EEUU pagó buen precio por la fruta

30 Jun 2018
1

INSPECCIÓN. Funcionarios de EEUU visitaron Tucumán en el verano pasado.

El productor citrícola tucumano José Carbonell, presidente de Federcitrus (Federación Argentina del Citrus) analizó con LA GACETA Rural la actualidad productiva y comercial de la actividad en Tucumán y el mundo, y las proyecciones que avizora a futuro. El diálogo transitó por temas como los envíos (retorno al mercado) de fruta fresca a los Estados Unidos (EEUU), la comercialización a la Unión Europea (UE), la lucha contra el HLB y el presente y futuro de la fruticultura nacional. Presentamos los conceptos que surgieron de ese diálogo.

Agroecología de Tucumán: Por suerte, existen pocos lugares en el mundo, como Tucumán, para hacer volúmenes importantes de limones. Tucumán ha recuperado el primer lugar como productor mundial de limones. Esto nos permite competir con buenos precios en las fábricas (se procesa la fruta de la cual se extraen el juego y aceites esenciales). Como aún nos falta tener un Censo Citrícola Nacional estimo que tendremos unas 50.000 hectáreas implantadas. Otro detalle es que las inversiones que realiza el sector privado son, principalmente, dedicadas a a reponer las plantas que se erradican, por lo que se hace muy poco para ampliar la superficie limonera.

Exportación a Estados Unidos: El clima en Tucumán nos obligó a no enviar fruta amarilla a ese mercado. No hemos tenido problemas con la exportación, tuvimos buena recepción y se pagaron buenos precios. Varios exportadores ya suspendieron sus envíos. En total, estimo que se terminarán enviando entre 5.000 y 7.000 toneladas de fruta fresca.

Exportación a la Unión Europea: Ya comenzó esta parte de la campaña, donde se mantienen los buenos precios. Los envíos desde Tucumán ya deben estar llegando a Europa. Partieron a fines de mayo. Las huelgas parciales que se vinieron sucediendo complicaron los despachos, pero todo ya camina con normalidad y esperamos que siga con ese ritmo. Estos atrasados provocaron que en algunas fábricas estén saturados con frutas, porque tenemos unos 20 días de atraso. Entre la fruta descarte y la que se envía desde los empaques, las industria citrícolas (fábricas) tienen mucha fruta para procesar. Además, los productores no quieren quedarse retrasados en esta campaña porque se anuncian nuevas heladas. Por eso, cosechan la fruta, la procesan y le dan el destino necesario. En cambio, los envíos a Rusia, Ucrania y países no europeos tienen precios que no son buenos, porque el productor recibió menos dinero por su fruta. De U$S 300, pasaron a cobrar unos U$S 190. Además, el precio pagado por cáscara también fue bajo.

Combate al HLB: Para el verano 2019, el desafío será trabajar con más intensidad con el Programa de Monitoreo con Trampas contra la “mosca de la fruta” y el “HLB (Huanglongbing)”. Contra esta última enfermedad -que es destructiva para las plantas cítricas- y sobre un total de unas 45.000 hectáreas, para exportar a EEUU estaban inscriptas unas 15.000 ha. Entonces, hay que reforzar el sistema de trampas contra Diaphorina. No puede haber 1 hectárea sin estar bajo control con trampas. La estrategia debe ser impulsada por el Senasa y todas las Instituciones vinculadas con la citricultura. También hay que reforzar los controles sobre la “Mosca de la fruta”, porque es una exigencia para poder exportar a EEUU. Es muy complicado trabajar para quienes tienen una finca con lotes inscriptos, y a la par un predio con lotes no inscriptos. Además, los “lotes con cítricos dulces” en medio de limones, son fincas de riesgo. Tenemos que avanzar con la mayor seriedad posible aumentando los controles. Y cuando los factores climáticos explotan la aparición de enfermedades, hay que actuar y proceder como indican los protocolos, caso contrario con el tiempo tendremos problemas más graves. Es que los mercados internacionales exigen calidad (calibre adecuado y exigido) y sanidad absoluta.

Comentarios