Prometen asistencia especial para la mujer discapacitadada que es trasladada en motocarro

"El jefe de Anses irá personalmente a visitar a Marcela", explicó la coordinadora de Prensa del organismo nacional.

27 Jun 2018

La historia de Marcela Menceguez, una mujer discapacitada de 45 años que debe ser trasladada en motocarro para cumplir con los trámites de Anses, conmovió a los tucumanos, y la familia ya recibió ayuda. Un vecino de barrio Norte le donó una silla de ruedas y además se comprometió a colaborar con sus medicamentos, principalmente Lyrica (pregabalina), una droga que la ayuda a controlar sus intensos dolores de huesos.

“Nos llamaron de la Municipalidad, de la Anses y de Desarrollo Social de la Nación. Se comprometieron a ayudarnos, a venir a visitarnos y a facilitarnos los trámites para que no tengamos que trasladar a Marcela en el motocarro, con el frío que está haciendo”, contó ayer Rosa Rivadeneira, suegra de Marcela y una de las personas que más la asiste en sus necesidades diarias.

Desde la sede central de Anses se comunicaron ayer con LA GACETA para informar que ya está en marcha una visita a la casa de la beneficiaria. “No hay necesidad de que ella vaya a la oficina. El jefe local de Anses (Daniel Ponce) ya está comprometido e irá personalmente a retirar el formulario libreta que tiene que presentar la mujer para cobrar la Asignación Universal por dos de sus hijos”, explicó Malena Ananía, coordinadora de Prensa del organismo nacional.

Además, la funcionaria aseguró que Marcela podría bajar e imprimir ese formulario desde internet, para no tener que acudir a la oficina. También remarcó que existe una línea gratuita para solicitar asistencia especial. “Todas las personas que tienen una situación particular deben comunicarse al 130 y se les busca una solución”, aseguró desde Buenos Aires.

Viral

Más de 3.300 veces fue compartida en redes sociales la nota y el video publicados en LAGACETA.com. Las imágenes muestran las complejas maniobras que deben hacer entre Rosa, su hijo René y dos nietos (de seis y nueve años) para cargar a Marcela en una reposera de playa y luego subirla a la caja de un motocarro, donde la transportan cada vez que necesita hacer un trámite.

Para cruzar la calle, se asisten con una silla de ruedas anatómica, de respaldo alto y apoyacabezas, que piden prestada a una vecina. Marcela está prácticamente inmovilizada, apenas puede mover un poco la cabeza y otro poco los brazos, por lo que necesita asistencia permanente para todo. Su cuadro es consecuencia de un accidente de moto, que sufrió hace dos años y medio, que la dejó paralítica.

Comentarios