.

02 Jul 2018
2

HÉROE. Subasic celebra sobre los hombros de Vida la clasificación a cuartos de final. El arquero atajó tres penales. reuters

NIZHNI NÓVGOROD.- Croacia quedó a un partido de repetir su histórica clasificación para las semifinales del Mundial, al igual que 20 años atrás, en Francia 1998. Ayer derrotó a Dinamarca en un dramático partido por octavos de final, que se definió por penales, y avanzó a cuartos, donde se medirá ante Rusia.

Al minuto de juego, el danés Mathias Jorgensen puso arriba a su equipo; pero tal ventaja duró muy poco, porque a los 4’ Mario Mandzukic alcanzó la igualdad. Pero a este arranque frenético le sobrevinieron 120 minutos durante los cuales no se logró quebrar esa igualdad. Ni siquiera pudo romperse cuando se apagaba el segundo tiempo suplementario, y el argentino Néstor Pitana sancionó un penal en favor del seleccionado croata: el arquero Kasper Schmeichel embolsó el disparo de Luka Modric.

No fue el único penal atajado en la noche de Nizhni Nóvgorod. En la definición, Schmeichel atajó dos y su par de Croacia Danijel Subasic, tres. Ivan Rakitic marcó el 3-2 definitivo.

El equipo de Zlatko Dalic, que había ganado todos sus partidos de la fase de grupos, jugará los cuartos de final el sábado ante el local que, antes, se anotó entre las sorpresas de su Mundial, al eliminar, también por penales, a España. Una victoria pondría a Croacia en semifinales por primera vez desde Francia 1998, cuando aquel equipo de leyendas como Davor Suker, Slaven Bilic o Zvonimir Boban terminó tercero.

El cruce entre dos equipos que habían recibido apenas un gol en la fase de grupos prometía poca acción en las áreas, pero sorprendió con uno de los arranques más explosivos del Mundial: dos goles en cuatro minutos. Tras la anarquía inicial, el 1-1 devolvió el partido al guión previsto.

La fortuna

La lotería de los penales terminó sonriendo a Croacia y ahorrando a Modric un tropiezo que no olvidaría. En medio de una exhibición de Subasic y Schmeichel, Modric anotó su tiro. “Fue difícil para mí fallar el penal en el tiempo extra porque estuve estudiando toda la mañana cómo anotarle a Schmeichel”, admitió Modric. “Lo importante es que estamos en cuartos. No podría faltar el final dramático, pero esta vez pudimos ganar”, añadió el volante de Real Madrid.

En ese sentido, el director técnico de la selección de Croacia, Zlatko Dalic, valoró el ánimo que el resto de los jugadores croatas le dieron al capitán para que pueda sobrellevar el mal momento. “Estoy muy contento. Cuando Luka falló el penal, sus compañeros de equipo creyeron que podían clasificar”, afirmó.

El entrenador admitió, sin embargo, que su equipo tuvo algo de fortuna para lograr el boleto para cuartos. “Sin suerte no se puede hacer nada en la vida”, sintentizó Dalic. Algo similar opinó Suker. “El fútbol a veces puede ser muy bonito y a veces puede ser un desastre. No era un partido para belleza, era un partido importante para pasar, pero hay que ser sincero, podía ir para cualquiera”, indicó el ex futbolista de Real Madrid y de Sevilla.

De todos modos, la suerte no resulta un valor despreciable. Ayer le ayudó a Croacia para que se afirme como una de las revelaciones de la Copa del Mundo. El sábado se verá si también le alcanza para igualar o superar la gesta de hace 20 años. (DPA)

En Esta Nota

Rusia
Comentarios