Violeta Rivas fue la voz femenina de la música popular

La estrella de El Club del Clan y esposa de Néstor Fabián murió a los 80 años por problemas renales.

24 Jun 2018
1

PAREJA ETERNA. Violeta Rivas y Néstor Fabián fueron un firme matrimonio.

La voz de Violeta Rivas hizo que todos los argentinos cantasen “Que suerte/ que esta noche voy a verte” hace medio siglo. El mayor símbolo femenino que tuvo El Club del Clan, falleció ayer a los 80 años y su partida enlutó a la música popular argentina que creció en la década del 60 en la búsqueda de un estilo propio que luego se exportó por América Latina.

Cuando llegó a El Club del Clan, Ana María Francisca Adinolfi (era su nombre real) ya tenía acumulada una trayectoria como cantante. En su Chivilcoy natal había ganado un concurso con apenas cinco años, en 1942, al entonar “Clavelito chino” y canzonetas italianas. Desde entonces nunca se alejó de la música, primero en el canto lírico y el estudio del piano, y luego volcada al género popular, que abrazó como pocas.

Con 23 años, ya estaba contratada por dos de las principales radios porteñas (El Pueblo y Argentina), así que cuando los programas musicales llegaron a la televisión fue un paso natural en su carrera. El Club del Clan en Canal 13 la consagró; en el colectivo artístico que compartió con Palito Ortega, Chico Navarro y Raúl Lavié, entre otras estrellas masculinas. En ese contexto conoció a Néstor Fabián, el cantante de tangos que fue su pareja desde 1964 y quien confirmó ayer su deceso por problemas renales.

Su experiencia en la pantalla chica la trasladó al cine, con seis películas en sólo cinco años. La última lleva el título de otros de sus éxitos, “¡Viva la vida!”. También se manejó con soltura en la comedia musical, donde brilló especialmente cuando, a fines de los 60, protagonizó la versión argentina de “La novicia rebelde”, junto a José Cibrián.

El afecto de la gente se expresó en inmumerables reconocimientos y premios que recibió. “No puedo creer que a esta altura de mi carrera la gente me siga tanto. Le doy gracias a la vida y a Dios por ese cariño incondicional”, dijo en 2013, cuando fue declarada Personalidad Destacada de la Cultura por la Legislatura porteña. Desde ayer, su público la extraña más que nunca.

Comentarios